Canciones para el mes de septiembre: Papa was a rollin’ stone

It was the third of September
That day I’ll always remember,
Yes, I will
‘Cause that was the day that my daddy died
I never got a chance to see him
Never heard nothin’ but bad things about him
Mama, I’m depending on you
To tell me the truth
Mama just hung her head and said, «Son, ..

Papa was a rolling stone.
Wherever he laid his hat was his home.
And when he died, all he left us was alone.

Era el mes de septiembre de 1972 cuando The Temptations publicaban este sencillo de lo que por aquel entonces se denominaba Soul Psicodélico, una especie de eslabón entre el primigenio Soul de la Motown de los sesenta y el R&B y los sonidos más sofisticados de los años setenta, casi un adelanto del sonido Philadelphia y la música disco que estaban a punto de inundar las emisoras de radio y las pistas de discoteca del mundo. Grabado inicialmente en 1971 por The Undisputed Truth en una versión que apenas alcanzaría un puesto 63 en las listas, el productor Norman Whitfield, quien la había compuesto junto a Barrett Strong, la volvería a grabar para The Temptations convirtiéndola en una extraordinaria pieza dominada por un bajo al que se le van sumando diversos instrumentos a lo largo de doce minutos en los que las armonías vocales del grupo acababan quedando en un segundo lugar. Esto, y las tormentosas sesiones de grabación a las que les sometió el perfeccionista Whitfield, hizo que the Tempations decidieran no trabajar más con él, prefiriendo volver a las baladas de su primera época y dejar de lado los experimentos musicales. El resultado: Papa was a rollin’ stone fue el último número uno para la banda. Eso sí, les hizo ganar tres Grammies.

Papa was a rollin’ stone se ha convertido en un clásico incontestable del soul, el funk y el R&B, una demostración de que la música popular podía ir más allá del típico tema pop de tres minutos de duración: con su versión para radios de siete minutos, es una de las canciones más largas en haber sido número uno del Billboard. Por supuesto, ha sido versionada en múltiples ocasiones, destacando en especial la que publicó George Michael para su EP de 1993 Five Live con Queen y Lisa Stansfield y que se lanzó como sencillo en un mashup con su versión del Killer de Adamsky. El vídeo de la canción, en el que George Michael, como era habitual por entonces, no aparece, combina imágenes en blanco y negro con parodias a todo color de logotipos publicitarios. Es uno de mis clips favoritos de los 90.

El extraño 1990

Si pensamos musicalmente en los 90, seguramente vienen a nuestra mente palabras como «Grunge» o «BritPop» y pensamos en chicos y chicas despeinados vestidos con camisas de cuadros y guitarras eléctricas en videoclips ambientados en un eterno otoño o Seattle. O quizás pensemos en raves, música electrónica con pretensiones de inteligencia o sin ninguna otra pretensión que hacer bailar a las masas a ritmo de Eurobeat. Y sin embargo, nada de esto era previsible si analizamos algunos de los discos más importantes del año 1990, trabajos que apenas apuntan algunas de las tendencias de la década y que parecen terriblemente antiguos si los comparamos con algunos de los que se publicaron en el maravilloso 1991.

Phil_Collins-But_Seriously

Phil Collins publicaba …But Seriously a finales de noviembre de 1989 y se convirtió instantáneamente en todo un éxito gracias al piano facilón de Another Day In Paradise. El disco estuvo semanas y semanas en lo más alto de las listas de ventas, despachando en España más de 700.000 copias y millones en el resto del planeta. Con invitados ilustres como Eric Clapton, David Crosby o Steve Winwood, el disco convertía a Phil Collins en la gran estrella de 1990. Nadie sospechaba que la mención de su nombre vendría acompañada pocos años después de risas irónicas.

Idonotwantwhatihaventgot

Y si Phil Collins fue el hombre de 1990, Sinéad O’Connor fue la mujer del año. Su versión de un tema semidesconocido de Prince llamado Nothing Compares 2u, acompañada de un videoclip tan sencillo como icónico, consiguieron que su segundo trabajo, I do not want what I haven’t got acabara despachando siete millones de copias en todo el mundo a pesar de no ser un disco precisamente sencillo. Con su emocionante voz, Sinéad parecía llamada a ser una gran estrella, pero en 1991 rompió una foto del Papa durante una actuación en Saturday Night Live y ya sabemos que eso no acabó del todo bien…

LisaStansfieldAffection

Lisa Stansfield publicaba su debut también a finales de 1989, pero Affection no llegó a España hasta principios de 1990 gracias a All Around The World. Su mezcla de pop con toques de dance y una voz con un deje soul parecía asegurarle una larga y exitosa carrera… pero ninguno de sus trabajos posteriores ha respondido a estas expectativas. Eso sí, tuvimos una pista: Lisa Stansfield perdía en 1991 el Grammy a Mejor Artista Revelación por culpa de otra debutante de ese 1990, una tal Mariah Carey.

Depeche_Mode_-_Violator

Del mismo modo que relacionamos Grunge con los 90, relacionamos SynthPop con los 80. Sin embargo, una de las grandes joyas de este género y quizás el mejor disco de Depeche Mode apareció en 1990. Con ese himno perfecto llamado Enjoy de Silence y temas como Personal Jesus o World in your eyes, Violator pudo dar esperanzas de seguir siendo relevantes durante la nueva década a otros grupos de los ochenta… pero Depeche Mode acabaron siendo la excepción.

Technotronic-Pump_Up_The_Jam-Frontal

El éxito en las listas de ventas del disco de Technotronic sí que fue un anuncio de una de las cosas que íbamos a ver en los 90: bailar iba a convertirse en algo serio. Aunque el sencillo y el maxisingle seguirían siendo los formatos básicos para el género, LPs como este Pump Up The Jam, Infinity de Guru Josh o World Power de Snap servían como indicación de que la música de baile tenía grandes ambiciones y un plan maestro para acabar conquistando el mundo… como veríamos en décadas posteriores.

George_Michael-Listen_Without_Prejudice,_Vol._1_(album_cover)

En 1990 a George Michael le dio un ataque de madurez artística y decidió que todo lo que había conseguido en los 80 (su carrera con Wham! y esa maravilla que es Faith) iban en contra de su credibilidad, así que amenazó con firmar su segundo disco en solitario con su verdadero nombre, Georgios Kyriacos Panayiotou, además de negarse a salir en la portada y a grabar videoclips. Por si fuera poco, escogió como primer sencillo Praying for Time, una balada tan grandilocuente como anticuada. Menos mal que a alguien de la discografía se le ocurrió publicar Freedom!’90 como sencillo… y su videoclip, poblado de supermodelos, SÍ que define lo que serían los noventa.

Stepbystep_album_cover

Surgidos de algún laboratorio de pop formulaico, New Kids on the Block se proponían conquistar definitivamente el mundo con Step by Step, su tercer disco. ¿Lo consiguieron? Bueno, pues si consideramos que el disco fue número uno en medio mundo, que el grupo tenía todo tipo de merchandising (incluso se planeó lanzar su propia marca de cereales) y hasta protagonizó una serie de dibujos animados, lo consiguieron. Después intentaron hacerse los malotes y sólo consiguieron dar risa… Eso sí, gracias a ellos, otros laboratorios de pop se dedicaron a fabricar boybands y girlbands a lo largo de los 90 con mucha mejor suerte.

Wilson_Phillips_Debut

Las hijas de Brian Wilson, el líder de Beach Boys, se juntaron con la hija de John y Michelle Phillips de The Mamas & the Papas, y formaron un grupo. A base de armonías vocales y guitarras inofensivas, consiguieron tres números uno en la lista de sencillos de Billboard… que ahora suenan entre encantadoramente cursis y terriblemente obsoletos.

Hammer time

21 semanas estuvo en el número uno del Billboard Please Hammer, Don’t Hurt ‘Em, de MC Hammer. Todo gracias al poder de U Can’t Touch This, una canción que debe gran parte de su éxito al sample de Superfreak, de Rick James, del mismo modo que gran parte del éxito de Pray se debió a samplear When doves cry, de Prince. Su éxito, sumado pocos meses después al de Vanilla Ice, avergonzaron a los puristas del rap durante años. De todas formas, sirvieron para que el género fuera conquistando nuevos mercados en años posteriores.

Somefriendlycover

Del mismo modo que el grunge sepultó en el olvido a gran parte de los grupos de rock estadounidenses de los 80, especialmente a todos aquellos representantes del Hair Metal más hortera, el britpop hizo algo similar con los grupos británicos de principios de la década, los surgidos del llamado sonido Madchester y similares. Nombres como Inspiral Carpets, Soup Dragons o Jesus Jones, favoritos de la crítica en su momento, han palidecido con el paso del tiempo frente a los de Blur, Oasis o Pulp. Otros, como The Stone Roses o The Charlatans, que en 1990 debutaban con Some Friendly, aguantaron un poco mejor la llegada de nueva competencia. En todo caso, estos últimos demostraron con The Only One I Know que los británicos siempre han sabido mucho más lo que es molar que los estadounidenses.

1990 nos dejó también canciones que se han convertido en clásicos tan distintos como Words, de The Christians, o Groove is in the heart, de Dee Lite. Fue también el año en que la factoría Stock Aitken Waterman nos regalaba sus últimos productos como Big Fun o Sonia, así como nuevos discos de Jason Donovan y Kylie Minogue antes de cerrar sus puertas, y el año del éxito de las bandas sonoras de Pretty Woman y de Ghost, el año en que Elton John recuperaba popularidad gracias a Sacrifice y un recopilatorio posterior, una jugada que repetiría Madonna arrasando con Vogue, fracasando con I’m Breathless y cerrando el año con el multiplatino The Inmmaculate Collection. De hecho, 1990 fue un año en que se vendieron mucho los discos de grandes éxitos de Beach Boys, The Police o Status Quo, mientras que en España hubo una cierta fiebre por el bolero gracias a unos recopilatorios de Lucho Gatica y Los Panchos. El pop español también vio triunfar en 1990 a Radio Futura con Veneno en la Pîel, a La Guardia con Cuando brille el sol, a La Unión con Tentación, a Ole Ole con 1990 o a El Último de la Fila con su Nuevo Pequeño Catálogo de Seres y Estares. Los tiempos de Australian Blonde, Los Planetas o Dover aun estaban muy lejos.

Lista UK: George Michael vence a Kylie Minogue

71AE7hXzLIL._SL1400_

Con una diferencia de 20.000 copias, George Michael se ha impuesto a Kylie Minogue en lo más alto de la lista británica. Kiss me once se tiene que conformar con la segunda plaza mientras que Symphonica, disco grabado durante la gira 2011/2012 en el que George Michael canta temas propios y ajenos al estilo «crooner», se convierte en el séptimo número uno en la carrera de su intérprete.

El resto de novedades de la semana se completan con In the arms of an angel, del finalista de la última edición de Factor X, Nicholas McDonald, en el 6; Going to Hell, del grupo de la actriz Taylor Momsen, The Pretty Reckless, en el 8; Home, del componente de Westlife Kian Egan, en el 9; Sex And love, de Enrique Iglesias, en el 11; Recess, de Skrillex, en el 13; Louder, de Lea Michele, en el 16; Lost in dream, de War on drugs, en el 18; The Collection, recopilatorio de grandes éxitos de Belinda Carlisle, en el 24; Oh what a life, de American Authors, en el 26; The art of celebration, de Rend Collective, en el 28; Engelbert calling, del veterano Engelbert Humperdinck, en el 31; Happiness is, de Taking Back Sunday, en el 53; Night time my time, el debut de Sky Ferreira, en el 73; el disco en vivo de Elvis Presley, Recorded live on stage in Memphis, en el 74; My krazy life, de Yg, en el 76; y Live 1976-1998, Tonight is the night, de Rod Stewart, en el 82.

En la lista de sencillos, el DJ Duke Dumont consigue el segundo número uno de su carrera con I got U, tema que samplea el My love is your love de Withney Houston.

Entre las novedades de la semana nos encontramos también a Example, en el 13 con Kids Again, o a Paolo Nuttini, en el 43 con Better man.

Canciones para una ceremonia de clausura: Freedom ’90

La ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos de Londres fue algo decepcionante por una combinación de varios factores: un sonido mediocre, una realización plana y sin ritmo, un número excesivo de canciones o artistas, algunas ausencias inexplicables y otras decisiones discutibles. Entre estas últimas estaría haberle permitido cantar a George Michael su nuevo sencillo, algo que en una ceremonia cuyo guión giraba en torno a la historia del pop británico no tiene ningún sentido. Afortunadamente, antes nos había cantado uno de los temas emblemáticos de su carrera: Freedom ’90. ¿Cómo olvidar aquel videoclip dirigido por David Fincher y protagonizado por supermodelos como Linda Evangelista, Naomi Campbell o Christy Turlington, entre otras?

Sin embargo, por mucho que lo dijera el comentarista de RTVE, la libertad a la que alude la canción no tiene nada que ver con la libertad sexual. En 1990 George Michael estaba aun muy lejos de ser detenido en unos baños públicos por «conducta impropia» (un hecho que sí que inspiraría su canción Outside, de 1998). Su preocupación principal era mostrarse al mundo como un artista serio y maduro tras sus años practicando pop intrascendente en el duo Wham! y alejarse de la imagen sexual que había explotado en Faith, su debut en solitario. De ahí el título de su segundo trabajo, Listen without prejudice (escucha sin prejuicios) o su negativa a aparecer tanto en la portada del disco como en sus videoclips. La letra de Freedom ’90 (llamada así para distinguirla de un tema del mismo nombre cantado por Wham!) está llena de referencias a su carrera anterior y de su deseo de mostrar al público que hay algo más dentro de sí mismo. No es de extrañar que en el videoclip termine ardiendo su cazadora de cuero y que salten por los aires la guitarra y la máquina de discos que aparecían en el videoclip de Faith.

Lo paradójico del caso es que puede que, vistas desde el año 2012, haya canciones de Wham! o del primer disco en solitario de George Michael que hayan aguantado bastante mejor el paso del tiempo que sus trabajos de supuesta madurez como Older. Curiosamente, Freedom ’90 tuvo unas ventas aceptables en Estados Unidos pero fue un fracaso en Reino Unido, donde no pasó del puesto 28. Cinco años después, otro componente de una banda juvenil utilizó el tema para debutar en solitario, y aunque es una versión más que floja y no parecía indicar que la carrera artística de su intérprete fuera a ser muy larga, Robbie Williams consiguió con ella llegar hasta el segundo puesto de la lista de sencillos británica. Pero eso es otra historia y ya la contaremos en otro momento.