SINCE I LEFT YOU

Cuando voy a Pamplona en coche con Miguel, yo soy el encargado de llevar la música. Para nuestro último viaje, mientras buscaba qué discos coger de mis estanterías, redescubrí un Cd pirata que prácticamente había olvidado a pesar de ser uno de mis favoritos: “Since I left you”, de The Avalanches, un grupo de DJs australianos que publicaron en 2001 este discazo hecho con samplers de 3.500 vinilos.

Mientras lo escuchaba, me acordé de quien tenía la copia original, alguien en quien hacía mucho que no pensaba: aquella chica canaria de la oficina de la que estuve totalmente colado durante un año. Me parecía tan guapa, tan simpática, le gustaba la misma música que yo, y además, tenía carácter (y una relación autodestructiva con un exnovio que también trabajaba en el mismo sitio, pero como yo era inexperto e inocente y estaba cegado por el amor platónico, no me di cuenta de ese pequeño detalle hasta después). Recordé las tonterías que se hacen cuando uno tiene a alguien metido en la cabeza, el análisis exhaustivo de cada palabra, de cada inflexión en la voz, de cada mirada que se intercambia en las conversaciones triviales, las excusas absurdas para pasar más tiempo juntos, la pequeña catástrofe que supone que un día te ignore, las largas horas acodado en la barra del bar cada jueves que los compañeros del curro salíamos a tomar algo pensando “de esta noche no pasa”… Lo más que conseguí es echar con ella unas cuantas partidas al Memory en la máquina de recreativos, cabeza con cabeza. Entre copa y copa, partida y partida, nos sonreíamos. Por lo menos, yo sonreía, supongo que con cara de bobalicón. Luego siempre volvía a casa y cuando me acostaba, tardaba en dormirme pensando en que había algo que me impedía dar el paso definitivo y romper esa especie de barrera infranqueable que había entre los dos.

Afortunadamente, terminé entendiendo que era ese “algo” y fue mi penúltima historia de amor de esa clase.

18 comentarios en “SINCE I LEFT YOU”

  1. Sí, o al Trivial, o al “Descubre las siete diferencias”, jajaja… Yo iba metiendo monedas y probando juegos. Evidentemente, la hubiera seducido antes si fuera el rey del pinball, jajaja. Pero claro, entoces yo no sería yo.

    Ya sabía yo que apreciabas la buena música, Soli! :-)

  2. Qué bonitooooo… Yo nunca he intentado nada con nadie en plan serio, no sé, siempre sé a priori que las oportunidades son cero patatero.

  3. Hombre, con esa actitud no se consigue nada, Joserra. De todas formas, jajaja, como sé cosas que nos cuentas fuera del cybermundo, ya sé que no es verdad y que si lo intentas! :-)

    Maggie, es que tu encanto oriental es irresistible, jajaja

  4. Bueno sí, también me la traje a Sanfermines y se dedicó a tontear con todos los chicos que se encontraba por los bares… Si es que ya lo dice Porta…

    Jajaja, tengo muchas más historias de amores imposibles con chicas, Otto, ya las iré contando! :-D

  5. Oig, la madre, que deja uno de entrar un fin de semana y se encuentra con 90 entradas nuevas. Hijo, no descansas nunca… ¿Ese conejito es el de Duracell?
    Mola la cancioncica, y el video más. Pero pirateando me doy cuenta de que tienen un cerro de discos. Aggg, siempre me pasa lo mismo. Taaarde, demasiado taaaarde.
    Esas historias… ayns! Esas heteras!! ;)

  6. Muchas gracias Pilar. Y muchas gracias, jajaja, ya que me lo dices dos veecs… :-)

    Rodri, estos Avalanches sólo tienen un disco, titulado “Since I left you”, lo que pasa es que hay más grupos con ese nombre o parecido.

    Hmmm, seguro que sí, Dieguito! Jajaja

    Proud, es que el mundo está lleno de Guapos y Guapas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *