PUENTING

Dormir. Soñar. Cantar. Comprar un regalo. Ver la tele. Conducir un coche. Bailar. Escuchar música. Ser presentado. Respirar aliviado. Pasar el día tumbado. Leer en voz alta. Navegar. Beber una cerveza o dos. Comer. Cenar. Leer el periódico mientras desayuno. Doblar la ropa y reorganizar el armario (por fin). Vaguear y pasar de ir al gimnasio. Aguantar los maullidos matutinos de Flauta. Mojarme bajo la lluvia. Hacer planes. Abrazar. Besar. Amar. Gruñir un poco. Sonreir mucho. Hablar por teléfono. Hablar por el Mensajero. Pensar que las relaciones son como largas conversaciones interrumpidas por intervalos de soledad. Escuchar el nuevo disco de los Killers. Recordar viejas canciones. Ver la nueva edición de Fama y jugar a reconocer los temas que suenan de fondo (Lady Gaga! Sam Sparro!). Ver la nueva serie juvenil de Cuatro y preguntarme si alguien ha revisado el guión antes de rodarla. Saludar a los Chicos Malos. Hacer planes para la semana. Comer setas y chipirones como si me gustaran y reconocer que tampoco son tan asquerosos. Descubrir más cosas sobre Diego. Darme cuenta de que esto va muy en serio. Filosofar. Seguir siendo feliz. Estas son sólo algunas de la cosas que he hecho durante el puente.

17 thoughts on “PUENTING”

  1. Ahora nos hemos hecho fans de Hidrogenesse y los caballitos ponys… Hasta cantamos mejor y todo!

    Ha sido un buen puente, sí. Ojalá toda la vida fuera puente…

  2. Cuando deje de currar de lunes a domingo y fiestas de guardar, algún año de estos, voy a necesitar de ayuda para recordar todo lo que se puede hacer con el tiempo libre …

    Que me alegro, sobretodo por lo que se lee ente líneas :-)

  3. Las setas estaban dentro de una vieria, rodeadas de besamel y gratinadas, así que su asqueroso sabor y su repugnante textura quedaban muy disimulados.

    Pues sí, Di, es es lo mejor de todo. :-)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *