Videoclips con pareja de baile

Hace pocos días Ed Sheeran estrenaba el videoclip de Thinking Out Loud, tercer sencillo de X, el que seguramente será uno de los discos más vendidos de este 2014. El cantante pelirrojo sigue con su propósito de alejarse de la imagen de cantautor tristón de The A Team y después de aliarse con Pharrell Williams ha decidido protagonizar un videoclip que consiste básicamente en una coreografía en pareja que haría las delicias de Marbelys en Fama. Definida por el propio Sheeran como una canción para caminar hasta el altar, su compañera en el videoclip es Brittany Cherry, participante de la décima edición del programa estadounidense So You Think You Can Dance.

Ed Sheeran no es el primero en grabar un videoclip de este tipo. En 2012 Pink protagonizó su propia coreografía en pareja con el bailarín de Broadway Colt Prattes para Try. Inspirándose en el Tango Apache, un intenso género de baile nacido en los bajos fondos de París a principios del siglo XX y que representa el enfrentamiento violento entre dos amantes (o una prostituta y su chulo), el videoclip se ha terminado convirtiendo en uno de los más representativos de la cantante, que repitió la coreografía en diversas actuaciones en directo y a lo largo de su gira, y seguramente fue una gran ayuda para que Try se colocara en el número uno de la lista de canciones más vendidas en nuestro país.

Es cierto que toda estrella pop que se precie suele protagonizar coreografías más o menos vistosas en sus videoclips. Sin embargo, no son muchas las que se animan a firmar bailes de este tipo, seguramente por no tener que compartir protagonismo con otro bailarín y asegurarse los primeros planos. Alanis Morissette se animó a grabar en 1999 un videoclip de este tipo con su novio de entonces, el actor Dash Mihok (visto en películas como el Romeo y Julieta de Baz Luhrmann o La Delgada Línea Roja y series de televisión como Ray Donovan), para So Pure. En menos de tres minutos los dos bailan diferentes estilos a través del tiempo: salsa, swing, claqué, contemporáneo… A pesar de que uno de sus versos daba nombre al disco, Supposed Former Infatuation Junkie, y de que es uno de los temas más redondos del mismo gracias a su sencillez y su melodía pop, So Pure pasó más que desapercibido de una forma injusta. Tanto el tema como su videoclip son más que reivindicables.

Bailar es algo serio y Kate Bush lo demostró con el videoclip para Running Up That Hill, tema de 1985 y uno de los mayores éxitos comerciales de su carrera. En compañía del bailarín francés Michael Hervieu, Bush quiso hacer un video donde el baile no fuera la típica coreografía pop sino que conservara la elegancia, la seriedad y la expresividad de la danza clásica. Aunque en realidad, es más bien una bonita muestra de baile contemporáneo que complementa perfectamente a la canción.

De todas formas, no puedo terminar un artículo así sin mencionar a Sophie Ellis-Bextor, que nos recordó los peligros de los bailes de salón en el himno de su carrera, Murder on the Dancefloor.

Lista UK: Buenas noticias para Sophie Ellis-Bextor y Clean Bandit

Ellie Goulding vuelve a lo más alto de la lista británica con Halcyon, desplazando a High Hopes, de Bruce Springsteen, a la segunda posición. Beyoncé aguanta en la tercera posición y en la cuarta plaza nos encontramos con la entrada más fuerte de la semana: Wanderlust, de Sophie Ellis-Bextor. El disco con el que la cantante abandona el pop bailable y recupera los sonidos intimistas y oscuros de Theaudience, su primera banda, se ha convertido en su mejor debut comercial en el Reino Unido desde su brillante ópera prima, Read my lips. Parece que haber participado en la versión inglesa de Mira quien baila le ha venido bien. Nos alegramos por ella.

El resto de novedades de la semana se completan con el disco homónimo de Warpaint en el 9; lo último de Mogwai, Rave Tapes, en el 10; el recopilatorio de grandes éxitos de Mike & The Mechanics en el 18; Songs from the movie, de la cantante country Mary Chapin Carpenter, en el 95; y Brothers and sisters of the eternal sun, de Damien Jurado, en el 100.

En la lista de sencillos, el cuarteto Clean Bandit -de quien nos gustaron mucho sus anteriores sencillos, Mozart’s House y Dust Clears– consiguen su primer número uno con Rather Be, tema del que han vendido 163.000 copias en su primera semana a la venta. Su combinación de arreglos de cuerda y pop electrónico empieza a calar entre el gran público.

Happy, de Pharrell Williams, y Wild Heart, de la boyband Vamps, completan el Top3.

Lista UK: Números uno para Ellie Goulding y Pharrell Williams

Acabada la Navidad y antes de que empiecen a llegar los primeros lanzamientos discográficos importantes del año, el mercado se sumerge en una especie de letargo. La semana pasada, más de un año después de su publicación, Halcyon, de Ellie Goulding, se colocaba en lo más alto de la lista de discos más vendidos en el Reino Unido, puesto que conserva durante esta semana.

Con muy pocas copias de diferencia respecto al número uno, Beyoncé se coloca en la segunda plaza con su disco homónimo. Completan el top 5 Since I saw you last, de Gary Barlow; Tribute, de John Newman; y Bad Blood, de Bastille. Sólo hay dos novedades en la lista: My own lane, del rapero estadounidense Kid Ink, en el 34, y Wig Out At Jagbags, de Stephen Malkmus & The Jicks, el sexto disco de este grupo liderado por el que fuera cantante de Pavement.

En la lista de sencillos, Pitbull y Ke$ha pierden el número uno que alcanzaron la pasada semana con Timber en favor de Pharrell Williams y su Happy, la canción que incluyó en la banda sonora de Gru – Mi villano favorito 2 y que viene acompañada de un videoclip de 24 horas de duración. Aquí colgamos la versión reducida, pero podéis ver la versión completa en esta web.

Entre los demás puestos de la lista, podemos destacar la aparición de hasta cuatro temas de la banda sonora de Frozen y el debut del nuevo sencillo de Sophie Ellis-Bextor, Young Blood, una balada que poco tiene que ver con sus temas más bailables, en el 80.