VUELTA AL COLE

Hoy los niños universitarios y los niños de verdad vuelven a clase. Mientras venía a trabajar he notado que la temperatura era más baja de lo habitual -incluso he echado de menos haberme cogido mi chaqueta de entretiempo- y he recordado que en mi primer día de clase en Madrid hubo una gran tormenta. No volvió a llover en semanas, pero aquel día hubo rayos y truenos durante toda la mañana. Nos reunieron a todos en la sala de cine de la ECAM y el curso se inauguró con la proyección de “Extraños”, una película de Imanol Uribe que aun tardaría meses en estrenarse. El propio director estaba ahí para explicarnos la película, acompañado por el compositor de la banda sonora. Por lo que decían podía pensarse que habían creado una obra maestra. Con el tiempo, he llegado a la conclusión de que es una de las peores películas que jamás he visto.

No recuerdo el primer día que fui al parvulario, pero sí recuerdo el primer día que empecé la EGB. Mi primera gran decepción fue que no había columpios en el patio. Nos organizaron a los niños por filas según las clases a las que correspondíamos y entramos en el enorme, oscuro y misterioso edificio. En un arranque de independencia y rebeldía inconscientes, yo me fui directamente a la misma clase a la que iban mis amiguitos de preescolar aunque no era la que me habían asignado. Y ahí me quedé.

De las demás vueltas al cole no tengo ningún recuerdo especial. Comenzar las clases no era algo especialmente traumático, ya que era el momento de volver a encontrarse con los amigos a los que no había visto durante el verano. Además, los días anteriores ya me había distraido leyendo los libros de las asignaturas y tenía ganas de empezar las clases.

De mi primer día en la Universidad recuerdo la sensación de estar entrando en un nuevo mundo, de grandes edificios y grandes aulas. Recuerdo que tuvimos una sesión previa de presentación del curso en la que uno de los profesores se pasó un buen rato hablando de la tórtola turca, de como era uno de los pájaros que habitaban en el campus y de lo importante que era fijarse en esos detalles. Creo que también mencionó que en el campus había tantos árboles como titulados por la Facultad, la primera de las numerosas parábolas metafóricas que escuché durante los años siguientes y que terminaban relacionando con toda naturalidad conceptos de lo más distantes. Pero lo que más recuerdo de aquella tarde fue la aparición, casi cinematográfica y a cámara lenta, de un chico rubio y de ojos azules que terminó convirtiéndose en uno de mis mejores amigos.

16 comentarios en “VUELTA AL COLE”

  1. Yo recuerdo perfectamente el día que fui a matricularme en la carrera. Estabamos una chica, un chico y yo. Ella y yo no podíamos dejar de ver el culo del chico.
    Desde el primer momento conectamos y hoy es una de mis mejores amigas. Él sigue teniendo un culo impresionante.

  2. Uffff … me has hecho recordar la primera vez que entré en el cole, en parvulitos, y algun que otro principio de curso (yo tb me leía los libros de texto antes de empezar el cole!!!!)
    Y la entrada al instituto (la más traumática) y a primero de carrera (dios, qué nervios) … y a tantos amigos que hice en todos esos sitios y a todos los que aun conservo …

    Si es que tienes una capacidad evocadora impresionante …
    :-)
    Besicos!

  3. Muchas gracias por lo de evocador, Lux, de verdad. :-)

    No lo he contado en el artículo, pero me acuerdo perfectamente de la primera vez que hablé con los compañeros y compañeras de carrera que se terminaron convirtiendo en mis amigos… y que siguen siéndolo ahora mismo.

  4. Jajaja, Jose, no te preocupes, que yo recuerdo perfectamente cómo y cuándo nos conocimos.

    Yo siempre he sido un rebelde, lo que pasa es que no se me nota mucho. :-D

  5. Para mí los comienzos de curso en EGB eran traumáticos cuando en el reparto de alumnos me separaban de clase respecto a mis amigos. Era una caca de la vaca y yo por aquel entonces ya era niño-mieditos

  6. A nosotros sólo nos cambiaban de compañeros en octavo de EGB. Después ya todo dependía de la opción letras o ciencias de 3º de BUP.

    Jejeje, por eso yo me fui directamente con mis amigos sin mirar si era mi clase o no. Mi madre me ha contado que después ella habló con la profesora para decirle que ni si le ocurriera separarme de mis amiguitos. Ay, las madres…

  7. Mi primer día en el Jardín de Infancia (hoy educación infantil) me dí cuenta de que en el mundo existían reglas¡¡¡ Mi profe se llamaba Italia (sí, sí) y me recordaba a una gallina con sus polluelos, es que a mis 5 años, yo era muy repipi quería ya sacar un doctorado en mates¡¡¡
    Y cuando entré en el instituto nos decían que las chicas si ibamos al servicio salíamos embarazadas¡¡ buf que tiempos¡¡

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *