VACACIONES

Este blog se ha tomado unas vacaciones. No sé si merecidas, pero quizás necesarias. El que esto escribe sí que las necesitaba. No hay nada como una semana convertida en un largo fin de semana repartido entre Madrid y la sierra. Para ser exactos, la casa de Diego no está en la sierra, pero para mí todo lo que se encuentra más al norte del Ikea y el Plaza Norte es parte ya de ese territorio indefinido llamado “La Sierra”, así, sin más, como La Comarca de los Hobbits.

Las vacaciones han tenido sabor a torrijas. Mi abuela hacía torrijas de vez en cuando, cuando sobraba mucho pan de un día para otro y había que aprovecharlo de alguna manera. Cuando las servía de postre, cualquier día de la semana se convertía en un día de fiesta. En Madrid descubrí que las torrijas son un postre típico de la cuaresma, pero hasta ahora sólo había podido comer las muy deplorables torrijas del restaurante de mi empresa. Como Diego tiene dos abuelas que me invitan a comer, las torrijas han vuelto a mi vida y cualquier día de la semana vuelve a ser un día de fiesta. Aunque, todo hay que decirlo, una de las abuelas hace mejores torrijas que la otra.

Las vacaciones han tenido olor a lluvia. Da igual que el plenilunio de abril caiga en la primera semana del mes o en la última, la lluvia casi siempre hace acto de presencia en cuanto llega la Semana Santa. El miércoles, día de Copa del Rey, cogí un autobús en Plaza de Castilla a las ocho de la tarde. Minutos después, el cielo se abrió sobre Madrid y soltó lluvia, rayos y truenos. Desde el autobús veía las torres bajo nubes negras. Se veía el resplandor de un relámpago en el cielo cada cinco segundos o menos. La tormenta terminó por alcanzarme y no dejó de llover en los días venideros. A las plantas de mi alfeizar les sentó bien: cuando volví a mi casa, la alegría había florecido.

La vuelta de las vacaciones ha venido llena de nervios, citas y aniversarios. Pero de eso ya empezaremos a hablar a partir de mañana.

4 thoughts on “VACACIONES”

  1. Me he acordado de esto con el final:

    “Espero volver con energías suficientes para afrontar los desafíos que me esperan a mi vuelta a Madrid: conciertos de OT, fiestas de cumpleaños, citas, encuentros y reencuentros… ”

    No sé si es bueno o malo, jaja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *