¿Qué hacemos con Carly Rae Jepsen?

Con una pequeña ayuda de Justin Bieber y Selena Gomez, una pegadiza canción de la tercera finalista de la quinta edición de la edición de 2007 de Canadian Idol, se convirtió en un éxito global a lo largo de 2012. Call Me Maybe convirtió en una estrella a Carly Rae Jepsen e incluso consiguió una candidatura al Grammy a Canción del Año. Sin embargo, no consiguió que Kiss, el disco que publicó Carly a finales de septiembre de 2012, se convirtiera en un éxito similar. Parecía fácil condenar a la canadiense al baúl de las One Hit Wonders que sonarán hasta el fin de los tiempos en KissFM y M80.

Hasta que en la primavera de este año nos sorprendía con I Really Like You, una canción casi tan pegadiza como Call Me Maybe, y que ha conseguido mantenerse muy bien en las listas de medio planeta: no es tan fácil conseguir más de cien millones de visionados en Youtube. Eso sí, en una de esas decisiones difíciles de entender, Emotion, el disco de revalida de Carly Rae Jepsen se editaba en junio en Japón, en agosto en Estados Unidos y en septiembre en Estados Unidos con críticas entre buenas y excelentes… y mediocres ventas. Sería una pena que tuviéramos que volver a clasificarla en el baúl de las Two Hit Wonders cuando su disco, todo una festival de sonidos ochenteros y pop con el suficiente toque de sofisticación para distinguirla de la masa, se abre con un tema tan perfecto como éste.

Con su videoclip con ecos a Lost in Translation y ese saxo introductorio, Run Away With Me sí que es una de las joyas pop de 2015. Y como no, con nombres suecos entre los compositores y los productores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *