FUNKY TOWN (SOMEBODY ELSE’S GUY)

Generalmente, espero la Gala 7 con especial ilusión, ya que suele ser una de las mejores del programa: los concursantes malos ya se han ido mientras permanecen todos los que prometen, que ya han perdido el miedo al escenario y comienzan a hacer buenas actuaciones. Seguramente se debe a que en la séptima gala de la primera edición, aparte de ser la despedida de nuestro Juan Camus, coincidieron actuaciones memorables como el «Nothing Compares 2u» de Verónica, el «Entre mis recuerdos» de Nuria Fergó, el maravilloso «Something» de Rosa y el «Somebody Else’s Guy», de Chenoa y Gisela. De hecho, la carrera de Gisela se sustenta en la esperanza de que algún día vuelva a hacer algo parecido a esto.

Ocho años después, tenemos… «Funky Town», que no será una actuación memorable, pero fue lo más divertido que pasó ayer en un programa que pierde fuelle por momentos. Por lo menos, fue una gala mejor que las anteriores.

También recordaremos la Gala 7 por ser la noche en la que la anomalía Elías fue sustituida por la anomalía Jon. Evidentemente el minidivo con maxiego canta mejor, aunque no mucho mejor, pero es que me cae tan tan tan mal que prefería que Elías siguiera con nosotros una semana más. De hecho, creía que iba a ser así y el hecho de que Jon tenga tanto apoyo me hace temer que vaya a ser uno de los finalistas. Sin embargo, dado que en esta edición me equivoco con todos mis pronósticos, puede que no sea así.

Más cosas que pasaron ayer: Brenda Mau hizo una buena actuación con «Labios compartidos», una canción que aborrecía. Angel gesticula cada día más y fue nominado, por fin, aunque sus compañeros lo salvaron. Zacmuel y Cristina convirtieron el «Born to run» de Bruce Springsteen, ese artista desconocido, en una canción de los Jonas Brothers. Zacmuel se salvó por ser el favorito del público, pero Cristina fue nominada y salvada por los profesores. Silvia cantó el «Crazy» de Patsy Cline y puede que algún día llegue a ser una gran cantante, pero aun le falta mucha madurez (algo lógico, ya que sólo tiene 16 años). Patricia demostró tener la misma expresividad que una esfinge de hielo al cantar «Me cuesta tanto olvidarte». Sin embargo, el jurado, en su infinita sabiduría, la dejó cruzar la pasarela una vez más y nominar a Rafa. Puede que su versión del «Feel» de Robbie Williams quedara muy lejos de la perfección, pero por lo menos transmitió algo de vida. Temblorosa, pero vida.

Al final, los nominados de la noche fueron Alba y Rafa. Yo supongo que Rafa seguirá en la Academia una semana más y pronostico que lo hará con una gran diferencia de votos. Pero Diego opina que Alba será la salvada, así que habrá que esperar al martes que viene.

MERCY

La semana pasada, Nils me dejó este comentario en mi resumen de la Gala 5:

«Todas las semanas dices que la gala es la peor hasta ahora… ¿no se supone que están ahí para mejorar?»

Después de ver la Gala 6, puedo decir que no, que no están ahí para mejorar. Empiezo a sospechar que no es culpa de los concursantes que, quitando el hecho de que son muy jóvenes e inexpertos, cantan bastante bien. Sí, también es cierto que los concursantes de la tercera edición eran cantantes correctos… pero con un carisma casi nulo, de ahí que no os acordéis de ninguno de ellos. Los grandes expertos en OTeología de Portalmix ya empiezan a afirmar que a los participantes de esta edición les espera el mismo futuro que a Vicente, Ramón y Miguel Cadenas.

Sin embargo, como decía antes, yo creo que la culpa está en el supuesto profesorado de la Academia, que da indicaciones erróneas a los chicos, monta coreografías absurdas y les viste sin el menor criterio estético. Maxi y Diana ya lo sufrieron con «Every Breathe You Take», pero es que no es normal que lleven ensayando toda la semana y nadie diga a Samuel, Mario o Jon que «Boulevard of Broken Dreams» y «Human» no pueden cantarse como si fueran baladitas de cantante ligero. Tampoco es normal que nadie le dijera a Brenda Mau que moderara su energía para que en su actuación no resultara tan chillona.

