TERAPIA MUSICAL

Anoche, la trama más telenovelesca de esta serie en la que vivo inmerso tuvo un gran avance narrativo: aquel en el que uno de los miembros de la expareja se entera de que el otro está rehaciendo su vida, ya sea porque está saliendo con otra persona, se ha instalado en su apartamento o tiene planes inminentes de boda. Lágrimas, remordimientos, sentimientos de culpabilidad y orgullo herido. Hubo de todo menos comportamiento maduro y racional.

Cuando uno sale con alguien, descubre que hay canciones que tienen significados ocultos, grandes verdades en las que antes no había reparado. Lo mismo pasa cuando se vive una ruptura. De repente ciertas canciones dejan de ser una agradable melodia de tópicos manidos para convertirse en puñaladas directas al corazón. Yo tuve estas tres etapas:

-La etapa James Blunt, hábilmente exorcizada en el momento más surrealista de una cita cero.
“Goodbye my lover
Goodbye my friend.
You have been the one.
You have been the one for me”.

-La etapa REM, en la que uno se refugia en el baño de la oficina para que no le vean llorar.
“Sometimes everything is wrong. Now it’s time to sing along
When your day is night alone, (hold on, hold on)
If you feel like letting go, (hold on)
When you think you’ve had too much of this life, well hang on

‘Cause everybody hurts. Take comfort in your friends
Everybody hurts. Don’t throw your hand. Oh, no. Don’t throw your hand
If you feel like you’re alone, no, no, no, you are not alone”

-La etapa Julieta Venegas, en la que uno se encuentra mejor pero sigue llorando aunque diga que no lo va a hacer.
“No voy a llorar y decir,
que no merezco esto porque,
es probable que lo merezco
pero no lo quiero, por eso…

Me voy, que lástima pero adiós
me despido de ti y
me voy, que lástima pero adiós
me despido de ti”

Por suerte, hay toda una serie de canciones de autoafirmación que, pasado el tiempo, vienen muy bien. Eso sí, ya no sé qué decirle a mi amiga para que deje la etapa de conmiseración y autohumillación y pase a cantar esta bonita melodia.

9 thoughts on “TERAPIA MUSICAL”

  1. Todos tenemos esas etapas, sí, unas mas dramáticas, otras menos, que de todo hay.
    Y la novela esta fue en directo? contigo como público? :-o
    o fuiste emisor y “canal”?
    Resurgirá Soraya?

  2. Menuda novela ya me contó tu inquilino! La verdad es que no doy crédito, pero esa novela tiene sólo un/a protagonista…la verdad es que me da pena.

  3. No me preguntes por qué, pero esa canción de Soraya me encanta. Es superior a mí, me puede, cada vez que la oigo empiezo a cantar como un loco … bueno, ahora no, que no son horas …

    Besicos!

  4. Lo de las fases es verdad. Hay que atravesarlas. El problema es cuando te quedas atrapado en la fase de llorar y llorar, sufrir y sufrir por sufrir.

    Algunas veces preferiría un poco más de comedia en mi vida y un poco menos de telenovela.

    Soraya es grande, lo de Eurovisión sólo servirá para aumentar su leyenda. :-D

  5. Sí conozco esa terapia también la he vivido, pero la utilicé para contrarrestar que alguien me estaba enamorando con sus canciones, para al final decirme que sólo era un juego, así que además de la musicoterapia, me busqué la de escribir, ambas fueron lo mejor que me ocurrió.
    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *