Archivo de la etiqueta: Concierto

Adele en Verona: música entre las ruinas

Poco después de la publicación de 21, Adele se embarcó en una pequeña gira por Europa y Norteamérica. Cuando se anunciaron las fechas, la cantante iba a actuar en Madrid en la Sala Caracol, un recinto de pequeño aforo ideal para una artista cuyo disco de debut había pasado desapercibido por completo para el gran público español. Cuando semana a semana el disco se mantenía en el número uno del Reino Unido, sus ventas se empezaban a contar por millones y en España empezaban a sonar en la radio (primero en Radio 3, luego en el resto del dial) Rolling in the Deep y Someone like you, el concierto se trasladó a La Riviera. Ahí estuve yo, a pocos metros de la diva, y descubrí que un concierto de Adele es algo imprevisible, donde Adele se convierte en la dueña del escenario para hacer con él lo que quiera: entre canción y canción, sentada en una butaca negra mientras bebía ¿té? en un taza grande, nos contaba anécdotas de sus viajes adolescentes a España (es fácil imaginarse a Adele con 15 años como una guiri borracha más en Saloú) y las historias ocultas detrás de cada una de sus canciones. En resumen, aquel concierto podría haberse llamado perfectamente “Una noche de risas y música con Adele”.

Cinco años después, Adele es una gran estrella mundial, la única que vende discos como si viviera en los 90 y la piratería no existiera para ella. Verla en directo en un local de pequeño o mediano aforo se ha convertido en una utopía. De hecho, verla en directo es ya una misión complicada: su gira de este año es solamente la tercera de su carrera y en muchos países sólo actúa en una sola ciudad un par de noches. Era el caso de España, donde como sucede últimamente Madrid había sido relegada al olvido en favor de Barcelona. O el de Italia, donde sólo tendrían la suerte de verla en las ruinas del anfiteatro romano de Verona. Como el concierto era en fin de semana, ahí que nos fuimos, a turistear al norte de Italia.

Desafortunadamente, nadie puede detener la lluvia, ni siquiera Adele, y debido a las tormentas anunciadas desde casi dos semanas antes y que hicieron que los vendedores de ponchos de plástico se forraran, el concierto del día 29 fue más corto que el del día 28 y el resto de la gira. Los temas sacrificados -y por tanto, se puede concluir que Adele los considera los más prescindibles del repertorio de la gira (aviso a navegantes)- fueron I miss you, Don’t you remember, Sweetest Devotion, Chasing Pavements y All I ask. Lo de la lluvia es una teoría sin confirmar; la otra explicación es que, simplemente, Adele se enfadó con el público italiano. Al fin y al cabo, el concierto de esta noche ya ha pasado a la historia porque Adele pidió a una espectadora armada con trípode y cámara profesional que dejara de grabarla. Como a estas alturas todos lo habréis visto en Youtube, os subo una foto de mi móvil en el que se aprecía a Adele cubierta con el chubasquero con el que salió al escenario.

27060739660_888a0249e0_o

“Sois el público más colorista que he tenido nunca”, dijo. Eso sí, no se puede decir que fuera el más animado que yo haya visto. A pesar de eso, de la lluvia y de los recortes en el repertorio, sí que puedo decir que fue un gran concierto. Al igual que en la Riviera, el resumen de la noche sería “Una noche de música y risas con Adele”. Ella canta como quiere y hace lo que le da la gana. Abrió con Hello, como era lógico, y cerró con Rolling in the Deep mientras los cañones de confetti derramaban sobre nosotros miles de papelitos escritos con frases de canciones de Adele. Yo conservo uno que pone “Hello” en mi cartera desde entonces. Sin embargo, los momentos más brillantes vocalmente fueron un Set fire to the rain espectacular, un Skyfall que sonó fabuloso gracias a las cuerdas impecables del equipo de músicos que acompaña a la cantante (quien confesó que la primera vez que le pidieron componer un tema Bond se negó aunque lo estaba deseando), y un Million Miles Away en versión acústica que sono paradójicamente íntimo y sencillo en un recinto tan imponente como la Arena de Verona. Aunque es difícil quedarse con un solo momento cuando también hay que hablar de como hizo que todo el mundo encendiera las linternas de sus móviles para llenar de luces las gradas durante Make you feel my love, ese singalong en el que se convierte Someone like you, la siempre energética Rumour has it o la emoción contenida durante Hometown Glory o When we were young, una canción destinada a ir creciendo con los años hasta convertirse en un clásico. Esperad a que Adele la cante cuando tenga 50 años.

Y entre canción y canción, Adele y sus monólogos (el acosador que dio origen a Send my love), Adele y sus juegos con el público (“¿Hay alguien aquí de Islandia? (gritos aislados en una grada) ¿Y de Nueva Zelandaaa? (gritos desde el fondo del recinto) NO WAAAY”), Adele subiendo a niños al escenario, Adele subiendo a un chico y su novio al escenario (algún silbido entre el público, esto es la muy católica y rancia Italia), Adele bromeando sobre su repertorio (“Si alguien esperaba canciones alegres, ahora llegan dos que lo parecen pero no lo son”), Adele siendo una diva sin hacer ningún esfuerzo por serlo (“No soy Beyoncé, pero yo también sudo”). En resumen, Adele siendo Adele y ganándose su sitio entre las más grandes, conquistando el mundo como una Barbra Straisand para el siglo XXI. Sólo le falta hacer cine.

La bipolaridad de Celine Dion: La diva en concierto

celine

Ver a una diva como Celine Dion en concierto no es algo que uno pueda hacer todos los días así que el anuncio de sus conciertos en París se convirtió en una oportunidad difícil de desaprovechar. Eso sí, a la hora de decidir ir a un concierto de la artista canadiense hay que tener en cuenta su bipolaridad artística, su doble cara y su doble troupe de fans: la angloparlante y la francófona. Y en este caso se iba a tratar de lo segundo.

Particularmente, yo soy de los que prefiero acudir a los conciertos sin conocer de antemano el tracklist que en ellos me espera. Me recuerda a cuando algún conocido te desvela la trama de una serie o te cuenta el final de una película dejándola absolutamente “inservible”. En esta ocasión, por razones ajenas a mi voluntad, algo había oído del listado de canciones que la Dion (así, con artículo, como las buenas divas) iba a interpretar en su mini gira parisina, supuestamente para presentar su último álbum en inglés, Loved Me Back to Life.

A las nueve de la noche comenzó el concierto . Sin grandes efectos especiales, Celine Dion apareció en un escenario grande pero sencillo, con el actual y “barato” recurso de la pantalla con proyecciones, que en algunos momentos, sinceramente, no pasaban de ser algo parecido al salvapantallas de iTunes (mi procesador de textos se empeña en que quiero poner atunes). Celine empezó a cantar y mis sospechas (que ya se habían alimentado cuando vi varias trompetas y cero violines) se confirmaron. Comenzó su recital entonando varias de sus canciones en francés para después regalarnos uno de sus primeros singles, Where does  my heart beat now, acompañado de un emotivo montaje audiovisual en el que veíamos a la cantante interpretando esa misma pieza en otros momentos de su carrera artística.

Durante una hora y tres cuartos (escasa duración para los escandalosos precios de las entradas) Celine Dion fue desgranando varias de sus canciones más conocidas en lengua gala intercalándolas con temas en inglés no precisamente de entre sus temas más actuales. En varios momentos del concierto dio la sensación de que Dion pedía disculpas a su público galo cuando se disponía a interpretar alguno de sus éxitos en inglés, a pesar de ser, seguro, consciente de la presencia en el París Bercy de muchos de sus fans más seguidores de sus comerciales singles en inglés que de los más minoritarios éxitos en la lengua del país vecino.

De ahí que en el momento de promocionar su single actual, el potente Loved me back to life compuesto para la de Quebec por la cantante SIA, Celine Dion se encontrara con un público frío, distante, incapaz en muchos casos de cantar con ella las estrofas de, sí, lo es, un singuelazo como Dios manda. Por el contrario, en el momento en el que Celine Dion lo daba todo cantando canciones como Ziggy o la muy tosta Terre el público francés se deshacía en alaridos y gestos de manos al más puro estilo conquistadores del final del mundo.

Y es que, a excepción de las baladas, los singles de Celine Dion en francés son más difíciles, más oscuros, más tenebrosos que sus éxitos en inglés. La sensación de coitus interruptus fue increíble. Acudir a un concierto de la diva y no encontrarse éxitos como A new day has come, I’m alive o, por pedir que no sea, Falling into you (por favor, si alguien localiza una interpretación en directo de esta canción que me la envíe) es algo muy decepcionante.

En lo más estrictamente musical, la interpretación de Celine Dion no deja lugar a la improvisación, perfección absoluta en su voz, que maneja sin ningún tipo de problema y, aparentemente, sin ningún tipo de esfuerzo físico. A ella lo de cantar le sale con la misma facilidad con la que a otros nos sale hablar. Se trata, eso sí, de una perfección interpretativa que, por el contrario, descarta la sorpresa si conoces al dedillo las canciones de la artista. Mismos giros, mismos requiebros, mismo tono, mismas expresiones… nada cambia en la interpretación de Celine Dion respecto a sus grabaciones, algo que, como buena diva que se precie, hace despertar las sospechas de playback tanto entre admiradores como entre detractores.

Lamentablemente, si a esta aburrida linealidad en su voz (siempre prefiero que un cantante haga variaciones, ligeras o no, en sus canciones respecto a lo escuchado en sus discos) le sumamos la selección de un repertorio mayoritariamente en francés y carente casi por completo de singles en inglés, nos encontramos con un aburrido recital más que un concierto. Todo ello hace que incluso cuando interpretó algún éxito en inglés, al estilo de All by myself (voz prodigiosa) o la inevitable My heart will go on ambas canciones se convirtieron en temas que para mí, anglofan, pasaron sin pena ni gloria (como cuando escuchas un random de la cantante en MP3 y pasas los baladones en busca de singles más moviditos).

Curioso fue el momento (que se puede “observar” en el siguiente vídeo) en el que comenzó a interpretar la canción de Titanic y su voz sonaba como si de un robot se tratara.

La Dion, ajena a todo, continuó con su sospechosa interpretación hasta que la orquesta decidió parar. Eso sí, después, interpretación completa de la redicha canción.

En resumen, un concierto imprescindible si amas su repertorio en francés y si en algún momento de tu vida quieres ver a Celine Dion y prescindible si tienes posibles y te puedes acercar a Las Vegas a disfrutar de su espectáculo A new day donde, ahí sí que sí, da rienda suelta a sus más conocidos y anglicistas éxitos.

Ay Celine, menuda noche me Dion.

Antony and The Johnsons en concierto en Madrid, ya a la venta!

Hace unos meses se publicó la noticia de que Antony Hegarty volvería al Teatro Real de Madrid en julio de 2014 como parte de la serie de conciertos con los que está repasando su discografía acompañado de una orquesta sinfónica. El escenario, que no le es desconocido ya que el el 2012 representó en este escenario la ¿opera? “Vida y muerte de Marina Abramovic”, me pareció un acierto ya que aumentará, aun más si cabe, la asombrosa presencia de Antony.

Pero pasó el tiempo y nada más se supo; en antonyandthejohnsons.com hacían referencia al avance de temporada que no daba información de la fecha de venta de las entradas. Tampoco las webs especializadas que suelo seguir daban pistas, así que hubo que optar por la fuerza bruta, a mirar cada par de días a ver que pasa y, oh sorpresa!, hoy me encuentro que están a la venta.

Así que, a quien le pueda interesar, Antony and The Johnsons en concierto Madrid el 18,19 y 20 de julio a los siguientes precios:

  • Área Precio A 86,00 – 90,00  €
  • Área Precio B 78,00 €
  • Área Precio C 55,00 €
  • Área Precio D 39,00 €
  • Área Precio E 28,00 €
  • Área Precio F 16,00 €
  • Área Precio G 11,00 €
  • Área Precio H 8,00 €

Se agradece la variedad de precios, habiendo entradas muy económicas para ayudar a asistir a un concierto muy recomendable. Yo estuve el año pasado en el Kursaal de San Sebastian y aseguro que merece la pena. Muy pocos conciertos transmiten la misma emoción que uno de Antony. Ahí va una pequeña muestra de ese concierto.

El repertorio será similar al del disco en directo Cut the world que grabó con la Danish National Chamber Orchestra en Copenhague:

  • 1. Cut The World
  • 2. Future Feminism
  • 3. Cripple and the Starfish
  • 4. You Are My Sister
  • 5. Swanlights
  • 6. Epilepsy Is Dancing
  • 7. Another World
  • 8. Kiss My Name
  • 9. I Fell In Love With A Dead Boy
  • 10. The Rapture
  • 11. The Crying Light
  • 12. Twilight

La fiesta (afónica) de Mika

Aun quedaba una hora para que se abrieran las puertas de La Riviera y la cola de personas que esperaban para entrar comenzaba a convertirse en una espiral sobre sí misma. Aunque pasar del Palacio de los Deportes en su último concierto en Madrid a la sala a orillas del Manzanares es un indicativo de la caída de su popularidad, creo que Mika conserva el tirón suficiente para poder llenar un recinto algo mayor.

Una vez dentro de La Riviera se notaba que el público tenía ganas de pasárselo bien. Algunos fans comenzaron a lanzar caramelos y a inflar globos mientras sonaban el Into the Groove de Madonna o el Meddle de Little Boots, entre otros temas. Pocos minutos después de las nueve se apagaron las luces y la banda salió al escenario, todos uniformados con pantalones grises, camisas blancas, tirantes y gorras. Con Relax, take it easy comenzó la fiesta pop de un Mika que no dejó de bailar y sonreír en toda la noche. Antes de empezar la segunda canción, tuvo que disculparse ante el público en su más que aceptable español por no estar en las mejores condiciones para cantar y explicó que había estado a punto de suspender el concierto, pero que había preferido arriesgarse y contaba con nuestra ayuda para salir airoso. Aunque hubo momentos en que temí que Mika tuviera que poner fin al concierto antes de lo previsto al verle sufrir con temas como Rain o Stardust, el chico que sabía demasiado suplió sus problemas vocales con su encanto personal y esa complicidad que consigue crear tanto con sus seguidores como con los músicos que le acompañan sobre el escenario, al que subieron también una veintena de fans para hacer una especie de coro en algunos momentos de la noche.

Al igual que The Origin of Love, el concierto fue un claro reflejo de que Mika está atravesando un buen momento en lo personal. La noche fue una fiesta en la que apenas hubo lugar para las canciones más tristes o melancólicas de su repertorio: no hubo Over my shoulder, ni Happy Ending, ni tampoco (inexplicablemente) Overrated o Make you happy. El repertorio se centró principalmente en las canciones de su último disco y en los temas más famosos de su ópera prima, mientras que The boy who knew too much sólo estuvo representado por Blue Eyes, Rain y We Are Golden, que tuvo el honor de cerrar el concierto. Era el punto final a una noche que tuvo grandes momentos como una versión prolongada hasta los diez minutos de Love Today, un tema que cada vez me parece mejor; un Love you when I’m drunk con el estribillo adaptado al español (“sólo te quiero, sólo te quiero, yo te quiero con una copa, una copa de más”) y un Elle Me Dit cantado en francés, como corresponde. Con canciones así y con la fidelidad a prueba de bombas (y afonías) de sus seguidores, Mika no debería preocuparse demasiado por su futuro en la industria.

¿PERO QUIÉN ES ESE?

Esto es lo que me dijo Diego cuando le conté que Jean Michel Jarre iba a dar un concierto en Madrid.

Así que me voy con mi hermano.

Aunque han sido más de 80 euros por cabeza, así que espero que se traiga todos los laseres, fuegos artificiales, pantallas de proyecciones, músicos disfrazados y sintetizadores que utilizaba en los ochenta, esa década en la que se pensaba que, si no había un holocausto nuclear antes, el año 2000 iba a ser tan futurista. ¿Dónde está mi mono plateado? ¿Y mis pildoras alimenticias? ¿Y mi aerodeslizador? ¿Y mi robot mayordomo?