El resultado fue que los tres estuvieron nominados, junto a Elías, eterno candidato a la expulsión… y que a este paso va a llegar a la final. Además, ahora cuenta con Risto como aliado, si es que tenemos que creernos las palabras del jurado. Los profesores, lógicamente, salvaron a Brenda, y los compañeros, casi por unanimidad, a Mario. Espero que Elías siga una semana más en el concurso. Prefiero verle a él que a Jon, il MiniDivo.

La expulsada de anoche fue la maravillosa Diana de Burgos, quien, sin tener una voz privilegiada, era uno de los productos más claros de esta edición. Parece que la organización prefiere apostar por la sosa Patricia y el soso Ángel Capel y crear una falso triángulo amoroso con Zacmuel para deleite de esa parte de la audiencia que no distingue entre reality y realidad.

Y ya que este concurso va de música, termino destacando los mejores números de la noche: Rafa y Cristina lo hicieron francamente bien con «Nothing’s gonna stop us now» (de la banda sonora de ese gran clásico del cine de los 80, «Maniquí», con Kim Cattrall en el papel de un maniquí que cobra vida), pero yo me quedo con el «Mercy» de Silvia y Alba Lucía.


Silvia parejo y Alba Lucia -Mercy Gala 6 von f1099762434

OH, WHAT A NIGHT!

Ayer disfrutamos de la gala 5 de esta edición de Operación Triunfo. Seguramente ha sido la peor en todo lo que llevamos de programa. El repertorio de canciones no era demasiado interesante, y los dos temas que más posibilidades tenían de convertirse en buenos números («Honky Tonk Women» y «Come What May») acabaron siendo descafeinado, el primero, y un horror, el segundo.

Lo más interesante de la gala fueron los momentos extramusicales. Vamos a detallarlos:

-apasionante video en el que los triunfitos van a votar por correo a las elecciones europeas al son del «Europe’s living a celebration». Eso sí, seguro que hay gente que se ha enterado de que hay elecciones gracias a ese momento.

-la adorable Diana de Burgos se va a dar una vuelta por un circuito de coche con Marc Gené en un bonito video promocional. Otros asuntos publicitarios de la gala: el regalo semanal del Señor Sony, la clase de maquillaje con Carlos JeanMax Factor, el encargo de la Comunidad Valenciana de que los triunfitos les hagan una canción, la petición de la mutua de que canten el «Gloriaaaa»… ¿Operación Triunfo o Teletienda?

-Pua, expulsado en la gala1 y convertido en carne de Loka, aparece en la gala para presentar su single, una canción roquera-canalla-macarra que parece un descarte del primer disco de Leo. Esto me recuerda a aquellos singles que fueron grabando los triunfitos de la segunda edición. Vamos, un sacadineros.

-Manu Guix habla con Ángel Capel y le dice: «Bueno, y si te pareces a Bisbal, ¿qué? Imagínate que te compararan con Virginia… o Juan Camus!». Todos suponíamos que Manu Guix era tonto, pero ahora ya está confirmado. El mundo juanito puede que esté un tanto disgregado, pero no quiero imaginar como se habrán encendido los seguidores de la Niña Azul aka Labuat.

-a la hora de las nominaciones, Risto Mejide habla con Jon, quien acaba de destrozar «Come What May», y cuenta que «han recibido una llamada de arriba para decirles que esa semana no se le puede nominar». Noemí está al borde del colapso nervioso y explica que «iban a nominarle pero que como Alba, después, ha hecho una actuación mala con una canción más fácil, la han nominado a ella en vez de a Jon». Si la excusa ya es mala, porque Jon podía haber ocupado el puesto de nominados de Rafa o Diana, Noemí terminó de arreglarlo diciendo que «si por ella fuera, Jon estaría nominado».

En realidad, a estas alturas del concurso se suele ver de manera evidente quiénes son los protegidos por la organización y quienes son los descartables. Esto es muy fácil de ver en noches como las de ayer en las que nadie brilla especialmente ni hace actuaciones penosas (con la excepción perpetua de Elias) y cualquier argumentación es buena para nominar o salvar. Parece claro que el programa prefiere prescindir de gente como Rafa, Diana o Alba y potenciar a Patricia, Silvia, Ángel, Mario o Brenda. De hecho, me temo que la pobre Diana de Burgos será quien tenga que abandonar la Academia la próxima semana mientras que Elías seguirá torturando nuestros tímpanos unas cuantas galas más.