THIS PLACE IS DEATH

En este planeta hay miles y miles de islas. De hecho, incluso los continentes podrían ser considerados islas gigantescas, ya que están rodeados por los océanos. Como ha dicho algún estudioso, nuestro planeta, en vez de Tierra, debería llamarse Agua. Tres cuartas partes de la superficie terrestre están cubiertas por mares… y en medio de ellos emergen las islas. Desde la antigüedad se pueden rastrear leyendas y mitos sobre islas misteriosas, mágicas o habitadas por seres monstruosos o maléficos. Por ejemplo, en el Mediterráneo se encontraba la isla Eea, donde habitaba la hechicera Circe, que convirtió en cerdos a los compañeros de Ulises. Las leyendas cuentan que en la muy real isla de Creta estaba el Laberinto del Minotauro. Durante la Edad Media se creía que al norte del Océano Atlántico, a seis días de travesía de las islas británicas, se encontraba la isla de Thule, donde el sol nunca se ponía en verano. Ocultistas decimonónicos se entusiasmaron con la historia sobre la Atlántida que relataba Platón en sus textos y dedicaron tiempo y esfuerzo a buscar los restos de ese continente perdido y de otros como Lemuria o Mu.

Pero la realidad puede ser tan fascinante y evocadora como la ficción. Por este blog ya han aparecido en otros momentos las islas Kerguelen, el atolón Palmyra, Svalbard o la isla de Pascua, pero aun existen muchas otras con historias interesantes. En 1883, un pequeño volcán situado en la isla Krakatoa, en el Estrecho de Sonda, saltó por los aires tiñendo de rojo los atardeceres de todo el mundo durante meses… y haciendo que la luna se viera de color azulado durante dos años. En esa misma región del planeta, en la isla de Flores, paleontólogos anunciaron en 2004 el descubrimiento de restos fosilizados de una especie humana que no superaría el metro de altura. En el Atlántico Sur se encuentra el archipiélago de Tristan de Cunha, considerado el lugar habitado más inaccesible del planeta. Más alejada del mundo está la “vecina” Isla Bouvet, perteneciente a Noruega. Es el punto de tierra firme más aislado que existe, ya que no hay ninguna otra isla o continente en 1.600 kilómetros a la redonda.

Incluso hay islas fantasma. Como cuenta la Wikipedia, “algunas cartas de navegación de la Armada de Chile han descrito una serie de rocas, arrecifes e islotes en el Pacífico Sur, ubicados frente a las costas de Chile y que han sido reportados por navegantes a lo largo de más de un siglo. Como las exploraciones en su búsqueda no han dado con ellos, los puntos son mantenidos en las cartas como alertas de peligro para la navegación”. Una de ellas sería la Isla Podestá, supuestamente descubierta por un marinero italiano en 1879 sin que haya vuelto a ser localizada desde entonces (no puedo dejar de comentar que el marinero italiano se apellidaba Pinocchio… es decir, Pinocho). Otra isla fantasma sería la Isla Bermeja, que estaría situada a cien kilómetros al norte de la península de Yucatán y que aparece en mapas de la zona desde el siglo XVI. En caso de existir realmente, generaría a favor de México un mayor espacio marítimo, ampliando su soberanía en una zona con grandes yacimientos de petróleo.

La antes mencionada isla Bouvet tuvo también una compañera fantasma a 150 kilómetros al Noreste: la isla Thompson. Fue descubierta en 1825 y avistada de nuevo 68 años después. Sin embargo, en 1898 una expedición alemana con destino a la misma no pudo encontrarla: la isla había desaparecido. Se especula que pudo hundirse debido a una erupción volcánica. Pero también podría ser que alguien la hubiera movido… Por lo demás, también hay islas fantasma que han desaparecido y vuelto a aparecer en los mapas, como sucedió con las Islas Aurora, a unos 1.500 kilómetros al este de las costas argentinas, descubiertas por marinos españoles en 1762, no encontradas por posteriores expediciones británicas y localizadas otra vez en el siglo XX.

5 comentarios sobre “THIS PLACE IS DEATH”

  1. No sé qué es nada de lo que dices, Lux… :-)

    Y sí, lo de la isla fantasma canaria lo vi por Wikipedia, pero es que ya no me quedaba espacio para ella.

    Hay tantas cosas que le debemos a Lost! :-D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *