STRIKE A POSE!

Madrid es una ciudad donde, sin comerlo ni beberlo, uno puede acabar sobreactuando como público aplaudidor en “El Hormiguero” o cruzándose con Jon Kortajarena en las escaleras automáticas del Pabellón 14 de IFEMA. Todo se reduce a tener a los amigos adecuados en los lugares correspondientes. Cadena de favores, que se llama.

Lo confieso, no soy muy fan de “El Hormiguero” ni tampoco de Pablo Motos. Pero también he de confesar que, tras ver cómo se hace el programa en directo, mi opinión ha mejorado considerablemente. Me pareció de que todos los que trabajan ahí se esfuerzan por hacerlo lo mejor posible, algo que -aunque parezca mentira- no se puede decir de toda la oferta audiovisual que tenemos a nuestro alcance. También me llevé la impresión de que no hay divismos en el equipo. Se nota en detalles como la atención al público presente en el estudio o en la presencia de las “estrellas” del programa en el plató durante las pausas publicitarias. No os podéis imaginar la de presentadores con una excelente imagen pública que se refugian en su camerino en cuanto se apagan las cámaras y que apenas se dignan mirar a admiradores, curiosos y demás masa anónima. O la de regidores que tratan al público a gritos, como si fueran un rebaño de ovejas descarriadas. Algunos públicos quizás se lo merezcan, lo reconozco.

El domingo, la estupenda DiPorDior me coló en Cibeles, la cuarta pasarela del mundo de la moda, que había arrancado un par de días antes. En mis tiempos de reportero de altos vuelos hicimos una pieza sobre los jóvenes diseñadores, así que no era mi primera vez que iba. Sin embargo, diez años después de entonces, me dio la impresión de que Cibeles se ha convertido en una feria al más puro estilo parque de atracciones: entras en un recinto donde reina la penumbra y parece que siempre es de noche, donde se alternan los puestos de revistas especializadas y marcas de maquillaje con otros más prosaicos como el Burger King de Carmen Lomana y las chocolatinas de Milka. Las cervezas las sirve Heineken y la comida, el temible Arturo Cantoblanco. Como es tradición en España, en los puestos donde se regala algo gratistotal la gente hace cola. Por el lugar caminan jóvenes con aspecto de blogueros y tres o cuatro famosos. Ya que estaba acompañado de varios especialistas en el tema, les pregunté varias cosas:

-¿Cuántos blogs de moda hay en España?
-Buf, cientos. Miles.
-Y casi todos ellos deben de estar aquí… ¿Pero la gente que compra ropa viene a Cibeles?
-En realidad, muy pocos.
-Entonces, esto de la pasarela Cibeles, ¿es una especie de quiero y no puedo?
-Algo así, sí.

Sin embargo, reconozco que ver un desfile en directo tiene algo de magia para los ojos de quien no sabe nada del tema. La pasarela es un escenario teatral donde algo tan prosaico como la ropa puede convertirse en una obra de arte, digna de ser analizada y admirada por cientos de ojos. Eso sí, al igual que en el arte y en el teatro, hay obras buenas y obras malas, así como puestas en escena magistrales y otras fallidas. Supongo que repetir en bucle durante varios minutos una versión en piano del “Behind the wheel” de Depeche Mode entra en la categoría de atorrante.

9 comentarios en “STRIKE A POSE!”

  1. Por fin se cargó el blog! (llevaba media hora tratando de entrar).

    Estoy de acuerdo en lo que dices, Cibeles es un circo. ¿Con qué famosete coincidiste en El Hormiguero?

    PD: Lo de ‘me pareció de que’ me ha llegado al alma ; )

  2. Ala, no sé como se me ha podido escapar ese “de que”, menudo lapsus. En El Hormiguero coincidí con Duffy, muy mona ella.

    Joserra, no te olvides de que sirve para llenar minutos de telediario!

    Pilgrim, sí, unos se lucen para bien y otros para mal… Ahora le echo un vistazo al blog, :-)

    Ros, Kortajarena es igual de guapo que en las fotos. Ni gana ni pierde. Eso sí, me fascina como la gente le copia el peinado…

  3. Es que el desfile fue muuuuy largo y las modelos andaban muuuuuy despacio.

    Lo único que siento fue no poder sentarte en el front row junto a la Lomana y sus gafas de sol

  4. Si nos hubiéramos sentado junto a la Lomana, ¿le podríamos haber pedido descuento para sus hamburguesas?

    Kortajarena es un modelo de Bilbao bastante famoso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *