PROVISIONALIDAD

El domingo por la tarde celebramos una pequeña merendola navideña con churros, donuts, bizcocho y chocolate. En ese momento se dio la coincidencia de que los cuatro antiguos compañeros de carrera estábamos en el paro (y de momento, seguimos siendo parados). Una de ellas es actriz y los períodos en paro forman parte de esa profesión. Otra amiga lleva en el paro poco más de un mes y no para de hacer llamadas a sus contactos todo el día, obsesionada en la búsqueda de un nuevo trabajo que, estoy seguro, no tardará en llegar. Otro amigo lleva más de un año en el paro y lo ha vivido como una liberación y una oportunidad para reinventarse.

¿Y yo?

Yo espero que mi situación de parado no se prolongue más de dos semanas y que los jefazos de mi empresa decidan renovarme. Mientras espero y corro nervioso a coger el teléfono cada vez que suena, ayer me acerqué a una oficina de empleo para inscribirme como demandante de empleo. Me corresponde el subsidio máximo durante el máximo tiempo posible. Saber que de todos los trabajos que he tenido, “parado” es el segundo mejor pagado me inquieta un poco.

¿Y si no me renuevan?

Pues jugaremos a “Imagina ser…” en la vida real, a ver qué sale. Ya hablaremos de ello cuando suceda.

8 thoughts on “PROVISIONALIDAD”

  1. Yo mejor no digo nada, que mis experiencias laboral-exitencialistas siempre han sido horribles y penosas … Así es que, tú haz caso de lo que te dicen los demás, mucho ánimo y a disfrutar de las fiestas!!!

    :-)

  2. Muchas gracias a todos por los ánimos! De momento, sigo sin saber nada, así que habrá que armarse de paciencia.

    Y no, no me voy a desesperar si toca cambiar de aires, tranquilos. :-)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *