Archivo de la etiqueta: Calvin Harris

Resumen musical anual

En los años 90, cuando el Eurodance dominaba las pistas de baile y, por consiguiente, la radiofórmula, yo sabía distinguir perfectamente los sencillos de Snap, Culture Beat, 2 Unlimited o Corona sin problemas. Mi madre, devoradora de música desde los años sesenta, decía, en cambio que eran todas la misma canción. Hagamos ahora un flashforward hasta 2016 y me encuentro en la misma situación: no soy capaz de distinguir los temas del llamado Tropical House o “folkito fresquito” que ahora dominan el panorama comercial. Major Lazer, Kygo, The Avener, Lost Frequencies… ¿no acaban haciendo todos la misma canción, con los mismos tics y las mismas bases musicales? Los que llegaron para superar el EDM han acabado saturando el mercado y agotando a mis oídos. En fin, siempre nos quedará Calvin Harris, que escapó de la serpiente y volvió a cantar en un sencillo. My way es mi videoclip favorito de 2016.

Calvin, además, es de los que ha sabido que en el actual mercado publicar un disco es irrelevante. Un sencillo o dos te bastan para mantenerte en el candelero y construir tu carrera. Enrique Iglesias lo sabe y su Duele el corazón fue número uno en medio universo latino y países como Hungría, República Checa, Suiza o Rumanía. Shakira lo ha puesto en práctica con La Bicicleta y Chantaje. Justin Timberlake ha hecho de su Can’t stop the feeling fue una de las canciones más escuchadas del año. Jennifer Lopez lo intentó con Ain’t your mama, curiosamente ignorado en USA y UK, un éxito en el resto del mundo. Maroon 5 también se han apuntado a la moda con Don’t Wanna Know. Con permiso de Twenty One Pilots, Zara Larsson y The Chainsmokers han conseguido convertirse en dos de los artistas revelación de 2016 sin ningún disco a sus espaldas. En un mundo donde importan más las reproducciones en Spotify y los visionados en Youtube que las ventas reales, el LP parece un concepto del pasado.

Sin embargo, la carrera de los artistas sigue midiéndose por sus discos de larga duración, ya que parece que estos son declaraciones de intenciones y definen etapas estilísticas o temáticas. Adele ha sido la que más millones de copias ha vendido este año con 25, a punto de superar los 20 millones de ejemplares. Eso sí, hay que decir que ninguno de los sencillos que publicó este año ha conseguido igualar la fama de Hello o los que se extrajeron de 21. También hay que decir que el esfuerzo que hace en promocionarlos en casi nulo y así es como When we were young y Water under the bridge se han quedado sin videoclip.

Beyoncé ha sido la segunda artista más vendedora del año con Lemonade, disco con el que seguramente arrasará en la próxima edición de los Grammy. Paradójicamente, lleva sin tener un sencillo de auténtico éxito desde los tiempos de Sasha Fierce: se ha escuchado más en radios su colaboración con Coldplay en Hymn for the weekend que cualquier tema de Lemonade. Rihanna, en cambio, siempre se asegura tener un sencillo de éxito: por mucho que se suponga que Anti es su intento de hacer un disco coherente y ambicioso, al final no es tan diferente al resto de trabajos de su discografía. Lady Gaga apostó por el rock y el country en Joanne: quizás nunca vuelva a vender como en los tiempos de The Fame Monster pero por lo menos ha superado el bache creativo de ArtPop. Tras Hotline Bling, Drake se confirmó como una estrella global después de varios discos a sus espaldas gracias a One Dance. Lo mismo ha hecho The Weeknd, instalado ya entre los artistas más vendedores de la mano de Daft Punk. O Sia, convertida a estas alturas de su carrera en una inverosímil estrella pop. Bruno Mars no consiguió colocar 24K Magic en el número uno, pero viendo como agotó las entradas para su gira mundial en minutos no parece que tenga razones para preocuparse. Britney Spears, en cambio, quiso hacer un regreso por todo lo alto con Glory, pero se quedó a medio gas. Tampoco fue buen año para Kanye West: ser Dios en la tierra y estar casado con Kim Kardashian es demasiado para un hombre solo. La estrellita del pop del año ha sido, seguramente, Ariana Grande con su Dangerous Woman. Y si en años anteriores Miley Cyrus y Justin Bieber ya nos demostraron que nunca hay que despreciar a las estrellas del pop adolescente, este año fue Zayn el que nos dio Mind of mine, uno de los discos de pop más redondos del año. El más guapo de One Direction era el que tenía más talento.

Entre los favoritos de la crítica de este años nos encontramos con viejos conocidos como Bon Iver o Radiohead, mientras que lo nuevo de James Blake, The Last Shadow Puppets, M83 o Anohni fue algo ignorado en comparación con sus trabajos anteriores. También gustaron muchos los discos de la hermanísima Solange o Blonde, de Frank Ocean, que pueden terminar resultando más largos que un día sin pan. Sospecho que el paso del tiempo no les sentará nada bien. Creo, en cambio, que cualquier día Michael Kiwanuka se convertirá en una gran estrella. 2016 fue también el año en que vimos publicado, por fin, un nuevo disco de The Avalanches, quince años después de su debut. Un poco menos -11 años- les ha costado a los Rolling Stones publicar otro disco. Ellos siguen fieles al rock, ese estilo que cada vez vemos menos en las listas, al igual que Red Hot Chili Peppers, Metallica, Kings of Leon o Biffy Clyro.

Y como no, 2016 será el año que recordaremos por haberse llevado a George Michael, Leonard Cohen, Prince, Sharon Jones, Glenn Frey, Juan Gabriel, Manolo Tena, Black, Pete Burns… No olvidaremos como se despidió de todos nosotros David Bowie en Lazarus.

¿Y en España? El reguetón se ha convertido en el gran dominador del mercado de sencillos, con Maluma y J Balvin en cabeza. La sombra de La Voz es muy alargada en nuestra lista de ventas, mientras que en otoño nos dimos un baño de nostalgia y cobras recordando la primera edición de Operación Triunfo. Los 40 Principales nos sorprendieron al comenzar a pinchar a grupos como Love of Lesbian, Sidonie, Crystal Fighters o The XX, algo que tiene su lógica si tenemos en cuenta que no hay ciudad de España que no tenga su festival de música indie: hay ahí un enorme mercado por explotar. Volvimos a fracasar en Eurovision a pesar de llevar nuestra mejor propuesta en años y de que el Say Yay de Barei haya sido uno de los temas de esta edición más escuchados en Spotify. Y en 2017, nuevos discos de Lori Meyers, Los Planetas y La Casa Azul a la vista.

Calvin Harris + Disciples: How deep is your love

El futuro exnovio de Taylor Swift (“Calvin, esa chica no te conviene”) se aburría este verano. Viendo que Pray to God, uno de los mejores momentos de Motion, no funcionaba tan bien en las listas como otros temas del disco, quizás haya decidido que lo mejor sea abrir una nueva etapa y, un poco por sorpresa, ha publicado un nuevo sencillo junto al trío Disciples y la noruega Ina Wroldsen como vocalista.

Demostrando cierta inteligencia, Harris se aleja de los sonidos ya trillados del EDM y su típico esquema de subi-subidón que tan bien ayudó a definir en Ready for the weekend para acercarse al House noventero como han hecho otros compañeros de promoción. Una buena jugada para seguir en forma y otra canción más con el título How Deep Is Your Love que se suma a los ya clásicos de BeeGees y The Rapture.

Calvin Harris ft Haim: Pray to God

Aunque Calvin Harris ha estado rompiendo Internet esta semana por sus fotos en calzoncillos para Armani…

¿Justin? ¿Qué Justin? ¿Quién es Justin?

¿Justin? ¿Qué Justin? ¿Quién es Justin?

…no nos deberíamos olvidar que hace una semana publicó el videoclip de Pray to God, que sería el sexto sencillo de Motion y uno de sus mejores temas.

Compuesta por Calvin, las tres chicas de Haim y Ariel Rechtshaid, productor que ha trabajado últimamente con Madonna, Beyoncé o Charli XCX, Pray to God combina el toque EDM característico del DJ de oro con las armonías vocales que han hecho famosas a Haim y que nos pueden traer ecos de Fleetwood Mac, The Police o Wilson Phillips. Aunque por el look del videoclip -que, todo hay que decirlo, no está a la altura del tema-, podemos deducir que las tres hermanas también son fans de Shakespears Sister, American Horror Story y Jóvenes y Brujas.

Calvin Harris: Motion

Calvin Harris Motion

“I need a little faith. Is that too much to ask for?”. Así abre su cuarto disco Calvin Harris, pidiendo un poco de fe. Fe para seguir creyendo en sí mismo, y fe para que nosotros sigamos creyendo en él y no digamos eso de “Calvin, tú antes molabas”. Convertido en productor de éxitos en cadena y DJ estrella que se recorre el mundo de sesión en sesión por festivales y discotecas del planeta, parece que poco queda en el Calvin actual del friki desaliñado aficionado a los sintetizadores ochenta de I created Disco, aquel trabajo con el que debutó en el ya lejano 2007.

Todos tenemos un pasado, Calvin.

Todos tenemos un pasado, Calvin.

De hecho, Motion confirma lo que ya se venía anticipando en Ready for the weekend y, sobre todo, en 18 Months: el Calvin productor y DJ cada vez está más presente, dejando al Calvin músico y cantante en un segundo plano. En este sentido, son varias las pistas instrumentales (o casi) en las que se ve claramente como son sus sesiones, caracterizadas por la búsqueda del subi-subidón perfecto, un arte que Calvin Harris domina con maestría. Seguramente muchos de los que compren el disco acaben saltándose en el reproductor esas colaboraciones junto al triunvirato holandés formado por Firebeatz, Ummet Ozcan y R3hab sin apreciar que cortes como Slow Acid son infinitamente más interesantes musicalmente que el atorrante Awooga de su anterior trabajo.

En su condición de productor estrella, Calvin Harris no tiene problemas para tirar de agenda telefónica y trabajar con quien le apetezca en vez de poner voz a sus temas. Aquí su presencia vocal se queda limitada a Faith y Summer, convertido ya en evidente himno para los veranos. Se le echa de menos: no es que Calvin sea un gran cantante, pero su voz tiene un toque melancólico y personal que acaba quedando muy bien en sus temas. Por fortuna, Harris no se limita a contratar a cantantes anodinas y no tiene miedo a trabajar con artistas cuya personalidad acaba dejando su huella en las canciones. En Motion tenemos colaboraciones insoportables como la de Big Sean en la básica Open Wide y otras que podían haber dado más de sí, como la de Gwen Stefani en Together, pero por lo general los resultados son interesantes: ahí están Outside, con Ellie Goulding, o Ecstasy, junto a Hurts, la que es la primera balada incluida en uno de sus discos y que suena más a Hurts que lo que hizo el propio dúo en su olvidado segundo trabajo. Es aquí donde encontramos los momentos más brillantes del disco, en colaboraciones como la de All About She en Love Now, con reminiscencias del Rather Be de clean Bandit, y especialmente Pray to God, el tema escrito a medias junto a Haim y una de las mejores canciones de este 2014.

Aunque es cierto que Motion no incluye grandes sorpresas y que la fórmula del subidón de Calvin Harris nos resulta ya más que familiar, también es cierto que sigue proporcionando grandes momentos de puro pop electrónico y que, dentro de unos años, servirá como un excelente compendio de casi todo lo que se hace ahora mismo en el panorama de la música electrónica más comercial. Mientras esperamos a que dejen de contratar a Calvin como el DJ de todas las fiestas y pueda hacer un disco más personal, lo que nos queda claro es que, como dice en la un tanto amarga letra de la pista que cierra Motion (“You close your eyes, you’re seeing dollar signs”) va a seguir viendo muchos signos de dolar en el futuro.

Lista UK: Número dos para Calvin Harris

Por un escaso margen, X de Ed Sheeran ha vuelto a colocarse en el número uno de la lista británica de discos más vendidos relegando al cuarto trabajo de Calvin Harris, Motion, a la segunda posición.

Taylor Swift baja de lo más alto al número tres con 1989. El resto de novedades de la semana se completa con Love in Venice, del temible violinista Andre Rieu, en el 4; My favourite faded fantasy, de Damien Rice, en el 7; Big Music, de Simple Minds, en el 12; el recopilatorio Who Hits 50, de The Who, en el 15; The Basement Tapes Complete Vol.11, una colección de seis compactos con grabaciones hechas por Bob Dylan con The Band, en el 17; Storytone, de Neil Young, en el 20; Tina, del rapero londinense Fuse ODG, en el 25; Abandon Ship, de los australianos Knife Party, en el 39; la reedición del disco de 1975 de Wings, Venus and Mars, en el 49; The John Rutter Songbook, del compositor de música coral John Rutter, en el 57; Broke with expensive taste, el tantas veces anunciado debut de Azealia Banks, en un nada memorable puesto 62; otra reedición de Wings, esta vez de Wings at the speed of sound, en el 64; Snakes & Ladders, de Wiley, en el 69; With a little help of my fwends, el disco en el que Flaming Lips cantan el Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band de The Beatles junto a artistas como Miley Cyrus, Tegan & Sara o Black Pus, en el 84; Possession with intent, de Angel, en el 92; y There is only you, de Xcerts, en el 96.

En la lista de canciones, Cheryl Cole se convierte en la cantante británica con más números uno al conseguir con I don’t care el quinto de su carrera, superando así a Rita Ora y Geri Halliwell.

Otras novedades destacables son la de Outside, la nueva colaboración entre Calvin Harris y Ellie Goulding, en el 6; y Real Love, versión de un tema de John Lennon a cargo de Tom Odell utilizada en el anuncio navideño de unos grandes almacenes que ya consiguieron en años pasados llevar a lo más alto a Lily Allen y Gabrielle Aplin, en el 21.

Lista UK: Calvin Harris consigue el sexto número uno de su carrera con “Summer”

Paolo Nutini ha conseguido mantenerse en lo alto de la lista británica de discos más vendidos por tercera semana consecutiva gracias a Caustic Love. Damon Albarn, que tras muchos años de carrera y diversos proyectos profesionales, publicaba Everyday Robots, su primer trabajo en solitario, se ha tenido que conformar con debutar en el segundo puesto.

En el número tres debuta Tribal, el tercer disco de la irlandesa Imelda May. Otras novedades de la semana son el disco homónimo de Embrace -su primer trabajo en casi ocho años- en el 5; Indie Cindy, de Pixies -su primer LP desde 1991- en el 6; Parklife, de Blur, reentra al 24 veinte años después de su publicación; Diploid Love, de Brody Dalle, en el 33; 9 Dead Alive, del dúo mexicano afincado en Dublin Rodrigo y Gabriela, en el 39; la reedición de Nightclubbing, el mítico disco de 1981 de Grace Jones, en el 46; Hooray for Love, de Curtis Stigers, en el 64; The beauty of destruction, de la banda de metal Devil You Know, en el 92; Shatter Me, de la violinista Lindsey Stirling, en el 95; y Atlas, del grupo de dance indie australiano RÜfÜS, en el 96.

En la lista de sencillos, Calvin Harris ha conseguido el sexto número uno de su carrera gracias a Summer. Posiblemente sea una de sus canciones más facilonas, pero siempre le preferiremos a él antes que a David Guetta.

Otras novedades destacadas son la de Love never felt so good, de Michael Jackson, que en menos de 24 horas a la venta ha conseguido colocarse en el 27; Explodes, de Kasabian, en el 52; o Do it Again, la colaboración entre Royksopp y Robyn, en el 75.

Lista UK: número uno para One Direction

Durante los últimos tres años, One Direction han publicado sus discos en noviembre y todos ellos han conseguido ser número uno. Midnight Memories lo ha logrado despachando más de 237.000 copias en una sola semana y amenazando con convertirse en el disco más vendido de 2013. La boyband ha impedido que Gary Barlow se colocara en lo más alto de la lista con su cuarto trabajo, Since I saw you last, que se tiene que conformar con la segunda posición.

En el seis debuta el disco de otra boyband, pero ésta ya un poco más veterana: Boyzone celebran su veinte aniversario con Bz 20, mientras que en el 9 se coloca el nuevo trabajo de otra habitual de estas fechas navideñas: Susan Boyle con Home for Christmas. Otras novedades de la semana son la del recopilatorio de grandes éxitos de Dido en el 27; A Mary Christmas, de Mary J. Blige, en el 28; otro recopilatorio de Wet Wet Wet en el 53; Common Courtesy, del grupo de post-hardcore A day to remember, en el 57; No need to say goodbye, de The Poppy Girls, en el 62; Foreverly, el disco que han grabado Norah Jones y Billie Joe Armstrong, de Green Day, con las canciones de Songs our daddy taught us, de Everly Brothers, en el 63; Rain or shine, de Paul Carrack, en el 80; Selected Works 1972-1999, de The Eagles, en el 82 y Foster & Allen’s Christmas Gift, de Foster & Allen, en el 90.

En la lista de sencillos, el número uno es para Under Control, el tema que han sacado conjuntamente Calvin Harris y Alesso con la voz de Theo Hutchcraft, de Hurts, cuyo segundo disco ya ha caído en el más completo de los olvidos.