UNA HISTORIA VERDADERA

La última mañana que estuve en casa de mis tíos en NY con mis amigos, mi tía quiso que nos hiciéramos una foto en el jardín todos juntos. Así que nos pusimos todos en fila, ensayando nuestras mejores sonrisas y poses. Y entonces mi tía dice, con toda naturalidad:

-No os pongáis así, que tapáis a Antonia.

Mi amiga Sonia lucha por combatir un ataque de risa loca mientras Joserra la pellizca en el brazo para que se controle. Entre alucinado e indignado, yo sólo soy capaz de preguntar:

-¿¿¿AntoniA!!!

-Sí, la fuente, se llama Antonia. O al menos ese nombre tenía en la tienda cuando la compramos.

Los tres nos giramos, y en efecto, hay una especie de venus de pieda adornando el estanque del jardín. Mis amigos estuvieron riéndose a mí costa durante días. Por mi parte, os aviso de que si alguna vez veis anunciada por ahí la actuación de Antonia Fontana, será que he decidido dejar mi trabajo para triunfar en el mundo drag.

14 comentarios en “UNA HISTORIA VERDADERA”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *