SALVAME

A mí con los realities me pasa una de estas dos cosas: o los ignoro por completo o me engancho a ellos desarrollando niveles de fanatismo casi surrealistas. Llevado por la fiebre de OT, llegué a formar parte de la junta directiva del club de fans de Juan Camus, viajé a Zaragoza para ver actuar a Daniel Zueras en su ciudad natal durante la gira OT5 y hasta me fui al Festival de Eurovisión de 2004 en Estambul con el club de fans de Ramón, además de ir a firmas de discos abarrotadas de adolescentes histéricas y pasar por más de una decena de conciertos de triunfitos en salas de muy variado pelaje. La inversión en discos malos y sms absurdos -aparte de la fama de friki- se ve compensada con las miles de horas de diversión, la decena de buenos amigos que he hecho en ese tiempo y el Diegazo que me encontré en Portalmix.

De hecho, mi vida internáutica como ace76 comenzó en Muchagente, en los tiempos de la segunda edición de Gran Hermano. Nunca lo había pensado, pero quizás este blog existe gracias a Kaiet.

De todas formas, creía que a estas alturas ya estaba inmunizado contra esta enfermedad. Las islas de los famosos me aburren soberanamente, ya que nadie igualará los niveles de refinada maldad de Francesca en la segunda edición de Supervivientes. Los PekinExpress, Granjas, Factores X, Batallas de los Coros, Cocinas del Infierno o Casas de tu Vida nunca me han llamado mucho la atención. Hasta que llegó “Fama” y, sobre todo, “Fama2”. No empecé a ver esta segunda edición del programa de bailes y lágrimas hasta después de las vacaciones de Navidad. Y todo porque vi a este hombretón llorando en una clase de lírico con Marbelys.

Gines es mucho Gines

Que un muchachote murciano que trabaja de gogo en un bar y que sólo ha bailado “en un parque” se ponga a dar piruetas líricas y no lo haga mal del todo es la piedra filosofal de todo reality: ver progresar a alguien con un potencial que se hubiera desperdiciado si no llega a existir ese programa de televisión. Sin la televisión, Rosa estaría cantando en bodas, bautizos y comuniones, Soraya seguiría siendo azafata de medios vuelos y Raquel HH nunca habría sido Supermodelo. Y si a esto le añades una historia de amor y odio con su pareja, esa bailarina fría y perfecta llamada Raquel, el resultado es irresistible. En los foros de Cuatro y en los vídeos de Youtube los famáticos diseccionan cada mirada, palabra, gesto que se hacen en busca de una posible historia de amor. Evidentemente, todo es delirio del televidente, pero es que hacen tan buena pareja… y son tan guapos… ¿Y acaso no terminaron juntos Ángel y Sabrina?

Raquel y Ginés

Así que ayer, cuando Cisco se enfrentó a Ginés en el reto decisivo, Internet estaba alterado y yo también. Y eso que lo previsible era que se quedara el murciano, pero uno nunca puede confiar del todo en un programa de televisión. Que Cisco sea un tronco inexpresivo que sólo sabe hacer cuatro truquitos de B-Boy podía ser un detalle que el jurado pasara por alto. Pero no, triunfó la lógica -sobre todo cuando Cisco se puso a girar como una peonza borracha y mandó su futuro en el programa a la basura-, el murciano desgarrado seguirá bailando en la Academia y yo podré seguir distrayéndome hasta que Diego termine los exámenes.

No tengo nada estudiada mi pose

Todo esto hace que el hecho de que sea un programa de baile quede en un segundo plano. Quizás este año bailan peor, o los coreógrafos se esfuerzan menos, pero la culpa, en el fondo, es de la audiencia. El lunes tuvo que abandonar el programa Carol, a quien todo el mundo consideraba una de las mejores bailarinas de la escuela, aparte de ser una de las chicas más simpáticas de un programa lleno de víboras ingenuas. La audiencia prefirió salvar a sus tres compañeros de nominación, bailarines notablemente inferiores. Cisco es guapo y Yurena ha conseguido arrastrar a las masas, que también salvaron a su compañero, Muni (verle bailar es como ver bailar a un pitufo), para evitarle pasar por un reto que, posiblemente, hubiera perdido la canaria. Así es la televisión y estas son las normas del concurso. Justicia y reality no suelen ir unidos. De todas formas, todos sabemos que la fama televisiva es fugaz y que al final cuenta más el talento… y la suerte. Y si no, que se lo digan a Mai Meneses.

14 thoughts on “SALVAME”

  1. Ains! Ginés… qué tierno y cómo me pone… Mi fantasía sexual es montármelo con Adrián, el ayudante de Marbelys, y Ginés, en un trío interminable ^^… eso es lo más que saco de los realities… eso y los tíos buenos de Supermodeloooooo! (volveeeeed!)

  2. Más allá de las disquisiciones sobre el evidente atractivo físico de Ginés, diré que me parece una buena muestra de ese supuesto aprendizaje por el que uno ve un reality como Fama. Pero, vamos, que eso tampoco me libera del sentimiento de escándalo ante la expulsión de Carol :P. Es que eso no tiene nombre, y no porque esté o deje de estar buena sino porque era con mucho una de las mejores bailarinas, además de una de las pocas personalidades simpáticas.

    ¿Todo el mundo está deseando que Ginés y Raquel echen un polvo? Pensé que yo era la única, jaja. ¿Hemos visto demasiadas series americanas? xD

  3. Algo me dice que supermodelo no volverá nunca… lástima. Se lo cargaron al intentar adaptarlos al modelo Fama de reality diario.

    Se supone que los murcianos son seres primitivos, extraños, algo brutotes y sin sentimientos… Lo digo yo, que soy medio murciano y sé de lo que hablo. :-D

    Lucía, es que Ginés y Raquel parecen salidos de cualquier serie o película adolescente: el chico de la calle y la bailarina clásica se ven obligados a trabajar juntos y, lógicamente, al principio se detestan, pero poco a poco se van descubriendo al uno al otro y… Ya se sabe, se enamoran y triunfan en la gran final entre flashes, fuegos artificiales y nubes de confetti, jajajaja. Da igual que esto sea la vida real, ellos están en la tele y la gente los ve como personajes.

    Por lo demás, no ha sido la de Carol la primera expulsión injusta de esta edición de Fama ni de la historia de los realities, jejeje. De todas formas, como ha pasado con los concursantes del año pasado, trabajo no le va a faltar. De hecho, Carol es de las chicas que ya ha trabajado como bailarina antes. Además, siempre queda la REPESCA!!!

  4. Se llamaba Paula… pero no me acuerdo del apellido… jejeje, habrá que googlear un poco.

    El segundo Supermodelo fue un gran festival del humor involuntario. :-D

  5. EL otro día cuando ví quienes se jugaban seguir en Fama se me pararon los pulsos. Cisco era uno de los favoritos (no sé porqué, aunque no me desagradaba del todo) y por un momento temí no volver a ver a Ginés, una de las pocas razones por las que me he enganchado a esta edición.
    Desde luego el sistema de Fama no es que sea superinjusto, no deja de ser una competición, pero sí es super lacrimógeno.
    Hoy, cuando he visto el programa no he podido evitar sentirme raro: aliviado y contento porque Ginés sigue, y triste, una vez más, por la salida de Cisco y Carol.

    Y nada, que ya lo he dicho muchas veces, desde las primeras ediciones de OT, Popstars y GH no me enganchaba tanto a ningún rograma (del resto de realitys paso mucho)

    Ah, que me has dejado muerto con lo de Juan Camus … lo dices en serio!!!??? Vale que yo tb le apoyé (aunque apoyé sobretodo a la ilicitana, Vero) pero de ahí a ser de l ajunta del club de fans … :-p

  6. Sí que es cierto, sí, era vocal de la Junta Directiva del Club de Fans de Juan Camus, jejeje… Qué tiempos aquellos. Fue como vivir una segunda adolescencia.

    Una de las cosas que tiene Fama es que el ritmo del programa es muy rápido. Todos los días pasan cosas, todos los días hay bailes y nunca sabes si tu favorito seguirá en el concurso una semana más… Aunque yo espero que las parejas Raquel y Ginés y Sergi y Eva, y gente como Nito o Eli estén hasta el final.

  7. “Actuaré como me de la gana porque cuando estoy nerviosa actuo como me da la gana”

    ¡Que vuelva supermodelo, hombre, pero en su formato superpilingui!

    ¿Tendrá página en Facebook?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *