TESOROS

Este fin de semana subí a Pamplona. Por primera vez desde la muerte de mi abuela, todas mis tías y mi madre se juntaban para cumplir un ritual triste pero ineludible: vaciar armarios, ordenar cajones, tirar papeles, repartir viejos objetos… El sábado por la mañana me acerqué a la casa. Encima de la gran mesa del comedor se acumulaban libros, jarrones, vajillas, marcos de fotos y otros recuerdos de toda una vida. Mi madre revisaba los papeles acumulados durante décadas, tirando a la basura antiguas facturas, libretas de ahorro canceladas, declaraciones de la renta acumuladas en carpetas… A mí me toco revisar juegos de mesa y juguetes variados. Inesperadamente, dentro de una gran caja, me encontré con los puzzles de Educa que nos enseñaron a mi hermano y a mí a contar números y leer la hora en el reloj, así como piezas de Tente, cochecitos de madera y juegos de construcción. Fue como encontrar un pedazo de mi infancia cuidadosamente protegido y conservado por mi abuela. Me los llevé a casa como si fueran un tesoro.

8 comentarios en “TESOROS”

  1. Y tanto que es un tesoro, Ros. Por eso, mce, los he guardado en mi cuarto. Y si es un Vidillla que va a criticar a Lego en favor del Tente, no te los presto, Joserra, :-D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *