The working dead

Los viernes tengo que entrar media hora antes al trabajo, un pequeño peaje que hay que pagar para que salgan las horas semanales y tener la tarde del vienes libre y jornada intensiva algunas semanas del verano. Para ello, tengo que levantarme antes para coger el autobús de las montañas más temprano y al final acabo llegando a la oficina con media hora de antelación, treinta minutos que dedico a desayunar con calma un café con una barra de pan (integral, por supuesto) con aceite (pero sin asco tomatoso) en la cantina mientras escribo en mi diario (porque no todo lo que me sucede en la vida puede ser contado en las redes sociales). El pasado viernes me distraje mirando por la ventana y vi a la masa humana que salía de las bocas de metro y cercanías en dirección a Torre Picasso a través de los tuneles y parques de cemento de Azca. Avanzaban lenta pero inexorablemente hacia el rascacielos, prácticamente todos al mismo ritmo, ellos con los trajes y corbatas que son nuestro uniforme, ellas con algo de más variedad pero la obligación de ser monas y profesionales a la vez. Y me fue inevitable pensar en una de zombies.

Y a la vez imaginé que seguramente cada uno de ellos piense que los zombies son los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *