PEQUEÑOS PROYECTOS

A veces me planteo el trabajo diario como una pequeña gynkana. Cada tarea es como una pequeña prueba: localiza a una persona en el menor tiempo posible y en el menor número de llamadas realizadas, encuentra el documento adecuado entre una miriada de expedientes, consigue que todos los horarios de aviones y trenes se ajusten a todas las reuniones previstas e imprevistas, reserva salas y asegurate de que todo el mundo la encuentre sin perderse por pasillos hostiles llenos de damas populares, logra que ese armatoste llamado impresora a color no se atasque cada tres por dos, acércate de vez en cuando al almacen para recoger llaves doradas, estrellas de poder, vidas extra o pócimas mágicas bolígrafos, carpetas, grapadoras y rotuladores naranjas… A veces hay que enfrentarse con algún villano para ir pasando de mundo a mundo y castillo a castillo, pero no es algo muy habitual. Además, con el tiempo y una vez superado un determinado número de pruebas, uno va ascendiendo de nivel. Al menos, eso se supone. Yo, por el momento, sigo imaginando que voy acumulando puntos en mi marcador y así se me van haciendo más llevaderos los días en los que hay mucho trabajo, además de afrontarlos con un estado de ánimo más optimista.

Supongo que todo en la vida puede ser interpretado como un juego con diversas pruebas o desafíos: unas son más difíciles y otras son más sencillas. Algunas de ellas nos divierten y otras nos hacen crecer como personas. A veces uno encuentra una puerta oculta que le lleva a una galeria secreta llena de monedas de oro y otros secretos. No se debe perder de vista que en un juego siempre influyen la suerte y el azar. Pero tampoco se debe olvidar que se juega para ganar, pero también para divertirse, y que en este juego no hay una única solución ni un único premio.

Así que, además de tener siempre grandes proyectos en mente, prefiero centrarme de vez en cuando en los pequeños proyectos, que van desde organizar fines de semana a ordenar el armario de otoño de una vez por todas. Quiero reactivar mi Flickr subiendo las mejores fotos de las vacaciones de este verano y hacer, de vez en cuando, algún vídeo para mi canal de Youtube. Tengo planeado transformar mi altillo y hacer que deje de ser un desván de trastos para convertirse en un “espacio para la creación + habitación para los invitados”. Quiero ahorrar algo de dinero y perder de una vez esos dos kilos que me separan de ser ace76 kilogramos.

Pero no puedo centrarme en hacer mis proyectos si cada vez que me coloco el primero en el Brain Buddies, viene otro amigo del Facebook y me supera por una decena de gramos!!! Dejad de jugar a eso y abríos una granja en FarmVille!!!

8 comentarios en “PEQUEÑOS PROYECTOS”

  1. Y puedo ir saltando setas y tortugas, jejeje.

    Espero que el blog recupere su franja horaria habitual con el tiempo. Pero es que últimamente tengo mucho trabajo por las mañanas…

  2. Pues entras en la aplicación FarmVille y empiezas a cultivar vegetales y criar animales. Es como el SimCity, más o menos.

    Sólo 2 kilos, pero no te puedes ni imaginar lo que cuesta quitárselos, Lux… :-D

  3. Todo el mundo me invita a eso y yo no se como reaccionar. Gracias por la info de Javier Aramburu, en cuanto tenga tiempo lo corrijo. Bueno, por lo menos he repasado un poquito el grafismo del de Family, jejejeje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *