Seis versiones para descubrir a Bob Dylan

Hace unos días la Academia sueca vio que Twitter estaba aburrido y decidió conceder el Nobel de Literatura a Bob Dylan. Evidentemente consiguió su propósito de animar el debate en redes sociales, además de fastidiar los planes de varias librerías que aspiraban a vender unos cuantos ejemplares de Murakami o cualquier otro escritos ganador. Ahora que otros temas reclaman nuestra atención, quizás sea un buen momento para revisar el legado musical de Dylan. Nadie puede discutirle a estas alturas su papel fundamental dentro del panorama musical del siglo XX, ni nadie puede restarle méritos a su trabajo como letrista (que es el que le hace pleno merecedor de un galardón literario). Sin embargo, ha habido más de uno que ha discutido sus capacidades como intérpete, calificando su voz de escasa, nasal y desagradable. Basta con escuchar Lay Lady Lay para comprobar que Bob Dylan tiene muchos más registros vocales de los que generalmente se piensa, pero también es cierto que algunos de sus temas son más conocidos en las voces -más convencionales para el gran público- de otros artistas.

-Peter, Paul & Mary: Blowing in the wind.

Blowing in the wind es una de las canciones más conocidas de Bob Dylan y uno de los grandes himnos de los movimientos sociales de los sesenta. Dylan la interpretó por primera vez en el neoyorquino Gerde’s Folk City del Greenwich Village el 16 de abril de 1962 y fue el sencillo con el que presentó al mundo su segundo disco, The Freewheelin’ Bob Dylan, editado en mayo del año siguiente. Sin embargo, quienes hicieron de la canción un éxito en listas fueron el trío folk Peter, Paul & Mary vendiendo un millón de copias en el verano del 63. Escuchando sus armonías vocales y sus lentas guitarras se entiende como el tema acabó convirtiéndose en ese tema de misas juveniles que todos hemos oído alguna vez: “saber que vendrás, saber que estarás…”

-The Byrds: Mr. Tambourine Man

En su disco de debut, The Byrds cantaban nada menos que cuatro versiones de temas de Bob Dylan entre las que destacaba la canción que da título al disco y que se colocó en lo más alto de las listas estadounidenses y británicas en 1965. Mr. Tambourine Man se convertía así en la primera canción compuesta por Dylan en conseguir un número uno: el original de Dylan, incluido en el disco Bringing It All Back Home, no fue editado como sencillo, pero otro de los temas de ese trabajo -con una cara rockera y otra folk- se convertiría en el primer tema de Dylan en aparecer en el Billboard: el honor corresponde a Subterranean Homesick Blues, que conseguiría alcanzar un puesto 39 (y por supuesto, inspirar el Subterranean Homesick Alien en el OK Computer de Radiohead). A Mr. Tambourine Man, versión de The Byrds, se le atribuye, por su parte, el haber puesto de moda el Folk Rock para el resto de la década.

Jimi Hendix: All Along the Watchtower

Con ecos del libro del profeta Isaías, All along the watchtower era uno de los temas más crípticos de John Wesley Harding, el octavo disco de Bob Dylan, editado en diciembre de 1967. Sin embargo, y hasta el propio Dylan está de acuerdo, la canción alcanzaría mayores dimensiones evocadoras cuando Jimi Hendrix la hizo suya en una poderosa versión editada en septiembre de 1968 y que es la definición por excelencia de lo que entendemos por Psicodelia.

Guns N’ Roses: Knockin’ on Heaven’s Door


Clipe – guns_and_roses_-_knocking_on_heavens_door von souza_souza

Incluida en la banda sonora del western crespuscular Pat Garrett y Billy The Kid de Sam Peckhinpah, película en la que Bob Dylan también participó como actor, Knockin’ on Heaven’s Door es seguramente uno de sus temas más sencillos, además de ser uno de los más versionados. Si en su versión original el tema sólo conseguía un puesto 12 en el Billboard en 1973, la versión de Guns n’ Roses conseguiría llegar al segundo puesto de la lista británica tras ser publicada como sencillo del Use Your Illusion II en mayo de 1992.

The Rolling Stones: Like a Rolling Stone

Like a Rolling Stone, publicada en julio de 1965, fue el primer gran éxito de Bob Dylan, el tema que marcó su paso de cantautor folk a estrella del rock e icono pop y que marcó a toda una generación de artistas, desde The Beatles a Bruce Springsteen. La revista Rolling Stone la puso en lo más alto de su lista de las 500 mejores canciones de la historia y, como no, los Rolling Stones también la cantaron. Fue en 1995 como sencillo de presentación de Stripped, un disco en directo que recogía versiones en directo y en formato acústico de algunos de sus clásicos como Angie o Street Fighting Man.

Adele: Make you feel my love

Editado en 1997, Time out of mind es considerado por muchos el disco con el que Bob Bylan volvió al primer plano musical y con el que recuperó la inspiración perdida. Desde luego, es un trabajo que regaló al mundo un nuevo clásico de su repertorio, versionado primero por Billy Joel, después por Garth Brooks y finalmente por Adele, quien ha terminado haciendo suyo este Make you feel my love. Lanzado como quinto sencillo de su disco de debut, 19, esta versión es una excelente muestra de la capacidad interpretativa de Adele y del poder que tiene su voz para emocionar sin tener que recurrir a la grandilocuencia. Convertido actualmente en uno de los momentos más intensos de sus conciertos en vivo, la versión grabada nos muestra a una Adele con una voz algo rasgada (aun fumaba por aquel entonces) y que parece mentira que apenas estuviera dejando atrás su adolescencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *