EL AIRE QUE RESPIRO

Si pudiera pedir un deseo, creo que pasaría. No puedo pensar en nada que necesite. Ni cigarrillos, ni dormir, ni luz, ni sonido, nada para comer, ni libros para leer. Hacer el amor contigo me ha llenado de paz, me ha dejado cálido y cansado. ¿Qué más podría pedir? No queda nada más por desear. La paz me ha llegado y me deja débil, así que duerme, silencioso ángel, duerme. Sólo necesito el aire que respiro y amarte.

Quitando a los Beatles, no termino de decidir qué grupo de los sesenta prefiero. A veces me quedo con los Kinks, otras veces con Mamas and Papas y algunas con Creedence Clear Water Revival, el grupo que escucha Dios, según dice Lily Allen. Pero hoy, que tengo el día ñoño después de una semana sin acompañante habitual, me quedo con los Hollies.

Por cierto, el parecido entre esta canción y el «Creep» de Radiohead es bastante evidente. Qué vergúenza, Thom. ¿Pensabas que nadie se iba a dar cuenta? (Aunque dicen en Wikipedia que los compositores del tema original son mencionados en los créditos del «Pablo Honey», ¿será verdad?)