Lista Promusicae: Número 1 para Fangoria

Fangoria ha demostrado que siguen teniendo un grupo numeroso de fieles y han colocado en lo más alto de la lista de ventas de nuestro país, Cuatricomía, su colección de cuatro EPs de cuatro colores distintos cada uno de ellos con un productor diferente.

Pablo Alborán se mantiene en el segundo puesto mientras que Delantera Mítica, de Quique González, baja hasta el tercer puesto. Entre las novedades de la semana nos encontramos a Atoms for Peace en el 22 con Amok; Ska-P en el 23 con Todo Ska-P; Sr. Chinarro en el 25 con Enhorabuena a los cuatro; la penúltima chica Disney, Bridgit Mendler, en el 26 con Hello my name is…; la banda finlandesa de Power Metal Stratovarius en el 32 con Nemesis; La Pegatina en el 44 con Eureka; Los Porretas en el 63 con La vamos a liar; Kuve en el 65 con Regresión; Fran Ocaña en el 73 con Llegó la hora; la brillante banda sonora original de La Vida de Pi a cargo de Mychael Danna, flamante ganador del Oscar en su categoría, en el 80; y el disco Pop Star The Album del DJ Brian Cross en el 87.

En la lista de canciones el número uno esta semana es para el dueto de Malú y Pablo Alborán, Vuelvo a Verte. Scream & Shout de Will.i.am y Britney Spears desciende al segundo puesto, mientras que la tercera posición es para Te pintaron pajaritos, de Yandar & Yostin y Andy Riviera. Por obra y gracia de la campaña de publicidad de Tuenti, entra directamente al cuarto puesto El Tigeraso de Maluca, o en otra palabras, cómo sonaría M.I.A. si hiciera reguetón. La canción fue publicada en el 2009, por cierto.

Otras curiosidades de nuestra lista de canciones son el debut de lo último de Angy, Boytoy, en el 34; la aparición en el 38 de Impossible, el sencillo de presentación del último ganador del Factor X británico, James Arthur; y la entrada al 49 de , de Natalia, una balada que la «benjamina de la primera edición de Operación Triunfo» ha publicado en colaboración con la Asociación Española Contra el Cáncer.

Otro pop español es posible

El pop español vive un divorcio aparentemente sin solución entre lo que podría llamarse música comercial y música independiente, o entre lo que llamamos mainstream y lo que consideramos alternativo. Son dos mundos paralelos que se ignoran y se desprecian mutuamente. Ya sabéis: en uno viven los fans entusiastas de La Voz y similares y los oyentes de la radiofórmula y de esas emisoras que son capaces de premiar a Pitbull y Cali & El Dandee y en el otro los que se dejan el dinero en festivales, navegan por Internet en busca del grupo más extraño, leen Pitchfork y escuchan Radio3.

Y sin embargo, las cosas podrían ser muy diferentes. O quizás es que ambos mundos no están tan alejados como podría pensarse. Pensemos en Alaska y Nacho Canut. A lo largo de sus diferentes reencarnaciones musicales han pasado por todo tipo de altibajos en popularidad y ventas. En los ochenta fueron grandes estrellas del pop español, mientras que en la década siguiente publicaron varios discos con Subterfuge, uno de los sellos independientes nacionales más emblemáticos. Después de recuperar el favor del público gracias a canciones como No sé que me das, Fangoria volvió a distribuir sus trabajos con la multinacional Warner. Y con Warner van a publicar Cuatricromía, un álbum compuesto por cuatro EPs. El sencillo de presentación ha sido Dramas y Comedias, canción producida por Guille Milkyway, la mente creadora detrás de La Casa Azul. ¿Indies? ¿Comerciales? ¿Importa?

Warner es también el sello que va a distribuir el nuevo disco de Delafé y Las Flores Azules, De ti sin mí/De mí sin ti, un disco doble con 22 canciones producido por Paco Loco y en cuya grabación ha colaborado artistas como Nacho Vegas o Antonio Luque (Sr. Chinarro). Y aunque seguimos echando de menos a Facto, lo que está claro es que esta dulce mezcla de rap y pop puede sonar tanto en campañas de publicidad como en Radio 3.

De un sello independiente a una multinacional también pasaron Lori Meyers, que vienen publicando todos sus discos con Universal desde Cronolánea (2008). Con Planilandia, el sencillo de presentación de su próximo trabajo, han conseguido ser número uno en Itunes y entrar esta semana en el puesto 23 de la lista de canciones más vendidas en España. Se ve que ese estilo de rock en el que suenan ecos guitarreros de los noventa y de otras épocas anteriores del pop español (yo siempre he pensando que Lori Meyers es de los pocos grupos nacionales que parecen seguir la herencia de clásicos de nuestra música como Lone Star o Los Brincos) tiene bastantes seguidores.

El 4 de marzo sale a la venta La velocidad del vacío, el nuevo disco de Dorian, editado por una de las principales compañías discográficas independientes de Europa, Pias Music. Habituales de los festivales y favoritos de los indies, puede que muchos de ellos se sorprendan al saber que La tormenta de arena, uno de sus grandes éxitos, sonaba en A tres metros sobre el cielo y seguramente más de una fan de Mario Casas la lleve en su reproductor. Con esa combinación de pop y música electrónica, Los amigos que perdí podría convertirse en un nuevo éxito para el grupo.

Y si hubiera justicia en el mundo, No se alarme señora, soy soviético, el segundo trabajo de los donostiarras Grises editado a finales de enero sería uno de los discos más escuchados del momento. Origami Records es el sello que publica un disco de pop potente, energético y feliz. Como ya dije en su momento después de verles en concierto en el Arenal Sound, la música de Grises es de todo menos de color gris.

En resumen, y como en el fondo ya todos sabemos, independiente o comercial son etiquetas bastante superficiales. Al final lo que importa -y lo que queda cuando pasa el tiempo- es la música.