PLAN C

El otro día un amigo me hablaba de sus problemas laborales-sociales-vitales y la sensación de no saber qué hacer o por donde tirar para empezar a resolverlos. Supongo que, en realidad, está atravesando esa crisis treintañera de la que estoy viendo bastantes casos a mi alrededor y que yo también estoy atravesando en parte (pero este es un blog pop y no tienen cabida la pena y la tristeza).

Más o menos, yo le respondí que se aprovechara de su situación: no tener ataduras a Madrid en forma de familia, pareja o hipoteca y disfrutar de una buena situación económica y un buen curriculum es un punto de partida excelente para una reivención vital, probar nuevos aires o tomarse un año sabático. Como todo en la vida, es cuestión de trazar un plan, tener un proyecto vital y no tener miedo a intentarlo. Sí, ya sé que decirlo es mucho más fácil que hacerlo, pero no por ello es menos cierto.

Yo siempre me digo a mí mismo que si algún día ya no tengo a mi lado al Acompañante Habitual, uno de los opciones que me plantearía es coger las maletas e irme un tiempo a trabajar al extranjero, ya sea Nueva York, San Francisco, Bruselas o Nueva Zelanda. Hay que tener un Plan C para las grandes crisis vitales.

18 thoughts on “PLAN C”

  1. Siempre me han parecido admirables esas personas que se marchan así a la aventura, sin nada fijo.
    Yo soy una cobardica y nunca me atrevería a hacerlo, quizás por eso me dan aún más envidia

  2. Hombre, a Madrid me ata una hipoteca también, pero siempre se puede poner en venta, claro. Es una atadura menor. Pero como sé que Joserra se refiere a los amigos y demás, diré que a estos siempre los llevo conmigo, da igual donde esté. Las relaciones de amistad terminan siendo las más duraderas y resistentes.

    Berlín, China, Japón… el mundo está lleno de lugares apetecibles donde volver a empezar.

    Pero sí, reconozco que posiblemente la cobardía me podría. Aunque conforme uno va creciendo, va perdiendo algunos miedos… Todo es cuestión de atreverse. supongo.

  3. Jajaja… , ultimamente estoy de un ostiable que da gusto.

    No sé, la cobardía me puede bastante, la verdad. Me encantaría vivir en Nueva York (Y todo por haber estado de turista y ver Ugly Betty, ya ves tú qué tontería) pero my english is bad, but bad bad, ¿eh?

  4. Parece mentira, nos han criado miedosos o algo así… :-)

    Joserra, lo del inglés es fácilmente remediable. Además, seguro que tu english es mucho better que el de muchos habitantes de NY…

  5. Yo tengo PlanC con Deadline 2012. A mi lo que me da es mucha pereza.
    Europa o US,aún no se…lo mío es laboralmente obligatorio por 1 año y cada veZ tengo menos ganas

  6. Yo llevo planteándome ese plan C unos cuantos meses, pero lo tengo complicado … bastante.

    Aun así, quien sabe, cualquier día me lío la manta a la cabeza.
    Que nos hacemos mayores (unos más que otros, sigh!) y las oportunidades van pasando y perdiéndose si no las aprovechas …

    Besicos.

  7. pues sí, lo del extranjero es una gran opción, pero como no tengas la posibilidad de una excedencia y dinero ahorrado por si se tarda en lograr ese curro en otro país, no es viable. nos hemos vuelto muy pragmáticos, es lo que toca con los 30.

  8. Sí, la verdad es que con la edad nos acomodamos. Pero claro, si estamos así a los treinta, ¿cómo estaremos a los cincuenta? Aun quedan muchos trenes por coger (espero).

  9. Yo creo que ahí está la clave, Jose. Lo que pasa es que la necesidad de seguridad suele ser muy fuerte… De ahí los conflictos internos, claro. Habría que preguntarse si el precio que pagamos por esa seguridad no es demasiado elevado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *