Porque eres mío: I put a spell on you

Al igual que las películas de la saga Crepúsculo o la serie Gossip Girl, parece que los responsable de 50 sombras de Grey han puesto más cuidado en la selección de temas para la banda sonora que en otros aspectos fílmicos como el guión… Así, por ejemplo, han tenido el buen gusto de incluir la versión que de I put a spell on you ha hecho Annie Lennox para su disco Nostalgia, en el que la artista repasa grandes clásico de la música popular estadounidense.

I put a spell on you fue compuesta por Screamin’ Jay Hawkings y publicada en 1956. Inicialmente iba a ser una balada de blues, pero la leyenda cuenta que durante la grabación del tema, todos se emborracharon y la canción se fue transformando en una sucesión de gritos desgarradores. De hecho, Hawkings confesó después que estaba tan borracho que ni siquiera recordaba haber grabado la canción. También explicó que a raíz de I put a spell on you dejó de ser Jay Hawkins, un cantante más, para convertirse en Screamin’ Jay Hawkins, un artista conocido por la teatralidad de sus actuaciones y sus aullidos. Con colmillos en la nariz, acompañado de humo y fuegos artificiales, saliendo de un ataúd o acompañado por una calavera fumadora llamada Henry, así cantaba Screamin’ Jay Hawkins I put a spell on you a finales de los 50. No es de extrañar que algunas emisoras la prohibieran.

Muy pronto llegaron las versiones del tema a cargo de otros artistas. Nina Simone le dio su toque al piano, Bette Midler la cantó en El retorno de las brujas, Natacha Atlas la mezcló con aires árabes, Sonique hizo la versión para las pistas de baile y Bryan Ferry la llevó a su terreno de pop sofisticado con Rossy de Palma como protagonista de su videoclip. Joe Cocker, Manfred Mann, She & Him, Bonnie Tyler, Cameo, Eels, The Kills, Jeff Beck junto a Joss Stone… son otros de los nombres que han cantado este tema. Sin embargo, mi versión favorita de I put a spell on you es la que firmó la Creedence Clearwater Revival en 1968, donde la voz de John Fogerty suena más poderosa que nunca, acompañada de unas envolventes guitarras que no hacen más que acentuar la sensualidad del tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *