SIT DOWN, STAND UP (Snakes & Ladders)

-Ya llevas cinco meses en el paro, es tiempo suficiente para que hayas decidido hacia donde quieres dirigir tu vida, ¿podrías contármelo?

No, no estaba tumbado en el diván de un gabinete psicológico ni estaba hablando por teléfono con mi madre. Estaba en el piso 28 de un rascacielos situado en el centro de la ciudad, con el paisaje urbano detrás de mí y una sonriente consultora de recursos humanos al otro lado de la mesa, en una sala de reuniones bastante acogedora dentro de la austeridad oficinal propia de esos lugares. La miré durante un segundo antes de responder. Un segundo en el que decenas de pensamientos bulleron dentro de mi cabeza. ¿Cómo contarle a una desconocida que no tengo nada claro hacia donde llevar las riendas de mi vida? ¿Cómo explicarle que ésta es la primera entrevista de trabajo que he conseguido desde finales de diciembre sin parecer un fracasado o alguien que se pasa el día tumbado a la bartola? ¿Cómo decirle que el traje de Zara que llevo puesto lo compré hace un par de semanas para ir a una Primera Comunión con la idea de utilizarlo en este tipo de situaciones? ¿Cómo hacerle entender que, tal y como está el patio, haber conseguido estar aquí, hablando de mi curriculum con ella es ya un pequeño éxito personal? ¿Cómo convencerla de que soy una persona perfectamente valida para ese trabajo que me ofrece aunque no tenga la titulación académica que le corresponde? ¿Voy a tener que contarle a esta mujer cuáles son mis ilusiones, mis decepciones, mis fantasías y mis proyectos? ¿Cómo hacerlo sin parecer ridículo, ingenuo o demasiado ambicioso? ¿ES una pregunta con trampa? ¿O es una pregunta con premio? ¿Soy sincero con ella o entro en este juego de simulaciones que son las entrevistas de trabajo? Si la vida es una película, ¿son los encargados de recursos humanos los directores de casting más crueles?

Lo que respondí pareció satisfacerla. O quizás no, porque en seguida pasó a la siguiente pregunta.

-Y, ¿dónde te ves dentro de dos meses?

-Trabajando, respondí.

3 thoughts on “SIT DOWN, STAND UP (Snakes & Ladders)”

  1. Personalmente me cansan un poco estas tonti-preguntas de la gente de recursos humanos. Pretenden evaluar en 5 minutos toda una vida de esfuerzos y experiencia con preguntas más o menos “originales”, pero al final no esquivan la contratación de gente con poca valía ni el enchufismo de muchos puestos. En fin, espero que la convencieras y ojalá en dos meses o menos estés trabajando (esa respuesta me ha parecido realmente buena, por cierto).

  2. Ánimo, Antonio.

    Yo ayer tuve una entrevista por ett. Según estoy rellenando el cuestionario, aparecen 2 chicas más, citadas a la misma hora que yo.

    Nos juntaron a las 3, e hicimos la entrevista en grupo. Me pareció violentísimo. No creo que me llamen…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *