MÚSICA DOMINGUERA

Se nos acaba la década, pero no las canciones. Sheryl Crow fue una de las reinas de los noventa, pero los ceros no le han sentado demasiado bien. En lo personal, tuvo que superar un cáncer de mama y aguantar a Lance Armstrong, ese señor que sabe ganar pero no perder. En lo profesional, sus dos últimos discos han pasado bastante desapercibidos. Sin embargo, en 2002, publicó “C’mon C’mon”, uno de sus mejores trabajos. “Soak up the sun” fue un gran éxito, pero hoy recupero el segundo sencillo del disco, “Steve McQueen”.

Con esta canción, ganó un Grammy en la categoría de “Best Female Rock Vocal Performance”, el cuarto de su carrera. Por cierto, cuando grabó este videoclip, Crow tenía ya cuarenta años… Ella es de las que no envejece, por lo que se ve.

ALL I WANNA DO

“All I wanna do is have a little fun before I die”, says the man next to me out of nowhere. Apropos of nothing, he says his name is William but I´m sure he´s Bill or Billy, Mac or Buddy. He´s plain ugly to me. And I wonder if he´s ever had a day of fun in his life.

Sheryl Crow, All I wanna do

Éste es uno de mis arranques de canción favoritos. Me imagino el bar cochambroso de carretera, los cercos de los vasos sobre la barra sucia, Sheryl con la guitarra a la espalda y las botas sucias de polvo del desierto y a su lado, el avejentado William, aunque estoy seguro de que era Bill o Billy, Mac o Buddy.

Aunque si tuviera que quedarme con unos primeros versos, me quedaría con estos, que son toda una lección de Literatura.

“Siempre que se hace una historia
se habla de un viejo, de un niño o de sí”.

Silvio Rodríguez, Canción del Elegido

En mi época universitaria, mi grupo de cabecera eran Oasis. Entre todas sus canciones, me quedo con estos versos:

“Some might say they don’t believe in heaven
Go and tell it to the man who lives in hell”

Oasis, Some might say

Y el grupo de cabecera de mi hermano eran U2. Y entre todas sus canciones, me quedo con estos versos:

“In my dream I was drowning my sorrows
But my sorrows, they learned to swim”

Sí, eran los noventa y todos sufríamos mucho. Como todo no va a ser rememorar antiguos ataques de angustia adolescente, termino este artículo con una estrofa que siempre me hace reir. Una chica de clase alta, un pobre diablo, una cita en un supermercado y la gente común.

“I took her to a supermarket,
I don’t know why but I had to start it somewhere,
so it started there.
I said pretend you’ve got no money,
she just laughed and said,
“Oh you’re so funny.”
I said “yeah?
Well I can’t see anyone else smiling in here”.

Pulp, Common People

Y ésta está siendo mi mañana, limpiando, navegando y escuchando música. Sí, a veces presto atención a las letras, pero sólo valen la pena en muy pocas ocasiones.