Videoclips con pareja de baile

Hace pocos días Ed Sheeran estrenaba el videoclip de Thinking Out Loud, tercer sencillo de X, el que seguramente será uno de los discos más vendidos de este 2014. El cantante pelirrojo sigue con su propósito de alejarse de la imagen de cantautor tristón de The A Team y después de aliarse con Pharrell Williams ha decidido protagonizar un videoclip que consiste básicamente en una coreografía en pareja que haría las delicias de Marbelys en Fama. Definida por el propio Sheeran como una canción para caminar hasta el altar, su compañera en el videoclip es Brittany Cherry, participante de la décima edición del programa estadounidense So You Think You Can Dance.

Ed Sheeran no es el primero en grabar un videoclip de este tipo. En 2012 Pink protagonizó su propia coreografía en pareja con el bailarín de Broadway Colt Prattes para Try. Inspirándose en el Tango Apache, un intenso género de baile nacido en los bajos fondos de París a principios del siglo XX y que representa el enfrentamiento violento entre dos amantes (o una prostituta y su chulo), el videoclip se ha terminado convirtiendo en uno de los más representativos de la cantante, que repitió la coreografía en diversas actuaciones en directo y a lo largo de su gira, y seguramente fue una gran ayuda para que Try se colocara en el número uno de la lista de canciones más vendidas en nuestro país.

Es cierto que toda estrella pop que se precie suele protagonizar coreografías más o menos vistosas en sus videoclips. Sin embargo, no son muchas las que se animan a firmar bailes de este tipo, seguramente por no tener que compartir protagonismo con otro bailarín y asegurarse los primeros planos. Alanis Morissette se animó a grabar en 1999 un videoclip de este tipo con su novio de entonces, el actor Dash Mihok (visto en películas como el Romeo y Julieta de Baz Luhrmann o La Delgada Línea Roja y series de televisión como Ray Donovan), para So Pure. En menos de tres minutos los dos bailan diferentes estilos a través del tiempo: salsa, swing, claqué, contemporáneo… A pesar de que uno de sus versos daba nombre al disco, Supposed Former Infatuation Junkie, y de que es uno de los temas más redondos del mismo gracias a su sencillez y su melodía pop, So Pure pasó más que desapercibido de una forma injusta. Tanto el tema como su videoclip son más que reivindicables.

Bailar es algo serio y Kate Bush lo demostró con el videoclip para Running Up That Hill, tema de 1985 y uno de los mayores éxitos comerciales de su carrera. En compañía del bailarín francés Michael Hervieu, Bush quiso hacer un video donde el baile no fuera la típica coreografía pop sino que conservara la elegancia, la seriedad y la expresividad de la danza clásica. Aunque en realidad, es más bien una bonita muestra de baile contemporáneo que complementa perfectamente a la canción.

De todas formas, no puedo terminar un artículo así sin mencionar a Sophie Ellis-Bextor, que nos recordó los peligros de los bailes de salón en el himno de su carrera, Murder on the Dancefloor.

Lista UK: Un record para Kate Bush

Royal Blood han entrado directamente al número uno británico con su homónimo disco de debut. El dúo rockero de Brighton, formado en 2013, ha pasado el verano fogueándose en distintos festivales y ahora han colocado 66.000 copias de su primer trabajo en su primera semana a la venta.

En la segunda posición está el disco más vendido de este verano: X, de Ed Sheeran, que ha pasado ocho de las últimas diez semanas en lo más alto de la lista. Otras novedades de la semana son My everything, de Ariana Grande, en el tercer puesto; Pale Communion, de Opeth, en el 14; Junto, de Basement Jaxx, en el 30; Alarms in the heart, de Dry the river, en el 31; Moonshine in the trunk, de Brad Paisley, en el 34; la reedición de Waking the Fallen, de Avenged Sevenfold, por su décimo aniversario, en el 35; Annabel Dream Reader, de Wytches, en el 50; Aftermath, BSO de la película War Story firmada por la cantante de Evanescence, Amy Lee, en el 67; Stomachaches, de Frnkiero andthe Cellabration, el grupo de Frank Iero, guitarrista de My Chemical Romance, en el 68; Manipulator, de Ty Segall, en el 73; y Tied to a star, de J Mascis, en el 92.

Sin embargo, la estrella de la semana es Kate Bush, quien, coincidiendo con la histórica serie de 22 conciertos que empezaron en Londres el pasado 26 de agosto, los primeros que la cantante da en 35 años, ha colocado once discos simultáneamente en la lista, un hito solo superado por Elvis Presley, que colocó 12 trabajos en lista después de su muerte en 1977 y The Beatles, que vieron como 11 discos suyos entraban en la lista después de ser reeditados en 2009.

En la lista de sencillos el número uno es para el dúo de folk alternativo franco-israelí Lilly Wood and the Prick con Prayer in C. Este tema fue editado en 2010, pero al igual que ha sucedido con Waves, de Mr.Probz, un remix del DJ alemán Robin Schulz lo ha convertido en un éxito en listas y pistas de baile del continente.

La subida desde el 115 hasta lo más alto de la lista de Prayer in C hace que Maroon 5 se tengan que conformar con el número 2 para Maps, que no se había publicado en el mercado británico hasta esta semana.