VIERNES MALDITO

Anoche, cuando volví a casa, nada más abrir la puerta, noté que lo que antes era liso ahora era cóncavo. Ya me había fijado unos días antes en que habían aparecido humedades en la pared y sospeché que era culpa de la vecina, pero, como soy un huevón y rehuyo los conflictos, no le había dicho nada aun. Pero se me ha comenzado a abombar el parqué, y eso es algo que ya es superior a mí. Necesita ser acuchillado desde hace años, pero mi parqué es casi sagrado para mí. Así que, nada, el lunes hablaré con la vecina, y si hay que echar abajo la pared, se echa abajo.

¿Por qué el lunes? Pues porque esta noche, cuando salga del curro, tengo que coger un avión a Pamplona, que tengo la boda de unos amigos el sábado. A las 10.45 tengo que estar sin falta en la puerta del hotel Tres Reyes para coger el bus que nos llevará a los invitados no motorizados hasta el pueblecito perdido en el Pirineo en el que se celebra la ceremonia. Será un día de emoción, mucha comida, mucho baile y mucha comida. Me apetece mucho, pero antes tengo que sobrevivir a este viernes.

Por la mañana, he ido a recoger mi cámara Coolpìx ya reparada al servicio oficial de Nikon.

-¿Cuanto es?
-Son 145
-Me está tomando el pelo?

Bueno, eso no lo he dicho, pero lo he pensado. En fin, ahora entiendo que la gente prefiera comprarse aparatos nuevos cuando los viejos se estropean. Me he consolado pensando en que, gracias a los concursos, puede permitirme malgastar unos cuantos euros.

Por la tarde, cuando venía a trabajar, con mi maleta y mi abrigo, ha empezado a caer granizo del cielo. Menos mal que llevaba paraguas.

Antes de ir a Barajas, tengo que pasar por Massimo Dutti a recoger al traje, que me tenían que retocar el dobladillo. Voy a llegar un poco justo de tiempo al aeropuerto, aunque, como ya tengo sacada la tarjeta de embarque, espero no tener problemas.

Y ya la he puesto sobre aviso, pero tengo ganas de ver la cara de mi madre cuando vea que me he comprado una camisa lila y una corbata morada. Conociendo su gusto por el clasicismo, pondrá cara de espanto. Luego, cuando me vea con todo el conjunto puesto, acabará rindiéndose a la evidencia: me queda fenomenal y voy superguapo por el mundo. El lunes os lo confirmo.

13 comentarios en “VIERNES MALDITO”

  1. Mi mami, sorprendentemente, ha dicho que le gusta la camisa y, sobre todo, la corbata, que ha definido como “impactante”.

    Ya podría ser reflex la cámara, jajajaja… Es una coolpix de lo más normal. Me la he traido, así que, sí, alguna foto ya caerá, supongo.

  2. Yo creo, sinceramente, que nuestra madre tonta no es… y que cuando llegue el “momento” dudo mucho que le pille por sorpresa.

    Otra cosa es las abuelas… :-P

  3. Eeehm… Massimo Dutti? Cielos! Como no tienen 3 tiendas en cada calle, como Zara, Bershka y Sfera, se me había olvidado que existían… ¿Y venden camisas lilas y corbatas a juego que les gustan a las madres? Vaya, ya sé dónde ir cuando encuentre un trabajo en que me obliguen a llevar traje…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *