Lista UK: Número uno para Lady Gaga

Los pequeños monstruos pueden estar tranquilos. ArtPop ha sido número uno en la lista británica de discos más vendidos, convirtiéndose así en el tercer disco de Lady Gaga en conseguir la posición de honor. Eminem baja a la segunda posición con The Marshall Mathers LP 2 mientras que Celine Dion logra colocarse en el 3 con Loved me back to life, su mejor puesto en más de una década. Little Mix debutan en el 4 con Salute y The Killers se estrenan en el 6 con su recopilatorio Direct Hits en el que se encuentran un par de temas nuevos como este Shot at the night, producido por Anthony Gonzalez, líder de M83.

Otras novedades que nos encontramos en la lista británica: Cliff Richard, con The Fabulous Rock ‘N’ Roll Songbook -el disco número 100 de su carrera- en el 7; el tenor Alfie Boe, en el 8 con Trust; Keane, en el 10 con su recopilatorio de grandes éxitos; The Beatles, en el 12 con el segundo volumen de sus grabaciones en la BBC, Live at the BBC; el irlandés Daniel O’Donnell, en el 16 con A Picture Of You; Russel Watson, otro tenor, en el 17 con Only One Man; Erasure, con su disco de temática navideña, Snow Globe, en el 49; y Roger Taylor, el batería de Queen, con su quinto disco en solitario, Fun on Earth, en el 69.

En la lista de sencillos, el número uno es para un DJ holandés de 17 años, Martin Garrix, que ha conseguido entrar directamente a lo más alto de la lista con Animals.

Lily Allen se coloca en el 2 con la versión que ha hecho del tema de Keane, Somewhere only we know, para la campaña navideña de unos grandes almacenes, mientras que Lady Gaga aparece en el 9 con Do what U want y Robbie Williams en el 10 con Be Gentle. Peor le van las cosas a Mariah Carey: The art of letting go sólo consigue debutar en el 90.

UK vs USA: Lo más vendido del año

Seguimos repasando lo que ha dado de sí 2012 echando un vistazo a lo más vendido en Reino Unido y Estados Unidos durante los últimos doce meses. Hay nombres que se repiten a ambos lados del Atlántico, pero también curiosas diferencias. La más notable es que el disco más vendido en UK, Our Version of Events, de Emeli Sandé, con ventas superiores al millón de copias, no ha existido para los estadounidenses. En Estados Unidos, según los datos del Billboard, el disco más exitoso del año ha sido, una vez más, 21 de Adele. En su país natal, 21 ha conseguido ser el segundo disco más vendido del 2012: desde que se editó en enero de 2011 sus ventas en todo el mundo superan las venticinco millones de copias. Y eso habiendo publicado sólo tres sencillos y pasando de hacer videoclips para sus temas. Skyfall, por cierto, ha terminado vendiendo más de medio millón de copias en Reino Unido.

El top5 de discos más vendidos en el mercado británico se completa con la ópera prima de Ed Sheeram, +; Born to Die, de Lana del Rey (que en la lista anual del Billboard, en cambio, sólo consigue colocarse en el puesto 70. En todo el mundo, han sido más de tres millones las copias que ha vendido) y Take me home, de One Direction. En Estados Unidos, nos encontramos con el disco navideño de Michael Bublé en el segundo puesto, seguido de Take Care, de Drake; Red, de Taylor Swift; y Up all night, de One Direction. Destacables son las posiciones conseguidas por grupos como Mumford & Sons (Babel es el sexto disco más vendido en UK, séptimo en USA), Coldplay (Mylo Xyloto se coloca en el 9 en UK y en el 17 en USA) o The Black Keys (El Camino termina 2012 en el puesto 38 en UK y en el décimo en USA). Yo pronostico que Lonely Boy acabará sustituyendo al Seven Nation Army de The White Stripes en estadios y cierres de discotecas.

En cambio, no creo que estén muy contentos con sus resultados anuales artistas como The Killers (Battle Born se coloca en el puesto 27 en UK y en el 140 en USA), Muse (The Second Law está en el 32 en UK y en el 154 en USA) o Madonna (MDNA no está entre los cuarenta discos más vendidos en UK este 2012, mientras que en USA ha conseguido colocarse en el 44).

En lo referente a sencillos, la coincidencia es total en el mercado británico y estadounidense: Las tres canciones del año han sido We Are Young, de Fun. ft Janelle Monae; Call me maybe, de Carly Rae Jepsen; y Somebody that I Used to Know, de Gotye ft Kimbra en lo más alto de ambas listas.

Considerando los millones de copias vendidas en todo el mundo de esta canción y el hecho de que su disco Making Mirrors también se ha vendido bastante bien (termina el año en el puesto 27 del Billboard y unas ventas mundiales que se acercan a los dos millones), Gotye ha ganado suficiente dinero como para no tener que preocuparse por ser una “One Hit Wonder”. Por su parte, Fun. ha colocado Some Nights en el puesto 14 de los sencillos del 2012 para el Billboard, mientras que su disco ha terminado también el año en una buena posición (23 en UK y 20 en USA). Peor lo tiene Carly Rae Jepsen, cuyo disco no aparece por ninguna parte, y sólo puede presumir de haber tenido otro pequeño éxito gracias a su dueto con Owl City, Good Time (puesto 38 en USA).

En UK, el top 5 se completa con Titanium, de David Guetta ft Sia (puesto 24 en USA), e Impossible, de James Arthur. En USA, el cuarto y el quinto puesto son para Payphone, de Maroon 5 (puesto 9 en UK), y Lights, de Ellie Goulding, un éxito tan tardío como sorprendente. ¿Y Gangnam Style? Pues termina el año como sexto sencillo más vendido en UK y en el 47 para Billboard.

Navidades Pop

Se acerca la Navidad y la industria discográfica se prepara para celebrar la época en la que se venden el mayor número de discos de todo el año: aun no está extendido regalar un disco pirata o un vale por varias descargas de Internet. Lanzamientos de grandes estrellas, recopilatorios para todos los gustos, discos en directo, reediciones de superventas y discos de grandes éxitos comparte espacio con un producto exclusivo de estas fechas: los discos de canciones navideñas grabados por todos tipo de artistas, desde She & Him hasta Elvis Presley, pasando por Barbra Straisand, Celine Dion, The Jacksons 5, Garth Brooks, Boney M, Michael Bublé, Josh Groban o Rosa. No hay artista importante que no haya hecho su aportación navideña, especialmente en el mercado anglosajón. Además, no hay como conseguir que una canción tuya se convierta en un clásico de estas fechas para asegurarte unos ingresos fijos cada año, como bien saben Wham! (Last Christmas), Frankie Goes to Hollywood (The Power of Love) o Mariah Carey (All I want for Christmas is you).

Quienes nunca faltan a su cita anual son The Killers. Mañana, 4 de diciembre, sale a la venta I feel it in my bones, el séptimo sencillo navideño de la banda de Brandon Flowers cuyos beneficios serán destinados, como en ocasiones anteriores, a la lucha contra el SIDA. El sonido del tema va en la línea del rock ochentero de Battle Born.

I feel it in my borns
La portada se puede calificar de “horrenda”

Mucho más interesante y pop es Merry Xmas (Says Your Text Message), la propuesta navideña que han grabado Dragonette. Bajo esa apariencia de tema festivo inofensivo, con sonido de panderetas y cascabeles incluido, los canadienses mantienen su habitual sello provocador y transgresor: ¿Quién si no podría cantar algo como Merry Xmas says your text message, but you’re late by a day or two, so mine says thanks a lot and fuck you?

A Very Special Chistmas es el nombre de una serie de discos navideños que llevan publicándose con cierta regularidad desde 1987. Este año se edita el octavo volumen en el que participan artistas como Jason Mraz, Christina Aguilera o Train, pero en anteriores entregas hemos podido escuchar las propuestas navideñas de grupos y cantantes como U2, Sting, Madonna, Eurythmics, Pretenders, No Doubt o los mismísimos Smashing Pumpkins con este Christmastime.

Programas especiales de Raphael aparte, el pop español no ha cultivado demasiado este género. La aportación nacional para este año viene de la mano de Elefant, quienes han publicado A Christmas Gift For You, un disco navideño en el que participan algunos de los principales artistas de la casa como Single, BMX Bandits, The School, La Casa Azul o Guille Milkyway and the Jelly Jam Sound Orchestra.

¡Felices Navidades Pop!

Lista Promusicae: The Killers debutan en el tercer puesto

El número uno de la lista de discos más vendidos de España sigue en poder de Miguel Bosé y su Papitwo (y puede seguir así hasta Navidades). En el segundo puesto nos encontramos con que la entrada más fuerte de la semana ha sido para Michael Jackson gracias la reedición de Bad por su vigésimoquinto aniversario, una buena excusa para recuperar las canciones de ese brillante trabajo del Rey del Pop. The Killers se han tenido que conformar con la tercera plaza de la lista. Otras novedades en la lista son las de Pink, en el puesto 9; Carly Rae Japsen, en el 20; Falete en el 22; Band of Horses, en el 24; The New Reamon en el 52 con Tinieblas, por fin o Nelly Furtado en el 58. Destaca también la fuerte subida de La Oreja de Van Gogh con Cometas en el Cielo desde el 47 al 9. Yo siempre he defendido a los donostiarras como uno de los grupos que mejor pop hacen en este país, y canciones como Día Cero me reafirman en mi opinión.

En la lista de canciones, Juan Magan sigue ocupando el número uno, mientras que Alejandro Sanz entra al tercer puesto con Se Vende. En el 12 entra un grupo de rap alemán, Kopfsport con Carpe Diem, mientras que Christina Aguilera consigue colocar Your Body en el 22 y Swedish House Mafia debutan en el 27 con Don’t You Worry Child. La canción que más gana en ventas respecto a la semana pasada es el Gangnam Style, de Psy, preparándose para conquistar el mundo (en el Billboard ya está en el once). Y como curiosidad tenemos la entrada de Bryan Adams en el 43 con Heaven. Seguro que que la cantaran en “La Voz” no ha tenido nada que ver…

Lista UK: Éxito para The Killers; fracaso para Nelly Furtado

The Killers han conseguido su cuarto número uno en Reino Unido gracias a las excelente ventas de Battle Born. Tanto Hot Fuzz como Sam’s Town y Day & Age también se colocaron en lo más alto de la lista británica. Brandon Flowers y sus chicos han conseguido vender cerca de 94.000 copias en siete días, lo que les acerca a las cifras conseguidas por los discos de Emeli Sande y Lana del Rey en su primera semana de lanzamiento. Las otras novedades en el Top 10 son la de Pink en el número dos, la reedición de Bad, de Michael Jackson, en el sexto puesto, y el debut de Carly Rae Jepsen en el nueve con Kiss. También nos encontramos con Grizzly Bear en el 17, Band of Horses en el 20, Richie Sambora en el 35, Ben Folds Five en el 40, Skunk Anansie en el 42 y Marillion en el 43. Hay que bajar hasta el puesto 46 para encontrarnos con el trabajo más reciente de Nelly Furtado. Se esperaba que The Spirit Indestructible fuera un fracaso, pero no sé si de este calibre. Al fin y al cabo, estamos hablando de una artista que consiguió vender diez millones de copias de su anterior disco en inglés. ¿Se arrepentirá toda la vida de haber publicado ese absurdo disco en español? ¿O este era su plan? ¿O es que el pop actual es tan simplón que un tema con una producción un poco más compleja como el que da título al álbum termina siendo rechazado por las masas?

En la lista de sencillos, Hall of Fame, de The Script ft will.i.am sigue en el número uno. ¿Qué hacen juntos un grupo irlandés y uno de los miembros de Blak Eyes Peas? Ambos son jurados de la edición inglesa de “La Voz” (los otros dos son Jessie J y Tom Jones), así que parece que el objetivo es repetir la jugada maestra que se marcaron Maroon5 y Christina Aguilera con Moves Like Jagger. Sin embargo, a lo largo de la semana se rumoreaba que el número uno podía ser para una canción que empezó como vídeo viral y ha pasado de curiosidad a superventas: Gangnam Style ya está en el tercer puesto de la lista y podría convertirse en la primera canción K-Pop en llegar al número 1. Entre ambos temas se ha colocado el nuevo sencillo de Example, adelanto de su próximo disco: Say Nothing, una canción que suena algo más madura y tranquila respecto a Kickstarts o Changed the way you kiss me, volviendo a demostrar la facilidad que tiene el cantante y (cada vez menos) rappero para hacer pop electrónico que conecte con las masas.

Aquí somos fans de Example, así que volveremos a hablar en las próximas semanas de su cuarto disco, The Evolution of Man, que se publicará el próximo 18 de noviembre.

The Killers, rock para adultos

Con Human, el sencillo que sirvió de carta de presentación de Day and Age, The Killers no sólo desconcertaron a sus seguidores sino que también lograron uno de los mayores éxitos de su carrera, consiguiendo que el gran público, al menos en España, les descubriera. Cuando uno empieza a escuchar Battle Born, su trabajo más reciente, se encuentra con el arranque electrónico de Flesh & Bone y por un momento piensa que Brandon Flowers y sus chicos van a continuar por ese camino y que el clasicismo de Runaways era una pista falsa. Por cierto, atentos al final del vídeo, en el que los tres músicos de la banda son desintegrados y sólo permanece Brandon Flowers con su chupa de cuero. Ni Adam Levine ni Chris Martin se han atrevido aun a hacerles ese feo a sus -poco estelares y/o agraciados- compañeros de banda.

Pero no, Battle Born no tarda ni un minuto y medio en mostrar su verdadera cara: éste es el disco ideal para escuchar atravesando las carreteras infinitas de Estados Unidos. ¿En un estilo sencillo y desnudo, con un sonido cercano a las raíces de la música americana, a lo Bruce Springsteen en Nebraska? No, basta con ver la portada del disco para darse cuenta de que este es un disco heredero del espíritu del AOR (Adult Oriented Rock) de los ochenta, desde Journey a Boston, pasando por REO Speedwagon.

Caballo contra coche, el duelo definitivo
Caballo contra coche, el duelo definitivo

Eso es lo que encontramos en este disco, baladones con versos del tipo “I don’t want your picture on my cell phone, I want you here with me” que encantarán a los fans de Foreigner, como Here with me o Be Still, así como temas guitarreros casi épicos como A matter of time o Miss Atomic Bomb, la única aportación al disco del productor Stuart Price, o canciones que pueden recordarnos al country rock como From Here On Out. Este giro musical tampoco debería sorprendernos tanto si tenemos en cuenta que la mayor parte del disco está producido por Steve Lillywhite y Brendan O’Brien, quienes últimamente han trabajado con The Fray, Matchbox20 o U2. Además, teniendo en cuenta que Brandon Flowers es el principal compositor del grupo es más fácil relacionar Battle Born con Flamingo, su disco en solitario de 2010, que con Day & Age.

Battle Born es un disco que gana con las escuchas, pero le falta algún tema que resulte tan redondo y rotundo como los grandes éxitos de la banda. Quizas Deadelines & Commitments o el tema que cierra la edición especial del disco, Prize Fighter se les acerquen, pero no terminan de llegar al nivel de un Somebody told me o un Read my mind. La pregunta es: ¿será este el disco que reconcilie a The Killers con los fans que les piden que repitan Hot Fuss una y otra vez? La respuesta es que, evidentemente, no. Quizás sean quienes consideran que Sam’s Town es, en realidad, su mejor disco, los que sepan disfrutarlo.

THE VICTIMS

Detrás de mí, un grupo de chicas y chicos llevaba camisetas negras en las que ponía, en el mismo tipo de letra que usa The Killers, “Victims”. Yo aventuré que podría ser el nombre oficial del club de fans del grupo. El caso es que nos hizo gracia. Antes, los dioses de la música habían premiado nuestra entrega y el haber llegado al Palacio casi más de dos horas antes del inicio del concierto. La puerta de atrás, donde estaban los autobuses del grupo y donde Diego, el primero en llegar, vio a Brandon entrar en el recinto, flaquísimo y con un jersey rosa, fue la primera en abrirse, así que pudimos entrar con calma y colocarnos cerca del escenario mientras que los demás aun esperaban en el exterior. Pasamos el rato viendo las flores, debatiendo si las palmeras eran artificiales o no, contando los micrófonos que había y cantando el “Bohemian Rhapsody” que nos pusieron para pasar el rato.

Los teloneros eran Louis XIV, de quienes no había oido hablar hasta hace dos días. A diferencia del grupo de tercera que teloneó a Oasis, estos sonaron potentes y conectaron con el público. A mí me sonaron a grupo de rock de finales de los setenta, aunque mi impresión puede venir causada por el hecho de que el guitarrista vistiera como un componente de Fleetwood Mac y cantara con un falsete a medio camino entre los BeeGees y Supertramp.

Media hora después y con unos minutos de retraso, comenzó la cuenta atrás y The Killers salieron al escenario. Brandon Flowers llevaba su cazadora de plumas favorita. El chico es demasiado mono y simpático para ser un dios del rock, pero se le perdona todo. Comenzaron por todo lo alto con “Human”, con unos juegos de luces realmente espectaculares. Siguieron cantando las peores y mejores canciones de su último disco, y tampoco faltó ninguno de sus temas más representativos. La masa coreó casi todos los temas, completamente entregada. A ratos les dio por la épica (“All the thing I’ve done” o “Sam’s Town”) y a veces por el pop más desenfadado (“Joy Ride” o “This is your life”), pero si alguien pensaba que el rock de estadio había muerto, ayer pudo comprobar que estaba equivocado. Hubo momentos en que Brandon me recordó a Bono, y otros en los que el grupo me hizo pensar en los mejores momentos de Simple Minds (quizás por todos los uo-o-ohs que suenan en sus canciones… y si no suenan, el público los corea igual, como pasó con “Smile like you mean it”). A la entrada, yo bromeé diciendo que habría bailarines y fuegos artificiales… y al final, cuando saltaron llamas de fuego y se encendieron decenas de bengalas como si fueran los ochenta, resultó que sólo me equivoqué con lo de los bailarines. Pero todo se andará… Yo estaré ahí para verlo.