TODAVÍA NO ME QUIERES

Anoche terminé de leerme el libro que Vir me regaló por mi cumpleaños: Todavía no me quieres, de Jonathan Lethem. Es la historia de los componentes de un grupo de rock de Los Ángeles que está dando sus primeros pasos -aun no tienen nombre- y que ha conseguido escribir su primera gran canción. No es una novela coral, ya que el eje de la narración es la bajista del grupo, Lucinda, y sus relaciones con los distintos personajes que pueblan la novela: una directora de zoo de dominante personalidad, un hombre que se queja en una línea telefónica, un artista contemporáneo aficionado a olfatear sobacos ajenos, un guitarrista que sólo sabe tocar sentado o una canguro en una bañera, entre otros.

A veces me daba la impresión de que la extravagancia de los personajes es un tanto forzada y otras pensaba en que Lethem escribe como si Paul Auster hiciera novela juvenil (esto no es necesariamente algo negativo), pero la novela, en conjunto me ha parecido ágil, entretenida y con momentos brillantes a la hora de describir con palabras las emociones que provoca una canción (uno siente que está escuchando realmente “Ojos Monstruosos”) o los entresijos de una relación sexual que termina convirtiéndose en una historia de loco amor. Pero, sobre todo, recordaré Todavía no me quieres por este diálogo y una frase en concreto.

-¿Sabes qué es lo que más me gusta de ti? -preguntó a Matthew.
-¿Qué?
Le cogío del brazo, le cogió del cuello y lo atrajo hacia ella susurrándole a su mejilla nervuda y áspera. Tenía tanta hambre que se lo comería.
-Cómo se te marcan las venas de los antebrazos. Y la musculatura que te recorre la cintura. Me encanta que seas delgado.
-Eso es muy superficial, Lucinda.
No se puede ser profundo sin superficie.

Ahora me toca leer Armas, gérmenes y acero, de Jared Diamond. Ya os contaré.

21 comentarios en “TODAVÍA NO ME QUIERES”

  1. Yo siempre me he fijado mucho en cómo se marcan las venas en algunos cuerpos, tanto en brazos como en penes, es realmente interesante, y no lo digo en plan guarro (que también).

  2. Pues sí, tiene su punto tontuno, porque, en el fondo es bastante evidente. Pero muchas frases brillantes son verdades de perogrullo.

    No se puede hablar de venas y penes y no decirlo en plan guarro, Nils, jajaja. A mí las venas muy marcadas no me gustan, pero una venita en el brazo queda muy bien.

    El sobaco, ese oscuro objeto de deseo… Joserra, menos TV y más libros! :-)

  3. Bueno, yo me quedo más con la idea de que tener profundidad no es incompatible con tener una superficie (o una superficialidad). Que esto sí que es una tontuna, pero me gusta como está expresado. Aunque ahora me pregunto como será la frase en inglés.

  4. A mí se me ven las venas porque soy blanco como la leche, no por tenerlas marcadas.

    Publicaré una foto de mi cintura si algun día vuelvo a pesar menos de 72 kilos, es una promesa. :-D

  5. Es que hay superficies que son para ponerles un piso…

    y yo tuve un noviete del que me volvían locas sus orejas. Eran preciosas. A parte de otras cosas claro.

    Por cierto, el personaje ese de la canguro en la bañera creo que no lo he entendido bien.

  6. Igual tenía que haber puesto “un canguro hembra”… Es que el libro tiene sus cosas raras, jejeje.

    No creo que caiga en la secta, yo soy un autodidacta y crearé mi propio movimiento dietísticoreligioso.

    Leer mola! ¿O es que los blogs no son lectura?

  7. Es todo un lujo que se te vean las venas, síp, los enfermeros/as lo agradecen un montón y yo más, porque así pinchan rapidito y se pasa todo en un plisplas.
    En cuanto al libro debería anotarlo pero es que ni te imaginas la lista de libros pendientes que tengo … precisamente el post que iba a escribir iba sobre uno de ellos.
    ;-)
    Besicos!

  8. Buf, a mí también se me acumulan los libros por leer… y las pelis por ver, los discos por escuchos, los videojuegos por terminar… Días de 28 horas ya! :-)

  9. Vaya frase, me gusta si, y además me gusta y estoy de acuerdo con lo que has dicho de la perogrullada y la superficialidad. Eimmmm… ¿esto de estar de acuerdo es raro?. Me siento extraño como si Rocio Durcal besara un pezón a Bárbara Rey !!!!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *