So long, Leonard Cohen

Leonard Cohen lo sabía y nos dejó un disco para despedirse, You want it darker. Esta mañana nos hemos despertado con la noticia de su muerte serena, a los 82 años, en su casa de Los Angeles. Este año hemos despedido a muchos grandes artistas, pero este adiós en concreto me pone especialmente triste.

Mi madre cuenta que, al volver conmigo del hospital después de dar a luz, la canción que sonaba en el coche era So long, Marianne. Fue, pues, la primera canción que escuché en este lado de la realidad y forma parte de un extraño y privilegiado grupo de canciones de las que no recuerdo cuando las escuché por primera vez. Para mí es como si la hubiera conocido desde siempre.

So long, Marianne es una canción del primer disco de Leonard Cohem, Songs of Leonard Cohen, publicado en 1967 cuando Cohen ya tenía 33 años y varios libros de poesía a sus espaldas. Está dedicado a Marianne Ihlen, una mujer noruega a la que conoció en Hydra, una de las islas del Golfo Sarónico de Grecia, en 1960, justo cuando su marido, el escritor Axel Jensen, la había abandonado. Se enamoraron y Leonard se fue a vivir con ella y su hijo de seis años, primero en Oslo y luego en Montreal. Ella se convirtió en su musa e inspiró muchos de los poemas y canciones que escribió a lo largo de los sesenta. Aparece en la contraportada de su segundo disco, Song from a room.

leonard-cohen-songs-from-a-room-362512

Marianne murió hace unos meses, el 28 de julio. Unos días antes recibió una carta de Leonard en la que decía que muy pronto la seguiría: “estoy tan cerca detrás de ti que tienes que saber que si estiras tu mano, creo que puedes alcanzarme”.

“Well Marianne it’s come to this time when we are really so old and our bodies are falling apart and I think I will follow you very soon. Know that I am so close behind you that if you stretch out your hand, I think you can reach mine. And you know that I’ve always loved you for your beauty and your wisdom, but I don’t need to say anything more about that because you know all about that. But now, I just want to wish you a very good journey. Goodbye old friend. Endless love, see you down the road”.

Adiós, Leonard. Gracias por todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *