TIME FLIES

Estoy en casa. Suenan los grandes éxitos de Oasis en el tocadiscos. No sé si lloverá más o se despejará el cielo del centro de Madrid. El calor, en todo caso, no se ha ido. Paso el tiempo en el Twitter. Mi vinilo de Jon Secada provoca hilaridad. Puede que haga más de quince años que sus surcos no se hayan convertido en música. He visto un par de reportajes sobre “Expediente X” que venían como contenido extra en el DVD de la Novena Temporada. Viajar al pasado es mucho más fácil de lo que parece. Sobre todo si es un viaje de regreso. El pasado, a veces, me pesa un poco. Es culpa mía, porque es convertir los noventa en aquel tiempo tan feliz de maravillosos años. Eramos jóvenes y estábamos descubriendo tantas cosas.

Pero como dije hace unos días tomando cañas en un bar: “Si con treintaytantos ya nos sentimos mayores, ¿cómo nos sentiremos cuando tengamos cuarentaytantos? ¿Muertos en vida?”. Estaba conversando con un amigo, pero en realidad me lo estaba diciendo a mí mismo. Hay cosas que tenemos que decir en voz alta para que se hagan verdad.

¿Y quién dice que el presente no es interesante? Mañana conoceré al padre de Diego en su ceremonia de licenciatura universitaria. Más o menos como Brian y Justin pero sin agresiones homófobas de por medio.

7 comentarios en “TIME FLIES”

  1. Nos sentimos mayores a ratos, lo de la edad es accesorio …

    Supongo que es por aquél espejismo de la memoria que nos hace creer que cualquier tiempo pasado fue mejor.

    Feliz ceremonia de graduación!!! (qué joven tu A.H., no?)
    :-p

    Besicos!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *