PLAN B

De un tiempo a esta parte, cada vez me acuerdo más del arranque de “El Odio”, la primera película dirigida por Mathieu Kassovitz: una voz en off cuenta la historia de un hombre que se tira por una ventana y, mientras va cayendo al vacío, cada vez más rápido, va diciéndose a sí mismo: “Hasta aquí, toda va bien… Hasta aqui, todo va bien… Hasta aquí, todo va bien”.

Leo los periódicos con sus noticias a la deriva, veo ciertas actitudes en las personas que me rodean, miro mis ahorros y hago cuentas para los próximos meses, y me da la sensación de que estamos todos en el aire, cayendo y repitiéndonos a nosotros mismos: “Hasta aquí, todo va bien”.

Pero cuanto más tiempo “todo vaya bien”, peor va a ser la caida. Y me pregunto… ¿Nadie tiene un plan B?

A este paso, voy a tener que hacerlo yo.

11 comentarios en “PLAN B”

  1. Pues… o caemos y rebotamos en algo blandito, o nos morimos. O siempre nos quedará la prostitución, claro.

    (Lo siento, soy un niñato, a mí no me afecta la crisis y no me puedo tomar nada en serio… Sorry nene.)

  2. Huy, Orenji, que las crisis tienen muchas caras y categorías… y también afectan a los niñatos. Es raro, pero a veces pasa. :-)

    Coque, pues esperemos caer en blando entonces.

    Siempre hay que tener un Plan B!

  3. Hay un dibujo de Quino genial, en el que se ve a muchos señores agarrados cada uno a una cuerda medio deshilachada, en precario equilibrio. Uno de ellos cae y otro dice: “lo que nos faltaba, otro pesimista”.

  4. Bueno, yo de momento sólo veo la necesidad de tener un plan B, sólo que aun no sé exactamente cual.

    También hay otro dibujo de Quino, creo que del mismo album, en el que se ve a un grupo de pobres subiendo una cuesta. Se oye un ruido muy fuerte y los pobres gritan: “¿Que hacen? ¿Dónde van? ¿No ven que aquí no cabemos todos? Nosotros somos pobres! PO-BRES!”. De repente se ven arrollados por una masa de gente que cae desde lo alto: La Clase Media.

    Curioso que tengamos que recurrir a “chistes” de los 70 para hablar del siglo XXI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *