Lista UK: Números uno para Calvin Harris y Robbie Williams

Como era de prever, Calvin Harris ha conseguido colocar 18 Months en lo más alto de la lista de discos británica, algo que ya consiguió con Ready for the Weekend en su día. El segundo puesto ha sido para The Abbey Road Sessions, el disco en el que Kylie Minogue ha vuelto a grabar acompañada de una orquesta algunos de sus mayores éxitos, desde sus tiempos junto a Stock, Aitken y Waterman hasta la actualidad, para celebrar sus veinticinco años de carrera. El resultado es un disco en el que canciones como Better the devil you know o I believe in you ganan en oscuridad, dramatismo e intensidad y en el que la australiana ser revela como una cantante mucho más completa de lo que podíamos pensar de ella. Flower, una canción escrita para X, es el único tema inédito del disco.

Otras novedades interesantes de la semana son la de Mick Hucknall, la voz de Simply Red, con un disco de versiones llamado American Soul, en el sexto puesto. En el octavo puesto aparece The Fire, el segundo disco del ganador de la edición de 2010 de Factor X, Matt Cardle, y en el décimo puesto debuta el décimo disco de estudio de los veteranos Madness, Oui Oui Si Si Ja Ja Da Da. En el 14 nos encontramos con Psychedelic Pill de Neil Young & Crazy Horse; en el 36 con la banda sonora de Skyfall a cargo de Thomas Newman; y en el 71 con Heal, el disco de la ganadora del último festival de Eurovisión, Loreen. Tras su actuación en Factor X, Fun. han subido veintinueve posiciones en una semana y colocan Some Nights en el cuarto puesto (puede que sí que haya más vida para la banda después de We Are Young), mientras que Alt+J consiguen su posición más alta en la lista tras llevarse el Mercury Prize. An Awesome Wave está en el 13, tras un incremento en ventas esta semana del 149%.

En la lista de sencillos, el número uno ha sido para Robbie Williams. Aunque el videoclip y la canción llevan sonando desde principios de septiembre, no ha sido hasta esta semana que Candy se ha puesto a la venta en Reino Unido. El tema no está, ni de lejos, a la altura de un Feel, un Rock DJ o un Tripping, pero el público inglés ha respondido mejor que bien, comprando cerca de 137.000 copias de la canción.

Con ésta ya son catorce los números uno que acumula Robbie Williams a lo largo de su carrera, tanto en solitario como junto a Take That, igualando así a Gary Barlow, compañero de grupo y coautor de Candy.

Mucho más que dieciocho meses

calvin harris 18 months

Después de meses de retrasos, Calvin Harris ha editado esta semana 18 Months, su tercer disco y, seguramente, el más esperado de su carrera a raíz del éxito mundial de su colaboración con Rihanna, We Found Love (aunque no deberíamos olvidarnos del otro tema producido por Harris para la chica de Barbados, el apoteósico Where Have You Been). Con este trabajo el británico puede convertirse en el sucesor comercial de David Guetta, con todas las ventajas y los peligros que eso supone. De hecho, en 18 months, a diferencia de sus dos anteriores trabajos, ha preferido contar con artistas invitados, desde Kelis a Ne-Yo pasando por Example, Ellie Goulding o Tinie Tempah, entre otros, para poner voz a sus canciones. La excepción es Feel so close, uno de esos temas marca de la casa que combinan electrónica y melancolía y que seguramente es uno de los momentos más brillantes del disco.

El resultado es un disco que por momentos parece un recopilatorio de grandes éxitos, ya que casi la mitad de las canciones que lo conforman ya habían sido publicadas como sencillos y las que aun no lo han sido pronto lo serán. Puede que Calvin Harris haya perdido algo de la frescura de sus dos primeros trabajos, pero lo que está claro es que ha sabido destilar su fórmula personal de hacer música electrónica hasta hacer de ella el subidón perfecto. 18 months cumple su misión con creces: hacer que al escucharlo en tu casa desees que todos sus temas suenen en una discoteca para bailarlos hasta el amanecer.

Lista UK: un nuevo número uno para Calvin y Florence

La lista de discos más vendidos en Reino Unido nos sorprende con la entrada directa a lo más alto del debut del jovencísimo Jake Bugg. Sorprende que con apenas 18 años este chico de Nottingham recupere las esencias del rock y folk más clásicos y sesenteros, con aires a Bob Dylan y The Beatles, y haya conseguido triunfar comercialmente en su país.

Leona Lewis ha tenido que conformarse con el tercer puesto para su tantas veces retrasado Glassheart. Si las ventas de Echo ya fueron algo decepcionantes, no sé qué se puede esperar de este disco. Otra artista surgida de The X Factor, Rebecca Ferguson, reentra al quinto puesto con la reedición de Heaven. El sexto puesto es para Bat for Lashes y su The Haunted Man, mientras que Diana Krall entra en el 21 con Glad Rag Doll. Ambas han dado que hablar con las portadas escogidas para sus últimos lanzamientos.

Una de estas portadas ha sido diseñada por un camionero

Otra chica interesante, Martha Wainwright, se coloca en el 58 con Come Home to Mama, mientras que Placebo consiguen colocar en el 65 su EP B3. El pobre Mika desciende, en su segunda semana en la lista, hasta el puesto 90, así que habrá que consolarse con el éxito en la lista de sencillos de otro de los artistas favoritos de este blog.

Como ya sucedió con el remix que hizo para Spectrum, la nueva colaboración entre Calvin Harris y Florence + The Machine ha conseguido ocupar el puesto más alto de la lista británica. Sweet Nothing es el quinto sencillo que conocemos ya de 18 Months, el esperado tercer disco de Harris que -por fin- se publica el próximo 29 de octubre, y es el primero de ellos en alcanzar el número uno (los cuatro anteriores se quedaron en el dos).

Swedish House Mafia bajan del número uno al dos; Psy se mantiene en el tres con Gagnam Style y Rihanna aguanta en el cuatro con Diamonds. Adele está en el quinto puesto con Skyfall, confiando quizás en que el estreno de la película le dé un empujoncito hasta el número uno.

RESUMEN MUSICAL ANUAL

Se acaba 2011 y llega el momento de hacer los tradicionales resumenes con lo mejor del año. Esta vez me desentiendo del formato lista basada en las reproducciones de LastFM (más que nada porque las canciones que más he escuchado durante estos últimos 12 meses fueron publicadas el año pasado: 3. Sufrir, de Javiera Mena; 2. Cooler than me, de Mike Posner; 1. Bombay, de El Guincho). Además, en un año como 2011 que ha estado dominado por una artista de una manera tan evidente, no tiene mucho sentido dudar de quien ocuparía el puesto más alto de la lista. No puede ser otra que Adele.

Adele ha sido la artista del 2011, sin ninguna duda. A principios de año comenzó a sonar en las radios británicas «Rolling in the deep», convertida ya en un clásico intemporal, y desde que a finales de enero se publicó «21», su segundo disco, Adele no ha hecho más que acumular records de ventas con cifras que parecen de otra época: 18 semanas en lo más alto de la lista de ventas británica; 13 semanas en lo más alto de Billboard; número 1 en 24 países; 14 millones de copias vendidas que, después de los Grammys, aun serán más… Quienes pudimos verla en directo en su concierto en La Riviera pudimos comprobar que a la chica le sobra voz, simpatía y talento. «21» es uno de esos discos que se disfrutan de principio a fin, gracias a canciones como «Set fire to the rain», «Turning Tables», «Don’t you remember» y la emocionante «Someone like you».

Seguramente, gran parte del éxito de Adele se deba a que el estilo clásico y sencillo de su música brilla con luz propia en un panorama musical donde, comercialmente, han triunfado en años recientes propuestas de sonidos electrónicos, artistas prefabricados y donde se ha dado más importancia a la imagen que a lo propiamente musical. Llamar la atención por parecer más diferente y original de lo que realmente se es ha sido también el secreto de Lana del Rey para llamar la atención de algo más que el público alternativo y convertirse en la próxima artista revelación. Hipnótica y grave, «Video Games» es mi canción favorita del 2011.

2011 fue también el año en que Katy Perry igualó el record de Michael Jackson al conseguir que cinco canciones de su «Teenage Dream» alcanzaran el número 1 en la lista de sencillos del Billboard; y en el que Lady Gaga publicó su segundo disco. «Born this way» es un digno sucesor de «The Fame» y acumula tantos o más aciertos musicales que «The Fame Monster». Sin embargo, todo lo que ha rodeado a su lanzamiento, desde su horrenda portada hasta la inadecuada selección de los temas escogidos como sencillos («Judas» o «You & I», ¿por qué?), pasando por el patinazo del videoclip de «The edge of glory» o el absurdo aire de trascendencia con el que Lady Gaga rodea últimamente todo lo que hace no consiguen más que empañar sus méritos. Stefania Germanotta debería saber que lo que nos atrajo de ella era la frescura con la que cabalgaba encima de un delfín hinchable en «Just Dance» o la irreverencia tarantinesca de «Telephone». Rodear «Marry the night» de un videoclip de diez minutos con aires a lo «Cisne Negro» es ridículo y contraproducente.

David Guetta volvió a publicar disco en 2011 y la huella de su estilo de hacer música de baile se siguió notando en las propuestas discográficas de artistas como Britney Spears. Maroon5 y Christina Aguilera se recuperaron de sus batacazos comerciales del 2010 con «Moves like Jagger», un sencillo cuyo éxito pilló a todos por sorpresa. Coldplay nos sorprendió con su homenaje al «Ritmo de la Noche». Beyoncé consiguió grandes críticas con su «4», aunque ninguno de sus sencillos han igualado el éxito de los extraídos de «I am… Sasha Fierce». Nicola Roberts dejó de ser la pelirroja de las Girls Aloud para sorprendernos con unos de los discos pop más brillantes del años. Selena Gomez demostró ser la chica Diseney más lista y volvió a convencerme con un sencillo tan redondo como «Love you like a love song». Rebecca Black se convirtió en la reina de Youtube gracias a «Fiday». Lena repitió participación en Eurovision con una canción más que interesante. Rihanna apostó por un desconocido para el gran público como Calvin Harris y consiguió uno de los mayores éxitos comerciales de su carrera con «We found love» («Where Have You Been», la otra canción de Rihanna producida por Harris será un éxito en 2012, seguro). Por su parte, Calvin publicó un par de sencillos este año: «Bounce» y «Feel so real». Personalmente, me quedo con el segundo. Sin embargo, en este estilo, mi canción del año es «Changed the way you kiss me», del zapatillero Example.

En lo que respecta a sonidos más alternativos, Bon Iver publicó su segundo disco y demostró que la electrónica también llegó a su cabaña. Tanto su disco homónimo como la segunda entrega de los Fleet Foxes, «Helplessness Blues», son la banda sonora ideal para soportar una mañana de resaca o salir a pasar la noche al bosque, alrededor de una hoguera. Son discos que es fácil definir con la palabra «bonito» sin ninguna connotación peyorativa, como lo son también el de Girls o el tercer trabajo de Laura Marling. Precioso es también el sonido electrónico de The Sound of Arrows, quienes por fin publicaron su primer trabajo después de dos años de espera. Con su aire melancólico e influencias que van desde Vangelis a los Pet Shop Boys, «Voyager» no me decepcionó. Tampoco decepcionaron las nuevas entregas de Cutcopy, el disco de madurez de The Horrors, la clase de francés que nos dio Mika con «Elle me dit», los sencillos que fue publicando Kanye West de su magistral «My beautiful Dark Twisted Fantasy» (a su lado Drake parece un vulgar aprendiz), o la apoteósica «How Deep Is Your Love» de The Rapture. Hace unas semanas, descubrí a otro de los artistas a los que hay que seguir la pista en 2012: Bright Light Bright Light, bautizado por los críticos británicos como «la versión masculina de Robyn». Afortunadamente para él, es bastante más guapo.

En España, mientras tanto, el triunfador del año ha sido Pablo Alborán que saltó de las redes sociales al puesto más alto de las listas gracias a sus canciones y a la inestimable ayuda de su físico. Amaral demostraron no necesitar el apoyo de una multinacional para seguir vendiendo discos. La Oreja de Van Gogh se fue a Suecia para hacer como que renovaba su sonido. Amaia Montero no lo renovó. Russian Red dijo en una entrevista que era de derechas y se montó una absurda polémica. Virgina Labuat demostró que es lo mejor que ha salido de Operación Triunfo en años (las dos últimas ediciones no cuentan). La Casa Azul publicó, por fin, «La Polinesia Meridional» y consiguió superar las dudas que había sembrado con «Todas tus amigas». La música en catalán alcanzó cifras de ventas muy estimables gracias a Manel y Antonia Font («Calgary 88» es una de las mejores canciones del año). Vetusta Morla se confirmó con «Mapas» como uno de los grupos más vendedores e interesantes de este país. Sok Noel fue número 1 en la lista de sencillos de Reino Unido con su «Loka People», Cristiano Ronaldo convirtió «Ai Se Eu Te Pego» en un éxito superventas y los 40 Principales concedieron a «Danza Kuduro» el premio a Mejor Canción en español («Party Rock Anthem», de LMFAO, fue la ganadora en la categoría de lengua extranjera) y con esto creo que no hace falta decir nada sobre el negro presente de la industria musical española.

2011 fue también el año en que celebramos el vigésimo aniversario de la publicación de «Never Mind» de Nirvana y del «Achtung Baby» de U2. Liam y Noel Gallagher publicaron sus primeros discos en solitario tras la ruptura de Oasis (ganó Noel, como era de esperar). Radiohead publicó «The King of Limbs», pero ya sólo le hacen caso sus fans y críticos más entregados. 2011 también fue el año en que REM anunció su separación y en el que nos dejó Amy Winehouse, dejando un vacío irremplazable. El año que viene, más.

MÚSICA DOMINGUERA

En su primer disco, «I created Disco», Calvin Harris nos enseñaba lo que era aceptable en los 80. En su nuevo disco, parece que el chico sigue sin abandonar del todo los 80, aunque poco a poco se va acercando a los 90. «Ready for the weekend» es el título de la canción que da título a este trabajo.

Eso sí, el vídeo es también muy ochentero, por mucho efecto digital que tenga.