¿Qué se puede esperar de The Vaccines?

Parece que no son buenos tiempos para el rock. Comercialmente, el pop y la música electrónica parecen haberle desplazado de las emisoras y las listas de ventas. Los escándalos de las aspirantes a divas hace tiempo que desplazaron de las noticias y los cotilleos a las aventuras de las estrellas del rock, desde Amy hasta Miley, pasando por Lady Gaga y Britney. Y como la música, en general, ha perdido su poder como parte identificativa de movimientos sociales, el rock como elemento movilizador y aglutinador de masas parece haber desaparecido de la cultura popular. ¿Qué banda puede presumir hoy de estar a la altura de unos Rolling Stones, Led Zeppelin, Deep Purple, U2, Metallica, Guns’n’Roses o Nirvana? ¿Muse? ¿Linkin Park? ¿Green Day?

Quizás al rock le perdieron su grandilocuencia y el mirar por encima del hombro al resto de estilos musicales. Afortunadamente, también sabemos que el rock no morirá y como ejemplo de ello, basta con ver un concierto como el que dieron The Vaccines en la Riviera el pasado viernes. El cuarteto inglés, autor de tres buenos discos y un bonito EP, demostraron sobre el escenario que son dignos herederos del rock más clásico de las islas, con momentos que recuerdan a las bandas que tocaban en garajes y sotanos (la contundente Radio Bikini) y otros más sofisticados, cercanos a los sonidos de los años 70 (la maravillosa Dream Lover y muchos de los temas de su tercer disco, English Graffiti). Desde el arranque del concierto con Handsome y Teenage Icon, pudimos ver a una banda que transmite buen rollo sobre el escenario, encabezados por un muy entonado Justin Hayward-Young que consiguió ganarse al público sin necesidad de grandes aspavientos de estrella. Con un sonido sorprendentemente limpio, The Vaccines fueron desgranando su repertorio, formando básicamente por temas de corta duración y largo disfrute. Detalles como el de invitar a un fan a tocar con ellos Post Break-Up Sex como regalo por su 18 cumpleaños no hacen más que convencerme de que The Vaccines son una banda que sabe molar sin darse demasiada importancia por ello. Gracias a ellos, uno todavía puede seguir confiando en que al rock puro le quedan muchos años de buena vida por delante.

¿Son guapos The Vaccines?

Pues es cuestión de gustos, pero yo diría que tienen su encanto. Ellos, un tanto irónicamente, lo cantan en el sencillo que han presentado esta semana: “Thank God I’m Handsome”. Handsome sirve como adelanto de su tercer trabajo y mantiene ese estilo breve y contundente de hacer power pop que tan bien les sale. Casi sin que nos hayamos dado cuenta, The Vaccines se han ido convirtiendo en uno de los grupos británicos más interesantes de esta década. Handsome se suma a su lista de sencillos brillantes acompañados en muchas ocasiones por videoclips igualmente brillantes. En este caso, han contado con la factoría Canadá para regalarnos dos minutos y medio de Pop guitarrero con Kung Fu y alienígenas. ¿Se puede pedir más?

Handsome es la presentación de English Graffiti, disco que se editará en los próximos meses y en los que The Vaccines han tenido como productores a David Fridmann (Flaming Lips, Tame Impala, MGMT) y Cole MGN (Ariel Pink, Beck, Nite Jewel).

¿Quién es Frankie Avalon?

En su canción Teenage Icon, The Vaccines cantan que no son un icono adolescente y que no son Frankie Avalon. Pero, ¿quién es Frankie Avalon? Es este chico que en blanco y negro pide a la diosa Venus que le mande una chica a la que amar y que le ame.

Venus fue el mayor éxito en la carrera de Francis Thomas Avallone, rebautizado para el estrellato como Frankie Avalon. En 1959 esta sencilla canción pop fue número uno durante cinco semanas, convirtiendo a su intérprete en la estrella adolescente más importante del momento. Y eso que la competencia en aquel momento era complicada: los corazones y los oídos de las jovencitas estadounidenses de finales de los cincuenta estaban divididos entre Paul Anka, Neil Sedaka, Ricky Nelson, Fabian o el propio Avalon. Sus productores se las prometían muy felices mientras contaban los fajos de billetes generados por sus estrellas… pero no sabían que la llamada “invasión británica” encabezada por los Beatles iba a poner fin al reinado comercial de estos cantantes de imagen impoluta y canciones inofensivas. O al menos así fue durante una temporada, porque todos sabemos que la industria ha seguido creando ídolos prefabricados para consumo adolescente durante décadas, ya sea en forma de boyband o de Justin Bieber.

Frankie Avalon, al ver que sus canciones ya no conseguían el éxito de antaño, se refugió en el mundo del cine, rodando durante los años sesenta una serie de películas playeras, comedias ligeras con música pop, surferos y chicas en bikini en las que Avalon tenía como compañera de reparto a Annette Funicello, quien a su vez había comenzado su carrera como una de las primeras presentadoras infantiles de The Mickey Mouse Club (sí, como Britney, Christina, Justin, Ryan…). Ambos se convirtieron en un icono pop de la época, por lo que no es de extrañar que, años después, Avalon apareciera en Grease, esa película que homenajea la década de los 50 y que todos hemos vistos dos o tres o más veces, para interpretar el papel de Teen Angel y cantar Beauty School Dropout. No sé si dentro de cincuenta años alguien hablará de The Vaccines, pero seguro que la dulce melodía de Venus seguirá sonando en alguna radio.

Lista UK: Duelo indie en la cumbre

La semana pasada salían a la venta los segundos trabajos de dos grupos que han hecho las delicias de los indies de medio mundo: Two Door Cinema Club y The Vaccines. ¿Y quién se ha llevado el gato al agua? Estos últimos, con Come of Age. Beacon se queda en el dos, como las puertas de ese club de cine.

El público indie también puede celebrar las entradas de Cat Power en el 33 con Sun y de Animal Collective en el 55 con Centipede Hz; así como la subida de treinta y cinco posiciones del primer trabajo de The XX, cuyo segundo disco se publica esta semana. Otras novedades son la entrada en el quinto puesto del último trabajo de Ronan Keating, el debut en la octava plaza del disco más reciente de Mark Knopfler, un décimo puesto para Scouting for girls y The Light Between Us y la aparición en el 14 de North, el cuarto trabajo en la carrera de un grupo por el que siempre he sentido debilidad, Matchbox 20.

Mientras tanto, la lista de sencillos renueva su podio: en el tercer puesto entra Pink con Blow Me (One Last Kiss); en el segundo aparecen The Script con Hall of fame, tema en el que han contado con la colaboración de will.i.am; y el número uno es para Ne-Yo y Let Me Love You (Until you learn to love), canción en cuya composición ha participado Sia, quien parece haberle cogido gusto a la música más comercial después de sus trabajos con David Guetta y Flo.Rida.