Querida Miley Cyrus:

miley-cyrus-bangerz-album-art

Como se ha puesto de moda escribirte cartas. esta crítica de Bangerz no podría tener otra forma. En primer lugar, estimada Destiny Hope, tenemos que darte las gracias por haber hecho un disco pop que se puede escuchar de principio a fin sin sentir que haya canciones de relleno. Otra cosa es que haya coherencia interna entre los temas, pero hace mucho tiempo que los discos se han convertido en colecciones de sencillos. Así era en los 60 y nadie se quejaba. Tiene lógica que en una época en la que lo importante de cara al mercado vuelven a ser las canciones, hayas hecho un disco así, como bien saben otros compañeros tuyos de promoción como Calvin Harris o Rihanna. Además, como bien dices, el disco se titula Bangerz, y tal y como nos cuenta Urban Dictionary, ésto es un “banger”:

1. If a Song is extremly tight or just unbelivably awesome. It is a banger.

2. An intense party, which involves large amounts of drinking, beer pong, and plenty of skanks to grind on. Always leaving the house a total mess.

Así pues, canciones increíblemente fabulosas y fiestas intensas que dejan la casa hecha un follón. Viendo el videoclip de We can’t stop, está claro que no podías haber elegido un título mejor. Como bien cantas en ese tema, es tu fiesta y haces lo que quieres y es tu boca y cantas lo que quieres. Esto es lo mejor que podías hacer para vengarte de Liam Hemsworth, porque, no nos engañemos, éste es un disco de desamor y ruptura, que empieza con declaraciones de amor (Adore you) para pasar a temas que habrían vuelto loca a la Christina Aguilera de Back to Basics (FU: “I got two letters for you. One of them is F and the other one is U”). La humildad es para las cantantes country y emborracharse es para las divas torturadas del soul, tú eres una chica pop y sabes que lo importante es pasárselo bien. Si quieres montarte desnuda en una bola de demolición, lo haces. Si quieres restregarte contra Robin Thicke, lo haces. Parece que algunos se creen que haber protagonizado una serie de Disney Channel en tu infancia te convierte en ese personaje. Como si en tu tercer disco no hubieras cantado que no podías ser domesticada, como si Britney Spears -con la que cantas el tema que da nombre al disco- no hubiera comenzado su carrera poniéndose una minifalda de colegiala, como si Christina Aguilera no hubiera grabado su disco más famoso incitando al público a ensuciarse, como si Alanis Morissette no hubiera comenzado su carrera como cantante pop en su Canadá natal para luego hablar de -OhDiosMío- sexo y conquistar el mundo. ¿Quién, a los veinte años que tienes, no ha querido ponerse el mundo por montera?

Y sí, además, sabes contratar a un productor como Mike will made-it y tienes el buen gusto de que Pharrell Williams te componga un par de canciones, el mundo se acabará poniendo a tus pies. Bangerz es un brillante disco de pop comercial, con sus momentos de reivindicación de la música negra de ahora y de siempre (hay ecos evidentes de Michael Jakckson en temas como On my own) y que además tiene muy en cuenta que la gente, en tiempos de crisis, lo que quiere es bailar y pasárselo bien, ya sea a ritmo de dubstep (Someone else) o ¿swing? (4×4). Bienvenida al mundo de los adultos, Miley, y gracias por invitarnos a tu fiesta.

Un comentario en “Querida Miley Cyrus:”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *