El trabajo del día

Voy a escribir sobre CrossFit. No sé si me va a salir un texto jocoso o motivacional, o una mezcla de ambos. Allá vamos.

Bienvenidos a la secta

Hace años, cuando era bohemio y emprendedor -o como dirían otros, un parado más instalado en casa de su novio-, este blog tenía artículos patrocinados por los que, en ocasiones, sacaba hasta 30 o 40 euros al mes. Sí, una misería comparado con lo que saca Dulceida de su Instagram y El Rubius de su Youtube, pero siempre es más que nada. Me lo pagaban con transferencias a PayPal, que es algo así como pagarte con dinero de mentira, bitcoins o ecus, así que me acostumbré a buscar webs donde poder pagar con ese sistema. Hay menos de las que me gustaría, pero las paginas de bonos como Groupon o LetsBonus son muy generosas en ese sentido. Si tuvieran valor real, aceptarían hasta billetes del Monopoly. El caso es que uno de sus mails publicitarios anunciaban “1 mes de CrossFit. Intensidad y exigencia para tu cuerpo” por unos 25 euros y el vigoréxico que hay en mí sintió curiosidad y lo compró.

El 1 de septiembre de 2014 entré por la puerta del Box -porque el CrossFit no se hace en gimnasios, se hace en almacenes y naves industriales con el suelo de goma- a hacer mi sesión de prueba. Si la primera vez que probé el spinning creí que los muslos me iban a reventar, aquel día pensé que iba a echar los pulmones por la boca. Después de una hora de tortura, entré en el vestuario bañado en sudor y estuve unos diez minutos tratando de recuperar el aire y controlar los latidos de mi corazón. Vi pasar toda mi vida por delante de mis ojos y una luz blanca al final del tunel. Bueno, no tanto, pero casi. Y había pagado todo un mes… Afortunadamente, las seis clases siguientes eran introductorias y consistieron en empezar a tomar contacto con los movimientos básicos del CrossFit. Primero aprendíamos la técnica con picas blancas de plástico -sí, como palos de escoba- y luego lo intentábamos con la barra vacía -vacía, pero ya pesa veinte kilos de muerte y destrucción-.

Uno piensa que levantar pesas no tiene más ciencia que agarrar la pesa con las dos manos y subirla por encima de su cabeza, pero no tarda en desengañarse: es casi tan difícil levantar una pesa con la técnica adecuada como aprender a bailar El lago de los cisnes sin volverse loca. La respiración, la espalda recta, las piernas fuertes, los abdominales apretados, la cadera proporcionando energía… ¿La cadera? Sí, la cadera acaba siendo la clave del Crossfit. Da igual que tengas los brazos como melones, si no mueves la cintura con decisión y levantas los pies del suelo, nunca serás un buen espartano. Parece que estamos hablando de reguetón, pero no. Es CrossFit. O como dice la Wikipedia, “un sistema de acondicionamiento físico basado en ejercicios constantemente variados, con movimientos funcionales, ejecutados a alta intensidad”.

O en otras palabras, “vuelve a hacer con cuarenta años lo que (no) hiciste en clase de Educación Física durante la EGB”. Eso lo descubrí un día que llegué a la Caja y sucedió esto:

-Vais a coger esas almohadillas, os ponéis contra la pared y vais a hacer el pino.

¿EL PINO? Pero si yo apenas logré hacer una cosa que llamaban el puntal, el pino era una cosa para gimnastas avanzados dotados para ello por la Naturaleza, seres privilegiados con una genética prodig…

-Antonio, coge la almohadilla…
-Pero si yo no sé hacer el pino.
-No te preocupes, ya aprenderás, muajajaja.

Varios intentos en balde después, conseguí mantenerme boca abajo, con los pies apoyados en la pared y los brazos temblorosos, pero yo me sentía como si hubiera derrotado a la selección soviética de gimnasia deportiva en la Olimpiadas de Moscú 1980. Ya estaba pensando en abrazar al osito Misha cuando el monitor dijo lo siguiente:

-Y ahora vamos a hacer hanstanpushaps
-¿Mande?
-Vais a hacer flexiones haciendo el pino. Bajáis la cabeza hasta el suelo y luego arriba otra vez.

Me derrumbé entre carcajadas nerviosas. Luego decidí intentarlo y luego decidí que lo conseguiría. Y al final lo conseguí.

Ése es el proceso de evolución crossfitera: al principio piensas que es imposible, luego lo intentas y más tarde lo consigues. Un día descubres que eres capaz de hacer el pino y otro día logras subir una cuerda, hacer dominadas o no caerte de las anillas. Algunos hacen este proceso en minutos, a otros nos lleva meses o seguimos intentándolo semana tras semanas: yo sé que algún día llegaré a encadenar más de tres saltos dobles a la comba y que algún día lograré hacer un muscle up. Ese día ya me retiraré.

…y por supuesto, lo haré sin camiseta

Al final, eso es lo que he aprendido del CrossFit: si no lo intentas, nunca lo conseguirás. Si lo intentas, nadie te garantiza que alcances la perfección, pero seguramente algún avance lograrás. Salir de la zona de confort, poner a prueba tus límites y toda esa palabrería que suena entre épica y ridícula, ya sabéis. Pero al final acabas comprobando que tiene su parte de verdad: el esfuerzo tiene recompensa, tanto en CrossFit como en cualquier otra actividad diaria. Puede que no llegues a Esparta, pero igual pasas por Atenas o Corinto, que son muy bonitas también y no tiran a los niños débiles por precipicios.