Canciones para un anuncio de ropa: All day and all of the night

Consideraciones estéticas sobre su ropa aparte, hay que reconocer que H&M sabe cómo hacer una buena campaña de publicidad. Después de Lana del Rey y Vanessa Paradis, los suecos han contratado este otoño a la modelo Gisele Bundchen, quien además de posar por las calles de Londres se ha atrevido a grabar una versión de un clásico del rock británico de los 60: All day and all of the night, de The Kinks. Ya sabemos que, en nuestros días, cualquiera puede cantar con la ayuda del Autotune.

All day and all of the night fue el sencillo que publicaron The Kinks después del éxito de You really got me a finales de 1964 y es evidente que sigue su estela. La base de la canción son, una vez más, unos acordes de guitarra potentes y distorsionados que acompañan a la voz de un Ray Davies mucho más descarado y salvaje que los Beatles o los Rolling Stones de la época. All day and all of the night igualó prácticamente el éxito de su predecesor y ambos temas se han convertido en dos de las canciones más emblemáticas del grupo, versionadas en múltiples ocasiones y utilizadas en centenares de anuncios, series y películas. Ambas ocupan también un destacado lugar en la historia del rock, ya que son muchos las que las consideran piezas determinantes para el nacimiento de subgéneros como el heavy metal y el punk. ¿Con qué nos sorprenderán los creativos suecos en su próxima campaña publicitaria?

Canciones para una ceremonia de clausura: Waterloo Sunset

Uno de los aciertos de la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos de Londres fue invitar a Ray Davies para que cantara Waterloo Sunset. Puede que entre tanto ruido, fuego de artificio y estrellas cantando sus grandes éxitos, este pequeño gran himno pop londinense pasara algo desapercibido, pero fue una de las pocas canciones cuya temática tenía cierto sentido dentro de lo que se suponía que era la temática de la gala.

The Kinks fue uno de los principales grupos británicos de los sesenta. Quizás ahora se les recuerde más por temas guitarreros y potentes como You really got me o All Day and All of the night, pero son muchos los que consideran que Waterloo Sunset es su mejor canción. Publicada en mayo de 1967, la letra es la narración melancólica de un solitario que observa la estación de Waterloo desde su casa. De entre las miles de personas y taxis que pasan por la zona, él se fija en como cada tarde del viernes una pareja de novios se cita en el lugar y atraviesan el Támesis mientras cae el sol sobre la ciudad. Como los nombres de esta pareja son Terrie y Julie, corrió el rumor en la época de que la canción se refería a los actores Terence Stamp y Julie Christie, quienes mantenían una relación por aquel entonces. Sin embargo, Ray Davies desmentiría esta historia décadas después, diciendo que la canción estaba inspirada en su hermana y su novio, «yendo a un nuevo mundo, emigrando a otro país». Además de ser alabada por la crítica, Waterloo Sunset fue un éxito comercial en las islas, alcanzando el segundo puesto en la lista de sencillos (la balada Silence is Golden, de The Tremeloes, les impidió llegar a lo más alto). También ha sido versionada por artistas como Def Leppard, David Bowie o Peter Gabriel, quienes han puesto así su granito de arena para aumentar la fama de este pequeño himno pop.

ACTO DE DESAGRAVIO 2

Los ataques a los clásicos de la música se siguen produciendo. Ahora, un ingenioso publicista de una conocida marca de refrescos pretende que nos creamos que lo de «lalalala, Lola, lalalala, Lola» se les ha ocurrido a ellos. Preparaos para que lleguen los politonos, sonitonos y videos de Youtube inspirados en la ocurrencia. Mientras tanto, recuperemos a los Kinks y a su auténtica y genuina Lola, que caminaba como una mujer y hablaba como un hombre. Porque… «Girls will be boys and boys will be girls. Its a mixed up muddled up shook up world except for Lola».