RETORNO A LA INFANCIA

Los primeros diez días de agosto los he pasado, como siempre, con mi familia en el Pirineo navarro. Es un tiempo que se reduce básicamente a no hacer casi nada aparte de comer y tumbarse al sol junto a un riachuelo de montaña. A veces hacemos alguna excursión por el campo o vamos de visita a algún pueblo de los valles vecinos si sale un día nublado o lluvioso. Son unas vacaciones que me sirven para desconectar de todo y que me dejan completamente relajado. No hay nada mejor que leer un libro sentado bajo un haya, ponerse moreno tumbado sobre un prado verde o bañarse en una poza en un río de aguas congeladas… Bueno, esto último podría ser mejorable, pero dicen que el agua fría reactiva la circulación, ¿no?

Es como un regreso a lo básico y lo fácil. Cuando estoy ahí me siento más cerca del niño que fui y en el que apenas pienso el resto del año, como si fuera una época de mi vida que es mejor olvidar. Recuerdo lo sencillo que era entretenerse con cosas simples, lo fácil que era olvidarse de la noción del tiempo y como parecía que todo era perfecto y especial… a pesar de los berrinches que inevitablemente uno se cogía de vez en cuando. Pienso en todo esto cuando veo como las hijas de mis primas se entusiasman (y se pelean) por un par de balones de plástico, pueden pasar toda una mañana buscando renacuajos entre las piedras del río o se divierten como locas con sólo llevarlas un rato a caballito. Eso sí, la energía infinita que tienen los niños puede terminar siendo agotadora…

…y a larga uno empieza a echar de menos el estres madrileño y los problemas de la vida adulta… Qué raros somos.

8 thoughts on “RETORNO A LA INFANCIA”

  1. Ay, aquellas tardes en el río que duraban semanas, aquellos veranos que parecían duran años… Y en invierno las clases también se hacía eternas… una hora de matemáticas era como mil vidas de un torturado ¬¬

  2. ¿ponerse moreno? ejemmmm….Pues sí, mucho relax, exceso de kilos que ya venían de madrid (hablo por mi y alguno más) y vuelta a lo básico…viva la ESTOPA!!!! Por no decir del despertador matutino ¿maja la chica, no? jeje, … el expediente X de un corte en el dedo, los enchufes, picaduras de mosquitos y personajes de otra época

  3. No es estopa, es esparto! Jajaja, mi madre no quiere otra cosa para fregar los platos.

    Y yo sí me he puesto moreno… desde la mitad del brazo hasta la mano, agroman style. :-D

  4. Suerte que tienes de poder disfrutar de esos momentos y, sobretodo, rememorar esos tiempos felices de la infancia, así es que no te quejes.
    Espero que el regreso haya sido agradable :-)

    Besicos.

  5. La verdad es que con el paso del tiempo sólo recordamos las cosas buenas, es una suerte.

    Pero también es verdad que cuando uno es niño también vive grandes dramas… La infancia es como la casa de Gran Hermano, todo se magnifica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *