TURNO DE TARDE

Hoy me ha tocado hacer el turno de tarde, así que aquí estoy, solo en el gran edificio de las miles de puertas. Tengo música, Internet y una ventana que da a la calle, ¿qué más puedo pedir? Eso sí, quiero aclarar que me han dejado unas cuantas tareas pendientes y he tenido que hacer otras tantas. A mí no me pagan sólo por estar aquí sentado. A veces tengo que ponerme de pie y caminar.

He aprovechado la mañana para levantarme tarde y aunque en algún piso están de obras y hacían bastante ruido, he podido recuperar el sueño perdido viendo la gala de OT hasta altas horas de la madrugada. Cada vez me doy cuenta de lo importante que es dormir bien. O quizás sea que me voy haciendo mayor y voy perdiendo facultades… De todas formas, cuando he ido al gimnasio, que con tanta bicicleta hacia semanas que no pisaba la sala de aparatos, me he dado cuenta de que tenía uno de estos días en los que me veo especialmente guapo en el espejo. Está bien esto de verse mejor con 32 que cuando tenía 22. Con este pensamiento ya me he alegrado el viernes. ¿Podré decir lo mismo cuando tenga 42?

¡Disfrutad del fin del semana!

5 thoughts on “TURNO DE TARDE”

  1. Yo tengo la mirada acordeón, unos días me veo como una foca y otros días, aunque la foca siga ahí pienso… qué coño, estoy fenomenal!
    Ahora empezaras a ver lluvia si no has salido todavía.

  2. Pues eso bultitos son peligrosos, Ángel, a ver si te vas a poner verde…

    Yo también estoy cada día un poco más calvo, la solución está en dejarse el pelo largo para tapar el cartón.

    Ya había salido cuando me dejaste el mensaje, Nils! :-)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *