VUELTA AL COLE

Entro al supermercado del Corte Inglés de Callao por el acceso que da al metro. Todos los carteles publicitarios del pasillo anuncian la vuelta al cole. Una veintena de fotos de carné de infantes uniformados me miran sonrientes. Yo les devuelvo la mirada y pienso que el publicista se ha olvidado de incluir algún niño inmigrante. Ah no, esa de la esquina superior es china… De todas formas, parecen fotos de cuando yo iba al colegio, hace veinte años, no creo que una típica clase española de ahora mismo tenga algo que ver con la que me proponen los grandes almacenes.

Hoy he vuelto al curro. He de confesar que volvía a clase con muchas más ganas de las que tenía hoy de volver a sentarme en mi silla de oficinista. Como comentaba el otro día mi amigo Jotas mientras tomábamos unas cañas, aun contamos la vida en cursos escolares. Septiembre marca el comienzo de algo, aunque sólo sea del inicio de coleccionables de soperas, sacacorchos, el ajedrez de la Guerra de las Galaxias y otros apasionantes entregas en fascículos.

Mi arranque de curso viene marcado por una ciudad: Londres. Ahí va a estar Diego hasta febrero con una beca Erasmus, investigando asuntos variados que se escapan a mi entera comprensión pero que son muy importantes a la par que divertidas. En unos días nos iremos los dos para terminar de resolver el tema del alojamiento. Yo volveré. Él se quedará.

“¿Y cómo lo llevas?”, me preguntan. Yo lo pienso un instante y respondo que sólo pienso en lo positivo, en las escapadas a Londres, en las largas conversaciones nocturnas por Skype, en que en el fondo no es tanto tiempo y que seguramente sea bueno para nuestra relación, que saldrá fortalecida. Quizás yo sea demasiado optimista, o simplemente un iluso. O quizás es que siento de alguna manera la ilusión y la emoción que tendría para mí irme a vivir una temporada al extranjero, algo que no hice en su momento. La verdad es que ni siquiera lo contemplé muy seriamente. A mí me daba pereza hasta venirme a Madrid.

Eso sí, si por lo que fuera, las cosas salieran mal, eso terminaría de convertir Londres en una ciudad completamente nefasta para mis relaciones y la borraría para siempre de mi mapa del mundo. Pero eso no va a pasar, ¿verdad?

13 comentarios en “VUELTA AL COLE”

  1. Por supuesto que no va a pasar… lo que va a pasar es que vas a aprovechar todas las escapadas para ir a conciertos, expos, rebajas y, por supuesto, estar con tu churri. Mi hermano vivió 5 años en Nottingham y no pasó nada, ahí sigue con mi cuñada.

  2. Lo mejor de la campaña de El Cuartel Inglés es que si vas con un rotulador en la mano y pasas por uno de los carteles te puedes hinchar a pintar bigotes y picar dientes. Lo peor es que no, eso no es una clase de hoy en día… Cuando alguien me dice que llamando Tose a mi hijo no conseguiré más que que se rían de él en el colegio, yo suelo preguntar que quién se reirá más, Mohammad, Jing Li o Esmeralda Altagracia…

  3. Ojalá que no pase. Yo estuve yendo y viniendo a Londres durante meses porque el rubio se fue allí un año a hacer su particular Erasmus. Es duro, caro (sobre todo en llamadas, que yo no tenía Skype), gastas mucho en billetes, te recorres los aeropuertos londinenses como si fueran tu salón y hasta te haces con una tarjeta de metro (la oyster card) y te compras una tarjeta SIM para que podáis llamaros mientras estés en Londres… pero merece la pena porque la realidad es que el proyecto a medio plazo es volver a España, como en tu caso, así que sería de tontos tirar una relación tan bonita como la que tenéis a la basura por un cuasidistanciamiento de unos 9 meses (ni que fuera Australia, que London está aquí al lado).

    Yo te recomiendo que te vayas al Virgin de Picadilly y te compres una tarjeta recargable de su compañía de móviles. Son muy baratas y duran bastante. La mía aún me vale y hace años que no voy a UK, pero sigue funcionando! La oyster es mejor que te la consiga Diego porque es algo rollo burocrático, creo recordar.

    PD: yo pensé lo mismo del anuncio de El Corte Inglés…

  4. Yo volvía al cole con mucha ilusión, siempre … qué inocente!!!

    Y qué envidia me dáis tú y Diego, joder … voy a tener que mirármelo porque esto ya no es ni normal.

    :-)

    Besicos!!!

  5. Si quieres te digo el tipico “vaaaaa, que seguro que no pasa nada”. Pero es como si te dijera “nunca tendrás cancer”… eso nunca se sabe!!!

    Yo hice la Erasmus en Italia. El 98% de la gente que fue con pareja de Erasmus lo dejó estando allí (la mayoria con cuernos de por medio, claro). Ojo, todo pareja heteros.

    Pero tambien te hablo desde la experiencia de las relaciones a distancia. Esta es la segunda y la distancia es de los problemas, el ultimo. Mi anterior relacion se rompio por cosas totalmente ajenas a la distancia…

    No creo que sea una cuestion de desconfiar ni de estar celoso ni preocuparse. Lo que tenga que ser, será… y si tu niño te quiere sabrá que no debe hacer. Y eso reforzará un montón! Vaaaaaamos!

    Animo con el nuevo curso! Seguro que te da para escribir un monton!!!

  6. Ros, y musicales, no te olvides de los musicales… :-)

    Ángel, no creo que tú seas de los que crees en horóscopos. :-P

    Jgts, Tose? Estás seguro? Y si es chica, Estornuda? Pero sí, yo creo que, en realidad, han hecho la campaña para que los padres crean que el colegio aun es como cuando ellos iban a clase… o por lo menos que lo será si compran los cuadernos en el CI.

    Nils, como ya te dije por Twitter, muchas gracias por la ayuda.

    Lux, que la envidia es una cosa muy mala… :-)

    Coque, mientras haya discos y DVD a precios populares, me da igual que sea Virgin que Zavvi. También hay HMV, no? UK debe de ser de los poco países donde el mercado de CDs y discos aun aguanta algo.

    CT, tienes toda la razón en lo de “nunca se sabe”. Lo que sí es cierto es que mi confianza en el niño es absoluta. Y viceversa, claro. Y sí, me dedicaré a escribir sobre mis escapadas lowcost a Londres. Os vais a aburrir.

  7. Yo tuve una relación a distancia durante más del tiempo del que estarás separado de tu chico y sobrevivimos. De hecho seguimos juntos! Si la relación es fuerte, no pasará nada aunque os echaréis de menos (eso seguro).

  8. Hola Ace…

    Descubrí ayer tu página. Tras varias horas buceando por tu blog y leyendo posts recientes y otros ya enterrados por el tiempo, me permito la licencia de intervenir en uno de ellos, relativamente reciente… Y sólo es para darte ánimos. Mi relación sobrevivió a un año de Erasmus en Alemania, y aquí seguimos. El planteamiento que haces de fortalecimiento en caso de superar la prueba, es bueno. Yo me hice el mismo. La verdad es que hay momentos duros, y días en que lo ves muy negro, pero cuando el objetivo merece la pena, es más fácil luchar por él.

    Del resto (seis años de “cuaderno de bitácora” dan para mucho) ya hablaremos algún día.

    Como te dije el otro día, tengo pendiente visita a Madrid. Te llamo.

    Abrazos,

    L

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *