Tío canguro, bebé tiburón

Hace unos días acudí a la llamada de socorro de mi hermano y me acerqué a su casa para echarle una mano cuidando de sus hijos mientras él teletrabajaba y su mujer trabajaba de verdad. Me encargué de dar una vuelta a Sobrina Pequeña con el carrito mientras iba a comprar pan y descubrí el mágico mundo de los malabarismos que hay que hacer para abrir puertas, empujar carrito y llevar una barra bajo el brazo. Descubrí también que las aceras son rugosas para mecer a los niños y hacer que se duerman antes. Eso, o quizás porque mi conversación era muy aburrida, el caso es que la niña se durmió al minuto de salir de casa. Me senté en un banco al sol como un jubilado y después volvimos a casa. Revisión de pañales y a jugar en la mantita a descubrir nuevas texturas y ruidos. ¿Qué pasará dentro de la mente de un bebé de seis meses? Ése es un enigma que nunca resolveremos.

Después mi hermano fue a buscar a Sobrino Mayor a la guardería y nos tocó darles de comer a ambos. Miguel alimentaba a la pequeña y yo le daba cucharadas de papilla de frutas al mayor, con la inestimable ayuda de IPad. Sobrino sigue hablando en su idioma propio de bebé, pero maneja la tableta con la destreza de un profesional. Miguel le dijo que yo no conocía la canción de Baby Shark… y en menos de 30 segundos ya estábamos todos escuchándola.

Wikipedia me ha chivado que el vídeo que originó la locura infantil por esta canción es coreano. Eso sí, no queda muy claro quién compuso este tema que se mete en la cabeza y no se despega en días. No lo escuchéis nunca, es mucho más peligroso que aquello de el pollito Pío…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *