VANITY

En “Bionic”, ese disco que contiene alguna joya y mucha bisutería musical, Christina Aguilera canta en “Vanity” que, cuando se mira en el espejo, da las gracias a su madre y a su padre porque se pone a sí misma, yeah (“Thank you Mum and Daddy cause I turn myself on, yeah”).

A mí nunca se me habría ocurrido agradecérselo a mi herencia genética, pero sí, yo a veces también me dedico un tiempo extra en el espejo, sobre todo estos días en que uno se siente más guapo de lo normal. O guapo, a secas. Supongo que, en realidad, casi todos lo hacemos. Luego las fotografías traicioneras, las grabaciones en vídeo o la mirada de algún amigo se encargan de revelarnos la dura realidad: no eres tan guapo, no eres tan alto, no eres tan fuerte, estás más calvo de lo que piensas, la barriga sigue estando ahí, esa ropa no te sienta bien… Pero, ¿y qué?

El espejo es ese amigo que nos cuenta mentiras piadosas para que nos sintamos bien. De hecho, es mucho mejor tenerlo de nuestro lado, ya que como enemigo puede ser terriblemente cruel. Porque como también cantaba la Aguilera, somos bellos.

3 thoughts on “VANITY”

  1. El espejo, el escaparate o cualquier cristal que refleje, porque todos somos seres vanidosos cual Narcisos que no pueden evitar mirarse a la más mínima oportunidad.

    (Me apunto lo de la bisutería musical. Es genial)

  2. Mientras no acabemos como Narciso, jejeje.

    Yo siempre he creído que una de las cosas más importantes para ser feliz es llevarse bien con el reflejo en el espejo, es decir, gustarse.

  3. El espejo es cruel, como lo son las fotos, los vídeos y los ojos de los demás … lo importante es cómo interpretes tú lo que te devuelven reflejado y la importancia que le des … no es fácil, pero el tiempo ayuda :-)

    Besicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *