PLANES APLAZADOS

Uno de mis amigos planea apuntarse a clases de Doblaje. Otra de mis amigas ha empezado a ir a Yoga. Mi hermano se ha matriculado en la UNED para estudiar Empresariales. Y yo les miro y les envidio, porque aprender cosas nuevas o hacer algo sólo por el gusto de hacerlo, sin pensar en curriculos o expedientes académicos, son grandes placeres de la vida.

Por dinero, por falta de tiempo o por simple pereza, siempre acabo aplazando proyectos que me gustaría hacer, como estudiar Psicología en la UNED o apuntarme a un curso de Fotografía. Lo del Yoga también me gustaría probarlo. Incluso estudié con Diego la posibilidad de buscarnos una piscina municipal e ir un par de días por semana a nadar. Hay cosas que se me dan muy mal, como cocinar, bailar o interpretar, pero eso no quita para que a veces me pase por la cabeza el apuntarme a cursos de Cocina, Baile o Interpretación. Estoy seguro de que los disfrutaría aunque nunca pasara del suspenso. Lo que no sé es si mi profesor disfrutaría con un alumno como yo.

No voy a hablar tampoco de esos otros proyectos aparcados como terminar de una vez la historia que empecé a tramar hace un par de años (y que aun no sé si será un guión o una novela), agrupar todos los relatos aprovechables que tengo dispersos por cuadernos y disquetes, o ponerme a diseñar chapas y camisetas con Joserra.

¿Pero cómo hacer todo esto si llevo toda la semana sin encontrar un hueco libre para ir a hacer la compra en el supermercado u organizar la ropa en el armario? O para ir al supermercado, o para ir a patinar todos los sábados, o para ir al cine… Y lo peor de todo es que, cuando me acuesto, no sé en que se me ha ido el día.

15 comentarios en “PLANES APLAZADOS”

  1. A mi y a mi horario incompatible con todo nos pasa más o menos lo mismo. Si puedo ir a la Escuela de Idiomas es porque tengo un jefe bastante majetón que me deja salir (y después vuelvo) y porque está a cinco minutos andando. Pero estas salidas después se las cobran con creces, no te creas. Así que creo que andamos todos más o menos igual.

  2. Yo antes hacía listas con cosas que hacer en el día, en la semana, en el mes… pero al final no tachaba nada. Improvisa, aunque parezca que no yo llevo así ya dos años y tampoco se ha dado tan mal…

  3. Me siento taaaaaan identificado con este post….
    Se te pasan los días y al final no haces ninguno de los planes que tenías en mente.

    Lo de patinar también he pensado en retomarlo. A ver si me decido, pero con lo pato que soy con los patines…

  4. Pues no se, yo creo que a la larga me he acostumbrado a esto de la locura de la megapolis, y más o menos me da tiempo a hacer todo…

    …ahora que recuerdo… no tengo ni idea de donde está aparcado mi coche… :S

  5. Bueno, no pasa nada por tener temas recurrentes, jejeje…

    Sí, yo creo que todo es cuestión de organizarse y de superar la modorra a partes iguales.

    Lo que pasa es que luego apetece más estar tumbado en el sofá durante horas. A ver quien renuncia a ese tipo de cosas… O a la vida social.

    En fin, días de 28 horas YA!

  6. Buf, de los idiomas mejor no hablar. Aqui en el curro hay cursos de inglés y francés, pero son a la hora de comer…

    Y si por mí fuera me apuntaría a estudiar árabe o turco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *