Geronimo!!!

Sheppard

Cuando uno ve el videoclip de Geronimo, uno se inclina a creer que Sheppard tiene una imagen tan perfecta para un grupo de pop (cantante con flequillazo, chica con pelo azul que toca teclados y pandereta y hace coros, chica rubia mona que toca el bajo, guitarrista con rizos y barba pseudohipster, guitarrista rubio con gafas y batería prácticamente invisible) que tienen que haber surgido por necesidad del laboratorio de algún sello discográfico. Será culpa de La Casa Azul, pero los grupos de pop donde se mezclan chicos y chicas me resultan algo sospechosos…

Pero no, resulta que Sheppard es un conjunto que nació en la ciudad australiana de Brisbane como un dúo formado por George Sheppard y su hermana Amy, al que después se incorporaría otra hermana llamada Emma y más músicos hasta completar el grupo. Editado a finales de febrero de este año, Geronimo es su segundo sencillo y ocupó el número uno de las listas australianas durante tres semanas en el mes de abril, convirtiéndose así en el tema editado por un sello independiente que más veces ha ocupado esa posición en el país de los canguros y los koalas. Ya de la mano de una multinacional, el grupo se ha lanzado a la conquista del mercado internacional, habiéndose colado ya en los primeros puestos de varias listas europeas. Con mayor o menor credibilidad, lo que queda claro es que Geronimo es un tema capaz de transmitir esa felicidad despreocupada, energética y contagiosa que se le debe exigir al Pop, algo tan aparentemente sencillo como complicado de conseguir. Sheppard nos alegrará la vida durante estas semanas para luego desaparecer, pero puede que sea un nombre más añadir a esa lista formada por San Cisco, Empire of the Sun, Operator Please, The Presets y muchos otros más que nos hacen pensar que, si alguna vez Suecia deja de ser un paraíso pop, siempre nos quedarán las antípodas.

PD: Y ahora, además, es la canción del último anuncio de Orange. Nos vamos a hartar de escucharla.

Diez artistas que llegaron desde las antípodas

Con la ubicua Somebody that I used to know, Gotye ha conseguido uno de los éxitos más sorprendentes de los últimos tiempos. Nacido en Bélgica, pero instalado en Australia desde pequeño, Wouter De Backer ha pasado de ser un artista conocido sólo en su mercado local a colocar su tema en lo más alto de las listas de medio mundo. Pero antes que él, otros solistas y grupos nos han llegado desde las antípodas para recordarnos que entre canguros y kiwis también se hace buena música.

The Easybeats. Friday on my mind.

Fue en 1966 cuando un grupo australiano conseguía por primera vez un éxito internacional. El honor recayó en The Easybeats gracias a Friday on my mind, un tema que arranca con una energética guitarra y que en 2001 fue escogida como la mejor canción australiana de todos los tiempos.

AC/DC. Highway to hell

Aunque The Easybeats se separaron en 1969, sus componentes siguieron trabajando en la música. Harry Vanda y George Young, los dos guitarristas del grupo, fueron los compositores de «Love is in the air«, el mítico tema de John Paul Young, y consiguieron cierto éxito en los ochenta con el grupo Flash & The Pan. También produjeron los seis primeros discos de una banda de rock que habían formado en 1973 los hermanos pequeños de George, Malcolm y Angus Young, con el nombre de AC/DC. Supongo que no hace falta decir más de ellos: más de 200 millones de discos vendidos (22 millones corresponden sólo a Back in Black), pioneros del heavy metal y del rock duro y creadores de Highway to hell, una canción que todos podemos tararear aunque no hayamos escuchado más que reguetón en nuestra vida.

Men at work. Down Under.

Aunque actualmente estén un poco olvidados, Men at Work fueron uno de los grupos más importantes de principios de los ochenta gracias a canciones como Who can it be now? y sobre todo, Down Under, que con el tiempo se ha convertido en una especie de himno no oficial de Australia.

INXS. Need you tonight.

En 1987, con la publicación de Kick, INXS se confirmaron como uno de los grupos más importantes que Australia haya dado al mundo. Combinando guitarras rockeras con una actitud cercana al pop más elegante, INXS nos regalaron una colección de canciones memorables acompañadas de videoclips en los que el tristemente desaparecido Michael Hutchence irradiaba sexo por todos los poros de su piel.

Midnight Oil. Beds are burning.

Frente a la actitud más lúdica o frívola de Men at Work o INXS, Midnight Oil presentaban una postura comprometida con el medio ambiente y varias causas políticas en defensa de los aborígenes australianos. A finales de los ochenta consiguieron triunfar fuera de sus fronteras con Diesel and dust y Blue sky mine gracias a canciones tan contudentes como Beds are burning.

Crowded House. Locked Out.

Con miembros australianos y neozelandeses, Crowded House fue otro de los grupos estrella de las antípodas entre finales de los ochenta y principios de los noventa. Aunque quizás sean más conocidos por sus temas lentos y melancólicos como Don’t Dream It’s Over, Fall at your feet o Distant Sun, en su repertorio también hay canciones más movidas o energéticas como Locked Out.

OMC. How Bizarre.

Las antípodas también nos han dado «one hit wonders» como éste. OMC era el proyecto de dos hermanos neozelandeses, Phil y Pauly Fuemana. Entre 1996 y 1997, su sencillo How Bizarre se convirtió en el tema más exitoso grabado por un artista de Nueva Zelanda. Después de un par de sencillos más y un disco de debut, OMC se unió al extraño club de grupos y solistas que no vuelven a grabar nunca más, quizás consecuencia de los enfrentamientos judiciales que mantuvieron con su productor, Alan Jansson.

Savage Garden. I want you.

Savage Garden era un dueto de Brisbane que debutaron en 1997 con un disco repleto de pop con pocas pretensiones y que, sorprendentemente, conquistaron a los estadounidenses con canciones tan empalagosas como Truly, Madly, Deeply. Yo siempre preferí su sencillo de presentación, una canción que parecía sacada del repertorio de Roxette y con referencias a productos tan noventeros como la Cherry Cola.

CutCopy. Need you now.

Lo que se considera «alternativo» en nuestro país, muchas veces es mainstream en su país de origen. Cut Copy hacen las delicias de los aficionados al pop electrónico hecho con gusto y reminiscencias de los ochenta y noventa, mientras que en Australia consiguieron ser número uno con su segundo trabajo, «In ghost colours», y número tres con «Zonoscope», unos de los discos más destacados del año pasado.

Kylie Minogue. Timebomb.

Por supuesto, si hablamos de artistas australianas, no nos podemos olvidar de la mayor diva pop que las antípodas han regalado al mundo (con permiso, quizás, de Olivia Newton John). Desde sus comienzos en los ochenta junto a los productores Stock Aitken and Waterman, pasando por sus escarceos con lo alternativo en los 90 (recordemos su dueto con otro notable artista australiano, Nick Cave) y su renacer comercial como reina del pop electrónico y bailable a principios del siglo XXI, Kylie Minogue se ha labrado una trayectoria artística más que brillante, una carrera de 25 años que acaba de celebrar con la publicación de este Timebomb.