THERE WILL BE MILKSHAKE

Paul Thomas Anderson es un genio. El problema es que lo sabe y esto hace que sus películas sean tan conscientes de su grandiosidad, algo que le hace parecerse más a Orson Welles y Stanley Kubrick que a Martin Scorsese o Robert Altman, con quienes ha sido comparado en muchas ocasiones. Quizás la excepción sea Punch-Drunk Love, una especie de cura de humildad después del fracaso comercial (que no artístico) de Magnolia.

Pero There wil be blood, o como la han llamado en España, Sin pozos no hay paraiso, no tiene nada de humilde. Y uno no sabe si está ante una gran pelicula, una película grandiosa o una película grandilocuente. Como sucede con No es país para viejos, tiene mucho de western, pero si la película de los Coen es una obra maestra de minimalismo, aquí el tono es épico, y las interpretaciones son tan sobreactuadas que a veces surge el humor involuntario. Daniel Day Lewis y Paul Dano compiten entre sí para ver quien grita y gesticula más, aunque el veterano termina arrollando a la joven promesa como quien hace varios strikes seguidos en una partida de bolos.

Todo en la película termina resultando excesivo. Tanto, que a veces resulta injustificado. There will be blood trata de muchas cosas, pero el eje de la película es el enfrentamiento entre Daniel Plainview, un pionero de la explotación petrolífera de Estados Unidos que poco a poco va creando un gran imperio económico, y Eli Sunday, un reverendo iluminado, hijo del dueño de las tierras en las que aparece el petroleo que enriquece a Plainview. Ambos hombres se odian de una manera tan intensa que sus razones últimas terminan siendo un tanto incomprensibles al espectador, como sucede también con la evolución del personaje principal. Al igual que en las anteriores películas de Anderson, lo que impera es una visión amarga y torturada del ser humano, con un diminuto resquicio para el optimismo, encarnado aquí por el hijo de Plainview.

Pero con todos sus defectos, There will be blood es una película de las que deja huella. A mí, por lo menos, se me han quedado grabadas a fuego unas cuantas escenas. Sí, la verdad es que es las tres cosas a la vez: grande, grandiosa y grandilocuente.

13 thoughts on “THERE WILL BE MILKSHAKE”

  1. Me gusta. La reseña, digo. La peli, al final he decidido que también. jajajaja

    Y ya te digo, que esas sobreactuaciones cómicas a mi me da la sensación que no lo son involuntariamente. Parece que el director les hubiera dicho, “volveos locos, haced el ridículo”. Y los dos lo hicieron, y muy bien. Y así acaba la última escena de la película esta de las 1000 y una escenas, que podría estar cada una de una película y una historia diferente…..
    Hmmmmm….que sí, que me ha gustado.

  2. Pues con esta te lo ibas a pasar en grande Joserra. jajaja. En serio, están taaan sobreactuadas y tan poco disimuladas que yo estoy convencido de que tienen que ser aposta. Porque si no, no entiendo en que estaba pensando el director, tan genio que es él.

  3. Odio las sobreactuaciones, no entiendo como alguien dice que hay que sobreactuar para tal o cual, y una mielda… Odio a Meryl Streep, a Robert de Niro o a Jack nicholson que cuando no han sobreactuado han estado excelsos, pero son quienes han hecho la sobreactuación un mérito. Fuera, fuera, fueraaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!.

    No iré a ver esta puta mierda.

    (Estoy duro, ¿no?)

  4. Otto, es que hay que darle vidilla al blog, que es nuevo y tiene que dar el estirón, jajaja

    Proud, dilo, dilo, no te cortes… :-D

    Rodri, este año eran bastante recomendables las nominadas. El año pasado no vi ninguna, creo recordar.

    Diego, no sé yo… me parece a mí que se lo tomaban completamente en serio.

    Joserra, pues no te la pierdas, que te va a parecer la mejor comedia de todos los tiempos.

    Diego 2, el director es un genio.

    Jose, duro no, radical. A mí las sobreactuaciones me espantan, de todas formas, más que cosa de Meryl (que tampoco me parece que sobreactue tanto, la verdad), Robert y Jack, creo que viene de los tiempos del método y de actores como James Dean, Marlon Brando, etc… Yo siempre he creido que menos es más, aunque algunos papeles sí que exigen algo de despendolamiento.

    Adidas, mientras no te lo descargues, jajaja. El cine en pantalla grande! :-)

  5. Sigo en mis trece. O era ridículo a propósito (¡Que la musiquilla del final es totalmente de cierre de una obra cómica!), o el director no es tan genio por no ver tal destrozo de la escena. Ya veré más películas del señor este a ver como es… Magnolia sobre todo, que no, que no la he visto.

    MUacA!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *