PRENAVIDAD

Este fin de semana me fui a Pamplona con mi hermano. Mi madre ya me había avisado de que tenía preparado todo un amplio programa de actividades para el sábado. Empezamos yendo al Menaje del Hogar del centro comercial Itaroa para reclamar porque la plancha de cocina que le regalamos por su cumpleaños se ha roto a los cuatro meses. Una amable señorita nos dijo que ellos sólo cambian el producto durante los primeros quince días, pero que, una vez pasados, es el servicio técnico el que se encarga de las reclamaciones. Cuando nos montábamos en el coche, le dije a mi hermano:

-¿Te imaginas, en Madrid, ir hasta un Centro Comercial sólo para cinco minutos?

El taller de Solac, en el centro de Pamplona, estaba cerrado. Su horario de apertura es de lunes a viernes, de ocho a tres. Eso sí que es conciliar la vida laboral y familiar. Nuestra siguiente parada fue el Corte Inglés, donde mi hermano compró un disco de Celtas Cortos para regalar, mi madre uno de Kepa Junkera para ella y yo comprobaba que, en efecto, en el disco de Chipper hay una canción titulada “Ai No Corrida” (que acabo de descubrir, via Wikipedia, que es una canción de los 80 y el título original de “El imperio de los sentidos”).

Después de comer, comenzamos a preparar la Navidad devorando turrón de chocolate Suchard. Así almacenamos fuerzas para ir a Conforama, que es el sustituto navarro de Ikea, a comprar una mesa supletoria, sillas plegables y dos sillas nuevas para la cocina. Todo para que en Navidad podamos juntarnos a comer 17 personas en casa sin necesidad de hacer dos turnos o de que algunos coman las cebollas rellenas, las albondigas de mero o la carne guisada sentados en el suelo. De paso, mi hermano y yo conseguimos sacarle a mi madre un par de plachas de cocina pequeñas para nuestras casas madrileñas. De ahora en adelante solo comeré carne y verduritas a la plancha hasta tener un vientre plano y abdominalizado. Jaja.

La tarde terminó con la ya tradicional visita a mi abuela. Vimos un rato con ella la Gala FAO de “Mira quien baila”, que más parecía un maratón de OT: en el rato que vi yo salieron Nuria Fergó, Ángel Llacer, Lorena, Guillermo Martín, Mai Meneses y los chicos de Ot6 cantando el “Corazón Contento”. Pude comprobar que Virginia sigue viva y sigue conservando ese temblor suyo en la voz tan característico y delicioso. De los demás, lo más llamativo fue descubrir que Sandra es una adicta a los rayos UVA y ahora tiene la piel de color naranja.

Por la noche, mientras mi hermano se iba de fiesta, yo me puse a montar los muebles con mi madre. Tengo que reconocer que ella terminó antes de montar su silla… Pero sin mi poderosa fuerza masculina no habría conseguido meter hasta el fondo todos los tornillos. El domingo montamos la nueva mesa, cambié bombillas, salimos pronto para Madrid, y si no fuera porque un pájaro se chocó contra el parabrisas al pasar por Soria, habría sido un fin de semana casi perfecto.

14 comentarios en “PRENAVIDAD”

  1. ¿”cambié bombillas”? Aquí utilizamos el plural y el singular cuando nos da la gana…

    Lo del pájaro dio un poco de yuyu, especialmente porque sus visceras se esparcieron por todo el parabrisas… que asco, joder…

  2. asi da gusto…ayer le pregunté a tu hermano qué tal el finde, pero ahora tengo la descripción completa…Yo tengo una plancha de esas sin estrenar, pero tb le regalé una a mi madre hace unos años…para mi gusto queda un poco seco todo, lo que sale muy buena es la berenjena y los calabacines ;D umhhhh

  3. Chipper ha sacado un disco que se llama “Funkytown” y que contiene versiones de temas funky y similares. De momento, es el único de OT6 que tiene un disco en las tiendas.

    Berenjenas, espáragos trigueros, solomillacos… hmmm, se me hace la boca agua!

  4. Lista de quejas sobre este post:

    1. ¡Por enésima vez tienes que comprobar por tu cuenta las cosas que te cuento!
    2. ¡Te dedicas a cambiar bombillas en Pamplona y llevas MESES cocinando a la luz de una vela!
    3. ¡Casi perfecto! ¡Sin verme! :(
    4. Ya. Mmmmmm…. MUAAAAAAAAAAAC! jajajaja :-)

  5. 1. Esta bronca me la esperaba, jajaja.

    2. No es lo mismo cambiar una simple bombilla que manejar el complicadísimo aparataje que hay en mi cocina. Y además, ¿dónde queda la belleza y romanticismo de cocinar a la luz de una vela? Por no hablar del más que notorio ahorro eléctrico.

    3. ¿Sin verte? ¿Entonces con quien cené yo anoche?

    4. Pues eso, ya… MUAKA!

  6. Pues sí, en mi calle ya han puesto las luces desde hace dos semanas… aunque aun no las han encendido.

    Yo estoy por poner ya el espumillón y las bolas de Navidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *