TURISMO MADRILEÑO

Joserra me comentó el viernes que quería ir a ver la exposición de Takashi Murakami en el Reina Sofía. Sólo él sabe por qué decidió que la muestra era en ese museo, porque cuando consulté en la web los horarios, el nombre del artista japonés no aparecía por ninguna parte… Al final, descubrimos que la exposición de Murakami está en el Guggenheim de Bilbao, pero como el Museo Reina Sofía es gratis los sábados por la tarde y hacía años que no iba, decidimos ir a culturizarnos un poco.

Quitando el “Guernica”, suelen ser mejores las exposiciones temporales del Reina Sofía que su colección permanente. A mí me sorprende que haya muchas más obras de Picasso, Miró, Dalí o Juan Gris en cualquier museo estadounidense o francés. También me di cuenta de que en las asignaturas de Historia del Arte Contemporáneo que di en la carrera no tuve ninguna clase que hablara específicamente sobre el arte español del siglo XX. Mucho hablar del Pop Art, del Expresionismo Abstracto de Pollock y del Arte Bruto… ¿pero dónde encajo a Tápies o Millares? Según la web del Museo, pertenecen al Informalismo. Por lo general, las obras de ambos me parecen un horror que no hay por donde cogerlo. En cambio, me gustan las de Lucio Fontana, quizás porque son más sencillas y claras.

fontana

En la espectacular ampliación del Museo, vimos una curiosa exposición de Eulalia Valldosera titulada “Dependencias”, donde los carritos de la compras y los envases de detergentes y limpiadores cotidianos se convierten en desasosegantes elementos artísticos. También subimos a La Torre de Leandro Erlich, una instalación que manipula la perspectiva para transmitir la ilusión de que podemos vencer a la fuerza de la gravedad para flotar y caminar boca abajo. Sí, es algo así como La Casa Magnética de los parques de atracciones, pero en un museo. Una de las cosas que más me gustan del arte moderno es que juegue e interactue con el espectador.

Está claro que hay que aprovechar más las cosas que nos ofrece Madrid, nuestro pequeño Nueva York. Eso sí, cuando algo se pone de moda, termina muriendo del éxito. El domingo por la mañana, La Latina parecía una playa de Benidorm en pleno mes de agosto.

13 pensamientos en “TURISMO MADRILEÑO

  1. dani

    Siento si hiero sensibilidades, pero a mí el arte moderno me parece una mamarrachería y una tomadura de pelo. No sé, será simplemente que no entiendo, pero algunos cuadros del Reina Sofía parece que los han pintado en un colegio de primaria.

    Responder
  2. ace76 Autor

    No creo que hieras muchas sensibilidades, Dani, porque creo que casi todo el mundo opina como tú. :-)

    Yo creo que no hay que esforzarse tanto en “entender” el Arte Moderno. Se trata simplemente de verlo sin prejuicios. Personalmente, creo que algunas obras de Rothko, Mondrian o Kandinsky transmiten más emociones que los cuadros de odaliscas de Ingres y de otros pintores neoclásicos, tan perfectamente dibujados.

    Pienso que desde pequeños se nos ha inculcado un prejuicio academicista, por lo que terminamos pensado que la técnica es lo que debe imperar a la hora de valorar una obra de arte. Sin embargo, ese comentario de “eso lo hacen niños de primaria” no se aplica nunca a los bisontes de Altamira, las pinturas egipcias, o al Arte Románico en general. El Románico, en particular, es mucho más vanguardista y parecido al Expresionismo de lo que uno pensaría.

    Responder
  3. dani

    ace76: me ha gustado tu análisis riguroso y exhaustivo sobre arte, con el que además estoy completamente de acuerdo, pero casi me quedo con ese otro análisis igual de válido y a mi entender mucho más conciso y expresivo de mce79: “Guernica mola”.

    Responder
  4. Joserra

    A mi me encantó la exposición de los detergentes, os la recomiendo.
    Cogéis una botella de Mistol y escucháis a la portera de la artista contando sus problemas

    Responder
  5. ace76 Autor

    Tornado, a mí tanta gente me agobia. Aunque sí, se estaba bien en la calle, al sol.

    Jejeje, mi hermano es muy sabio. Y sí, el Guernica mola.

    De la exposición de Valldosera me gustó precisamente eso, como le daba nuevos significados a algo de apariencia tan trivial como una botella de Mistol.

    Responder
  6. ace76 Autor

    La Latina mola, como el Guernica, pero sí, a mí me parece que va demasiada gente…

    Habrá que ir al Guggenheim!

    Responder
  7. Soliloco

    Podio no compares a madrid con niuyol, que tan mal no está!

    Ya estaba yo preocupado cuando leía eso de madrileño y la expo de Murakami.. pero no, veo que sigue en la caseta del perro.

    Guernica mola, Fontana no.

    Responder
  8. Di

    Cada vez que alguien, delante de mi, dice eso de “yo lo podía hacer” le digo “pues hazlo, a ver que te sale”.

    Y aún estoy esperando a ver que alguno se atreva.

    Responder
  9. ace76 Autor

    A mí Fontana me hace gracia. Me parece curioso esto de “pintar” haciendo cortes y agujeros en la tela.

    Jejeje, yo pienso lo mismo, Di. No hay que valorar tanto la técnica, sino la idea que hay detrás de la obra. Aunque eso no quita tampoco para que haya mucho arte contemporáneo malo…

    Responder
  10. Proudstar

    Yo paso de puntillas por el tema del Arte Contemporáneo (que me da muuuuucha pereza) y sólo diré que

    Superafavor de La Latina!!!!!

    Pero es cierto, se ha puesto muy de moda y a veces es agobiante.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *