Platillos volantes, o el primer mashup de la historia

Mucho antes de que DJ Earworm, Girl Talk y 2 Many DJs hubieran nacido; mucho antes de que la palabra mashup se pusiera de moda; mucho antes de que Toni Peret y Jose María Castells se hicieran ricos a base de volúmenes del Max Mix; mucho antes de que Jive Bunny llegara al número uno; mucho antes de que Stars on 45 hicieran sus medleys de los Beatles y de Abba; mucho antes de La Década Prodigiosa y Laredo; mucho antes, incluso, de que The Fith Dimension mezclaran Aquarius y Let the sunshine in; mucho antes de todo eso, habíamos recibido una visita de los platillos volantes.

The Flying Saucer (Part I & II) fue un sencillo publicado en 1956 por Dickie Goodman y Bill Buchanan que consistía en una parodia de la retransmisión de Orson Welles de La Guerra de los Mundos, intercalando las voces de un narrador con fragmentos de canciones de la época como The Great Pretender de The Platter, Heartbreak Hotel de Elvis Presley o See You Later Alligator de Bill Haley & The Comets. La canción es un buen ejemplo de lo que los anglosajones llaman “novelty song” y no deja de ser una pequeña curiosidad, aunque sirve para comprobar que el concepto de mezclar varias canciones ya existentes lleva ahí desde los principios del pop. Esta historia musical sobre un platillo volante que visita la tierra llegó hasta el tercer puesto de las listas del Billboard. Y como tantos DJs después de ellos, Buchanan y Goodman fueron demandados por haber utilizado algunas canciones sin tener el permiso correspondiente de sus autores.

3 comentarios en “Platillos volantes, o el primer mashup de la historia”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *