PLATINO

Gracias a un año de frapuccinos y galletas de chocolate blanco de Starbucks (que ya no puedo comer, inmerso como estoy en el plan “volviendo a los setenta”), de cenas cada vez más caras y menos satisfactorias en el Vips (pero siempre acabo volviendo), de raviollotos del Gino´s (ñam), de Woks del Wok (siempre me defraudan), de alguna incursión en el Friday´s (donde sólo con los aros de cebolla que sirven como entrante comería una familia entera) y de alguna visita al Root (el único sitio de todos estos donde te sirven comida), he acabado consiguiendo la tarjeta de platino del Grupo Vips, que debe de ser algo equivalente a que te den el carnet de madrileño de verdaj. Eso sí, como las ventajas sean tan buenas como la de la tarjeta oro (un 50% más de puntos vips los martes y jueves a partir de las ocho de la tarde), me sentiré bastante timado.

…enlazando tema…

Y si es por sentirme timado, he de confesar (aunque lo negaré después), que los últimos episodios de la cuarta temporada de “Lost” (aun me falta el gran final) me empiezan a decepcionar un poquito bastante. Los guionistas han llegado a un punto en el que “todo vale” y optan por las soluciones más descabelladas y fantásticas posibles. Sí, lo reconozco, desde el primer capítulo había un monstruo en la isla y unos números recurrentes, pero una cosa es admitir la posibilidad de la existencia del Destino, el Azar y la Casualidad, de campos de fuerza electromagnéticos y de iniciativas científicas ultrasecretas, y otra que todo se solucione recurriendo a la magia, con personajes fantasma, gente con poderes y distorsiones espaciotemporales innecesarias. Además, el recurso de matar a personajes de la trama, cuando se abusa mucho de él, acaba perdiendo eficacia, y en “Lost” hace ya mucho que cruzaron esa línea: la muerte de Boone fue traumática, la de Shannon fue inesperada, las de AnaLusia y Libby fueron impactantes, pero la de Eko ya empezó a resultar grotesca, y las de la cuarta temporada acaban resultando rutinarias. Y eso que todos suponemos que la serie va a terminar con una carnicería de supervivientes y otros. De todas formas, sigue habiendo grandes episodios, personajes interesantes y aun estoy esperando a que vuelva a aparecer la escultura del pie gigante con cuatro dedos. Sigue siendo una serie genial.

…seguimos enlazando temas…

Además, hay que empezar a asumir que la vida real está llena de pequeños misterios. En agosto vino el tasador y ese día la casa decidió tener cincuenta metros cuadrados aunque la escritura diga que sólo tiene treinta y seis. Hace un par de días me encargué yo mismo de medirla y obtuve una cifra en torno a los treinta y nueve. Esta tarde el tasador vuelve a visitarme para resolver tanta discrepancia. Debe de ser que la casa no sólo tiene fantasmas en el altillo, sino que un inquilino anterior estuvo acelerando partículas en el dormitorio y ha roto la continuidad espacial de los espacios. Miniagujeros negros auténticos: una razón más para comprarla!

15 comentarios en “PLATINO”

  1. Se supone que yo ya soy oro, pero aun no me han mandado la nueva…

    Raro que un tasador (a los que les han dado un toque en su Colegio para convertirlos en superagarrados y superexactos) se pase un centímetro de más o un euro de más. Pero si eso te beneficia, enhorabuena!!

  2. Tampoco han muerto tantos personajes, ¿no?
    A ver, repasando…

    Jack, Lock, Kate, Hurley…

    Ah, que aun no habias visto el ultimo capitulo, no?

    ooops, lo siento :S

  3. Esos no se han muerto, porque salen en los flashforwards!!! Solo faltaría que los flashforward fueran de una realidad alternativa en la que les salvaron… que oye, siendo “Lost”, pues podría ser hasta verosímil, jajaja.

    Locke, por mí, se puede morir, que personaje tan insoportable. A ver si la semana que viene vea el final de la temporada. Y hasta febrero de 2009 creo que no hay nuevos episodios.

    Se ve que el cacharrito laser del tasador sufrió alguna perturbación. Hombre, cuanto más metros crea él que mide la casa, mejor para mí. Y lo que digo, que vivir en una casa mágica mola.

  4. Voy a guardar esta entrada, lo sepas. Por si acaso te da por borrarla. Lost CACA. jaja.

    Miguel has hecho una broma taaaaaaaaan de tu hermano… Lo mejor de todo es que aún así os hacen gracia! jajaja

  5. Bueno, igual esta tarde el tasador decide que la casa solo mide 20 metros cuadrados y me cago…

    ¡¡¡SPOILERS!!! Pues a ver, a mí me salen, hasta el capítulo once, unos 14 muertos (algunos casi figurantes, pero otros no), más 1 “desaparecida”, más otro que no hemos visto morir aun pero sabemos que morirá…

    Mi humor es lo que se llama “humor inteligente” y claro, mucha gente no lo entiende, jajajaja

  6. Yo tenía la oro pero creo que este año la pierdo y volveré a la tarjeta… azul!!!!

    Lost un poco caca sí, la verdad, porque cuando recurres a explicar algo como algo “mágico” ya es que puedes hacer todo lo que quieras, y sí, ciertos escenarios del último episdoio (bueno, uno en concreto) parecen un escaparate del 1,2,3.

    Y la última muerte esa de la que se habla más que impactante a mí me parece aleatoria.

    BESOTES DESDE AMSTERDAM!!!

  7. O sea, que aun quedan más muertes! Pues menuda sangría, cuando TODO el mundo haya visto la serie haré un “body count” de muertes que se hayan visto en pantalla, incluyendo protagonistas, secundarios, terciarios y figurantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *